Joker: ¿villano por voluntad o por impulso de la sociedad?

Mucho se sabe de la historia del Joker como villano y enemigo de Batman, pero no se había abordado su origen. Por los argumentos de la película, el público se cuestiona quién es el culpable de su maldad y si realmente los últimos actos de película sucedieron o fue solo la imaginación de Arthur. Advertencia: esta nota contiene spoilers.

Archivado en:

JokerPremios Óscar
La película "Joker" tiene once nominaciones a los Óscar. (Foto Prensa Libre: IMDB).
La película "Joker" tiene once nominaciones a los Óscar. (Foto Prensa Libre: IMDB).

Con varios premios ganados en los últimos meses, entre los que destacan Critics’ Choice Awards, Globo de oro, León de oro y BAFTA, Joker se ha convertido en una de las películas más exitosas del año. El próximo domingo podría acumular más de un Óscar, al estar nominada en 11 categorías, entre ellas: mejor director, mejor película y mejor actor.

El filme narra la historia de Arthur Fleck, un hombre adulto que trabaja de payaso durante el día y en las noches intenta convertirse en un monologuista, porque su sueño siempre ha sido ser comediante y su madre lo ha convencido de que vino al mundo “a repartir dicha y alegría”. Sin embargo, sus deseos se ven truncados porque siempre es víctima de desprecio y crueldad por parte de la sociedad debido a un trastorno mental que lo hace reírse de forma aguda y forzosa en momentos de estrés y nervios. El personaje también se dedica a cuidar a su madre enferma y trata de buscar a su padre, mientras se enfrenta al precipicio de la realidad y la locura.

Aunque en la historia del cine hay varias interpretaciones de Joker, nunca se habían abordado los orígenes del antihéroe. En los cómics mucho se ha descrito de sus actos como villano, pero con esta película se hace la interrogante: ¿Arthur Fleck se convierte en villano por decisión propia o la sociedad lo impulsa a serlo por el desprecio y maltrato que le han dado?

Durante las dos horas de la película se observan varias referencias de la sociedad actual: la indiferencia y mal trato hacia personas que padecen enfermedades mentales, la violencia y abandono familiar.

El primero se evidencia en la escena del autobús, cuando regresa del trabajo y le hace gestos divertidos al niño que va delante junto a su madre. A la señora le molestan las acciones de Arthur. Este explota en su risa aguda y forzosa cuando la señora le pide que deje tranquilo al niño. Le indica por medio de una tarjeta que su risa es debido a un trastorno mental, aunque no se especifica cuál.

La señora voltea y abraza a su hijo. Quizá podría haberle preguntado si se siente bien o si podría ayudarlo.

Arthur Fleck padece de una enfermedad que lo hace reírse contra su voluntad. (Foto Prensa Libre: IMDB).

También los compañeros de trabajo también lo hacen indiferente, sobre todo quien le dio el arma. A pesar de que Arthur le dijo que no podía tenerla debido a su condición, le dijo que en algún momento le podría ser útil, tomando en cuenta que fue víctima de unos adolescentes que le pegaron.

Luego, una de las partes más importantes, es la cancelación de la asistencia social que recibe. Por medio de esta ayuda recibía los siete medicamentos para su enfermedad, los cuales dejó de tomar y empeoró su salud. “Usted no me escucha, usted no entiende”, dice Arthur a su asistente social. Pero ella también es víctima de un sistema que debe rendir cuentas económicas al Estado, por eso han hecho un recorte y cancelado el programa.

No tener esta ayuda genera una profunda tristeza en el protagonista, que desata una violencia sin retorno.

El segundo, abandono familiar, se da a la mitad de la película, aproximadamente. Arthur se entera por medio de una carta que Thomas Wayne, un exitoso empresario, es su padre. Al enfrentarlo, este le dice que es mentira y que en realidad su madre lo adoptó cuando trabajaba para él. El protagonista confirma la noticia en el hospital psiquiátrico en el que estuvo internado años atrás, sin saber la razón.

Arthur tuvo un monólogo en un club, que después resultó de burla en el programa de Murray. (Foto Prensa Libre: IMDB).

Un diálogo importante, que da la explicación de por qué estuvo internado, es cuando habla con el encargado de archivos del hospital. Este le dice que las personas están allí porque han cometido algún crimen, padecen alguna enfermedad mental o no tienen a donde ir. Luego se roba el expediente de su madre y se da cuenta que efectivamente fue adoptado. Además, fue víctima de maltrato infantil y abuso sexual por parte de los novios que tuvo su madre en la juventud. En una ocasión lo encontraron amarrado a un radiador. Acciones que pudieron repercutir en su salud mental.

Los dos aspectos anteriores generan una violencia incontrolable por parte de Arthur. Asesina a tres jóvenes de clase económica alta que acosaban a una mujer en el metro, quienes asumen que la risa del protagonista es por ellos, así que le dan una golpiza, pero el comediante reacciona sacando su arma y los mata. También asesina a su madre después de enterarse que es adoptado, mata a su compañero de trabajo que le dio el arma y por último a Murray Franklin, protagonizado por Robert De Niro. Este era un personaje a quien admiraba Arthur y quien se burló de su monólogo en televisión, así que lo asesinó al aire.

Arthur viaja de regreso a casa, después de ser despedido. (Foto Prensa Libre: IMDB).

Pero ¿realmente ocurrieron estos asesinatos? El público ha cuestionado estas acciones al tomar en cuenta que Arthur, entre los síntomas de su enfermedad, sufría alucinaciones y delirios. Padecimientos que se ven reflejados cuando llega al apartamento de su vecina Sophie Dumond y demuestran que las escenas que se acaban de ver en donde están juntos, solo fueron en la imaginación del protagonista.

Si usted ya vio la película, ¿considera que Arthur es villano porque así lo quiso o las acciones anteriores y el desprecio de la sociedad lo obligaron a serlo? ¿Cree que realmente asesinó a las cinco personas y su enfermedad lo justifica?

Aspectos importantes

A continuación, le compartimos dos aspectos que valen la pena destacar del filme: la actuación y la banda sonora.

Actuación

A pesar de que los críticos han estado divididos respecto a las apreciaciones de la película, al considerar que aporta a la cultura de violencia y no ahonda en la enfermedad mental, en lo que sí coinciden es en la espectacular participación de Joaquin Phoenix, quien ha demostrado su capacidad actoral para ofrecer una de las mejores interpretaciones del famoso villano de DC.

El público ha aplaudido el compromiso de Phoenix con el personaje, ya que no solo bajó de peso para su interpretación, sino que estudió por varios meses los trastornos mentales que se aprecian en la película. Sin embargo, ese esfuerzo no lo ubicó como uno de los actores mejor pagados del año. En total recibió $4.5 millones, mientras que Ryan Reynolds, quien interpreta la próxima película de Netflix Six underground, recibió $27 millones.

Los críticos alabaron la forma en que Joaquin Phoenix cambiaba de facetas en su personaje. (Foto Prensa Libre: IMDB).

Muchas personas han conocido el talento del actor con su interpretación de Joker. Personaje que le ha permitido ganar en los últimos meses varios premios como Globos de Oro, SAG, BAFTA y Critics’ Choice Awards, entre otros. También está nominado a los Óscar como Mejor Actor.

Sin embargo, no es la primera vez que hace una actuación espectacular. Se le ha visto brillas en proyectos cinematográficos como Gladiador en 2001, Walk in Line en 2006, The Master en 2013, entre otras. En estas películas también ha estado nominado a los Óscar y también ha ganado premios como SAG y Globo de Oro.

Banda sonora

Además de ser un filme favorito para el Óscar por las actuaciones de los protagonistas y la calidad fotográfica también lo es por el soundtrack, porque es reflejo de cómo se va desarrollando el personaje de Arthur Fleck.

La encargada de la banda sonora fue Hildur Guðnadóttir, artista islandesa que también estuvo a cargo de la musicalización de la serie de HBO Chernobyl y por el que ganó un Emmy. Además, con Joker se convirtió en la primera mujer en ganar un Globo de Oro a la Mejor Banda Sonora Original.

Guðnadóttir comentó que Todd Phillips le compartió el guion de la película previo a filmar para que escribiera la banda sonora en función de sus sentimientos durante la lectura. Esto no es habitual, ya que lo más frecuente es que las bandas sonoras se produzcan después de la grabación.

Pero, esa sea la razón por la que la música encaja perfectamente con cada escena y, sin sentirse forzada, evoluciona en conjunto con el personaje, así como lo hace su depresión. Las melodías ayudaron tanto a Phoenix como al equipo de producción a interpretar mejor la historia.

Sin duda, en las dos horas de la película se puede sentir una energía especial entre la evolución de Joker y la banda sonora.

“Mi violonchelo lidera, pero está acompañado por una orquesta de 100 elementos. En cada secuencia. Quería que Arthur siempre tuviera esta energía detrás de sí. Representa el pasado que aún no conoce, pero que, de alguna manera, está condicionando su vida. Al principio, la orquesta está en el fondo, pero a medida que las verdades se revelan ante sus ojos, da un salto decisivo hacia delante. Fleck se vuelve cada vez más agresivo y la banda sonora más imponente”, dice Guðnadóttir, según la revista GQ España.

Contenido relacionado

>“Jojo Rabbit”, la película nominada a los Oscar llegará a Guatemala

>Sorpresas y curiosidades de los nominados a los premios Óscar 2020

>Fallece periodista José Zamora Corletto