Exposición Zipacná y Váskestler, algunas claves de por qué admirar su obra

Las obras de Zipacná y Vaskéstler estarán a partir del miércoles 5 de junio en la Escuela Nacional de Artes Plásticas durante el Festival de Junio. La oportunidad de disfrutar de la obra de dos de los grandes aristas y promotores de la cultura.

Esta es una oportunidad para que los amantes del arte nacional se acerquen al legado Zipacná de León y José Víctor Vásquez Kestler, quien firmaba como Váskestler.  Una muestra organizada por el Colectivo Artistas de Maíz y la Escuela Nacional de Artes Plásticas, ENAP.

Los dos han dejado para Guatemala no solo sus creaciones sino una historia fascinante de trabajo por el arte guatemalteco.  En este artículo conoceremos parte de su vida y también algunos lineamientos para comprender su forma de expresión.  Un acercamiento que nos explican el artista Marvin Olivares, uno de los organizadores del Colectivo Artistas de Maíz y la escritora Delia Quiñónez.

Un maestro y promotor: Vaskéstler

Vivió de 1927 a 1944.  Estudió en México de 1945 a 1952. A su regreso a Guatemala continuó estudios en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, ENAP y recibió la beca anual del Banco de Guatemala (1958).

Víctor Vásquez Kestler fue jefe del departamento de Artes Plásticas de la Dirección de Cultura y Bellas Artes.

En 1980 fundó el Salón Nacional de la Acuarela, junto a Delia Quiñónez.   El Certamen 15 de Septiembre y el Certamen Arturo Martínez, son algunas muestras de una constante dedicación al estímulo del creador plástico.  Admira la mística con la que honró su trabajo cotidiano y su significada participación en la búsqueda de espacios para Guatemala, en importantes eventos internacionales.

“Vaskéstler solía capturar la realidad con una visión multiplicada: la del creador y la del maestro.  Ventanas en permanente apertura a las legítimas esencias del ser humano.  De ahí su trayectoria ancha y propia.  Su búsqueda de rutas para quienes, como él, revitalizan los árboles de los viejos caminos y los horizontes gastados a fuerza de mirarlos con angustia o con amor”, describe Quiñónez.

Obra de Váskestler que estará en la ENAP desde el 5 al 29 de junio. (Foto Prensa Libre: Artistas de Maíz)

La obra creadora de Vaskéstler tiene un itinerario breve y conciso, que se  revela en su fidelidad a la línea, al desdoblamiento permanente de las formas y en los matices de ternura cuando las impregnaba de color.

“Su apoyo al arte guatemalteco rebasó siempre las barreras del egoísmo institucional. Su oficina en la antigua Dirección General de Bellas Artes era una puerta abierta a los esfuerzos o iniciativas de artistas, promotores o directores de entidades culturales.  Memorables relaciones  aquellas con  los diplomáticos o directores de los institutos binacionales de cultura, con quienes don Víctor mantuvo contacto profesional y en algunos casos, larga y constructiva amistad”, agrega la escritora.

Víctor Váskestler un prestigioso artista que hizo de la línea y las formas geométricas una forma de expresión. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca).

Es considerado un pintor, escultor y grabador de la generación del 50.  Contemporáneo de Oscar Barrientos, Efraín Recinos y Rodolfo Abularach.  También ilustró algunas obrasde los poetas del Grupo Nuevo Signo y diferentes libros que vieron la luz en la desaparecida Editorial “José de Pineda Ibarra”, del Ministerio de Educación.

Su obra se caracteriza porque es evidente el estudió el cubismo.  Las líneas de su obra dan forma a cuerpos femeninos y escenas rurales.

Una de las obras de Váskestler. (Foto Prensa Libre: Artistas de Maíz)

Zipacná

Zipacná De León nació 1948 y murió en el 2002.  Su trabajo pasó por  diversas técnicas como óleo, acrílico y collage.

El artista Marvin Olivares comenta que Zipacná fue uno de esos personajes extraños que aparecen muy pocas veces. Educado en Francia, pasa toda su infancia en París rodeado de los artistas e intelectuales que frecuentaban sus padres, el escultor Adalberto de León Soto y la pintora Fantina Rodríguez Padilla.

El suicidio de su padre los trae de vuelta. Zipacná recordaría años después que al venir a Guatemala le parecía que todos los días eran domingo. Esto se debía a la cantidad de sol, las flores y la sensación de ser siempre primavera, que era la temporada que en Europa lo llevaban al parque. El color y su amor por Picasso marcarían toda su producción pictórica”, agrega Olivares

Ritmo de selva es el nombre de esta obra de Zipacná de León. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

 

En un paso más de su historia, Olivares recuerda que su paso por la Academia de Bellas Artes, hoy Escuela Nacional de Artes Plásticas- ENAP-, fue como observador del establecimiento que había fundado su abuelo materno, el pintor y escultor Rafael Rodríguez Padilla.

En esa época se hizo amigo de los artistas Erwin Guillermo, Alfredo Guzmán Schwartz, Rolando Ixquiac Xicará, Alejandro Urrutia, Arnoldo Ramírez Amaya, entre otros. Al mismo tiempo que entablaba amistad con otras generaciones.

En su vida  creó algunas escuelas de arte en el interior del país, así como la Bienal de Arte Paiz, entre otras maneras de expresión.

Cuando Zipacná fundó la Bienal Paiz, junto con Rodolfo Paiz, tenía 28 años de edad. Para ese entonces ya había fundado la Casa de la Estampa Max Vollemberg y la agencia de diseño Trinovación; además de haber vendido tres veces su colección completa de pinturas, para luego armarla una nueva. “Las colecciones deben estar vivas” solía decir, agrega Olivares.

Una de las últimas fotografías del maestro Zipacná de León.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Para poder manejar la Bienal Paiz, se fundó simultáneamente el Programa Permanente de Cultura, ahora la Fundación Paiz. Zipacná convirtió a la Bienal Paiz en el evento artístico más importante de Guatemala. Hizo algunos proyectos tan notables como La Casa de la Estampa “Max Vollmberg” (1974) y Trinovación (1977).  Entre sus publicaciones más importantes se encuentran 100 años de retrato en Guatemala, 100 años de paisaje en Guatemala, Grabado de Guatemala, Arte contemporáneo guatemalteco en Taiwán, Grabado latinoamericano, Miniaturas de Francisco Cabrera, entre otros.

Aunque es autodidacta en pintura, se especializó en grabado en México (1968 y 1971); cursó estudios sobre Arte Moderno y Museogafía en el Centro Georges Pompidou, de París.

En 1997 en una entrevista a Prensa Libre en se le preguntó al mismo Zipacná qué le faltaba a su obra.  El respondió que serían las personas quienes la valorarían.  “Yo no puedo decir qué es más importante si mi pintura o mi proyección plástica, artística hacia cientos y cientos de gentes”, dijo en esa oportunidad.

Contenido relacionado:

>15 momentos que ha dejado el Festival de Junio en su historia

>La ciencia dice que ir al teatro es sano y también existen otras razones para hacerlo en familia

>Colectivo guatemalteco Cinceles y sus 10 años de transformar las piedras

 

0