Lorena Recinos es el nuevo rostro del CCMAA

Optimista y emocionada, Lorena Recinos asume la dirección del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias (CCMAA), complejo arquitectónico que su padre, Efraín Recinos, diseñó hace más de cuarenta años.

Publicado el
La arquitecta y nueva directora del CCMAA, Lorena Recinos. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
La arquitecta y nueva directora del CCMAA, Lorena Recinos. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

La arquitecta Lorena Recinos pisó nuevamente lo que considera un segundo hogar: el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

La primera vez que llegó al recinto fue a los seis años. Asegura que en aquella ocasión tenía más interés por explorar espacios como la Plaza Mujeres o el teatro al aire libre, que a contemplar lo que se gestaba en el inmenso terreno.

Como niña, le prestaba poca importancia a la obra gris que diseñó su padre: el ingeniero y artista, Efraín Recinos. La construcción se convertiría con los años en una de las estructuras más grandilocuentes e irrepetibles del país que en 2012 fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación.

Décadas después de atestiguar el levantamiento del CCMAA, la primogénita de Recinos se convirtió en arquitecta, asumió la dirección de espacios como el Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida y apoyó en la dirección de los museos de Casa Santo Domingo. En el 2020 Lorena regresa al Centro Cultural, esta vez, para comandarlo.

Durante su primera jornada como directora recién designada, Recinos no jugó a explorar los espacios de aquel campo como solía hacerlo de pequeña. En esta ocasión, llegó directamente hasta el despacho administrativo donde se orquestan y gestan las andanzas del centro cultural más importante de Guatemala desde 1978.

Comenta que trabajó en el Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida, entidad que pertenece al Ministerio de Cultura y Deportes, y ahora asume la dirección del CCMAA. ¿Cuál es su apreciación de la gestión pública?

Sé que tiene sus limitaciones y sus procedimientos, pero son espacios de los cuales se pueden sacar cosas positivas. También son lugares que pueden tener mucha importancia para las personas, y, sobre todo, si son declarados patrimonio nacional.

¿Qué prevé aportará su dirección al centro cultural?   

Espero que mi gestión sea lo mejor posible. Quién más que aprecie este centro cultural que yo, que he considerado el lugar como parte de mi familia y como mi segundo hogar. He visto el espacio desde una óptica familiar, como arquitecta y ahora, como directora.

Lo principal para mí es el amor y respeto que le tengo al centro cultural. Voy a trabajar lo más transparente posible. Ese es mi único interés.

En ese sentido, ¿qué le evoca la responsabilidad de manejar un recinto tan familiar y, a la vez, importante para la cultura del país?

Es una gran responsabilidad porque el público espera mucho. Hay limitaciones, pero debemos tratar de hacer lo mejor posible a partir de eso, y claro, hacer lo más adecuado.

Al hacer eso que denomina adecuado, ¿cuáles necesidades se estarían resolviendo?

Es muy importante el tema del personal, pues realmente es lo que le da vida y mantiene el centro cultural; se le debe dignificar. Además, hay proyectos de mantenimiento en la parte externa e interna del recinto. Los directores que han pasado, han propuesto proyectos; algunos de esos han avanzado, pero otros hay otros que hacen falta.

La nueva directora del CCMAA junto a la estatua de su padre, el artista e ingeniero Efraín Recinos. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

¿Cuáles son algunos de los que se deben solventar?

De todo tipo: desde cambio de alfombras, suelo, techo, servicios sanitarios, iluminación, azulejos… Son muchos.

Se sabe que la cartera ministerial de cultura y deportes es una de las más relegadas en la asignación presupuestaria. Más allá de ese hecho, ¿planean buscar fondos?

En ese sentido habría que salir a buscar donaciones. Sé que hay buenas intenciones de embajadas, y trataremos de tocar puertas para solventar el presupuesto de algunos proyectos.

¿Cuál es el panorama del CCMAA dentro de la coyuntura del covid-19?  

Con las salas cerradas, tendrá que haber un cambio de procedimientos y protocolos que recibiremos paulatinamente por parte de las autoridades.

Será uno de los últimos espacios donde se vuelva a abrir, pues es un recinto donde se reúnen muchas personas. A pesar de ello, el centro cultural tiene programaciones que se irán adecuando a los protocolos.

Espero que mi gestión sea lo mejor posible. Quién más que aprecie este centro cultural que yo, que he considerado el lugar como parte de mi familia y como mi segundo hogar.

– Lorena Recinos

¿Cómo es recibir esta nueva responsabilidad en un momento tan crítico?  

No hay que verlo como algo negativo, sino como algo positivo: se puede planificar con tiempo de anticipación y estar listos para cuando nos den luz verde (de reabrir el espacio).

Ha dejado ver un optimismo a lo largo de la conversación. Cara a esta nueva gestión en el centro cultural, ¿qué es lo que más añora como directora?

Espero ver un espectáculo de talla internacional, como algunos de los que ya han desfilado en los escenarios.

¿Qué es arte y cultura para Lorena Recinos?  

Lo que dignifica y da paz al alma humana. Es lo que puede mantener la salud espiritual. Mi papá decía que el espíritu era lo más importante y que se podía engrandecer a través del arte y cultura.