El mural de Efraín Recinos es restaurado y regresa a su color natural

El mural de Efraín Recinos ubicado en la Biblioteca Nacional “Luis Cardoza y Aragón” ha sido restaurado.

Trabajos de restauración en fachada de la Biblioteca Nacional y relieve de Efraín Recinos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)






Fotograf’a  Esbin Garcia  13-12-2019
Trabajos de restauración en fachada de la Biblioteca Nacional y relieve de Efraín Recinos. (Foto Prensa Libre: Esbin García) Fotograf’a Esbin Garcia 13-12-2019

El ingeniero Efraín Recinos, fallecido en 2011 era un artista plástico integral. Trabajó pintura, escultura, mosaicos, arquitectura, caricatura, escenografía y muralismo.

El mural en alto relieve  de la Biblioteca Nacional  Recinos lo construyó entre 1967 y 1968.  Sus formas podrían representar diversas agrupaciones sociales, y tiene frases como “no tenemos ganas de nada solo de vivir”, “destierro, encierro, entierro” y “la muerte pasó”.

El edificio construido por el arquitecto Rafael Pérez de León, originalmente tenía una escalinata con una inclinación pronunciada.  Esta se ubica donde actualmente está este tesoro arquitectónico.

Una fotografía del mural en el 2018 donde se aprecia la suciedad en la estructura. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

 

En un documento elaborado por la arquitecta María Aguilar, en el 2008, describe que Recinos para solucionar este problema dirigió las gradas hacia los laterales, lo cual permitió la colocación de un mural en forma horizontal que sirviera de apoyo a la escalinata y agregara cierta suavidad al edificio de diseño rectilíneo.

Se utilizaron diferentes materiales como concreto, cemento, granito de piedra de mármol, cemento blanco y hierro.

El trabajo completo incluyó el mural, el atrio y las gradas laterales de la entrada al edificio.

Uno de los personajes principales es “La Presidenta”, con un traje militar y un solo seno y una pierna.  Al respecto, “en una entrevista el Maestro mencionó que él pensaba que si el pueblo tenía que aguantar tantos golpes de estado y tantos militares en el poder; al menos deberían de poner a una linda mujer a cargo. Ese es el sarcástico sentido de humor de los guatemaltecos que sacan chiste de la desgracia o la tragedia”, cita el documento de Aguilar.

Se observa la limpieza y la reconstrucción de piezas que faltan. (Foto Prensa Libre: María Reneé Barrientos).

Recinos con esta obra quería transmitir una crítica social, así como la dificultad de transmitir la cultura al pueblo que está frente al mural.

El mural ya había sido remozado en 2004 en donde participó el mismo Recinos.  En un artículo publicado en Prensa Libre se indica que en esa oportunidad Mosaico Cultural de Antigua Guatemala emprendió la tarea de rescate.

El trabajo de restauración

Lorena Recinos, hija del maestro Recinos comenta que  la obra en su estado original tenía un granito  blanco que con los años fue poniéndose oscuro y sucio. Ella comenta que este trabajo ha sido importante porque además de regresar la obra a su color se restauraron partes que se habían perdido y se recrearon algunas zonas a sus formas originales.

También comenta que su padre dio varias texturas al mural que ahora son más fáciles de identificar.

Trabajos de recomodelación del mural de Recinos, en diciembre 2019.  La puerta también se ve deteriorada. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

“Es difícil el cuidado de esta obra porque es de uso público, pero es importante que aprendamos a respetarlo y dejar de utilizar estas áreas como baños”, agrega Lorena Recinos.  También comenta que las obras necesitan tratamientos cada cierto tiempo y no dejar pasar demasiados años.

Nelly Aguilera, arquitecta a cargo de la construcción expresa que el trabajo de este mural que mide 15 metros se empezó desde septiembre de 2019.  Se convocó a diferentes expertos y también se estudió un vídeo inédito en el que Recinos explica esta obra.

El mural tenía daños interiores por su ubicación y por el uso que le dan las personas.  Se encontró basura y se identificó que algunas áreas tenían señales de impactos de bala.

La restauración se entregó el pasado 13 de enero. (Foto Prensa Libre: María Reneé Barrientos).

También se trabajó pintura y limpieza del mármol del edificio, el sistema eléctrico así como las puertas que estaban oxidadas.  Las gradas ahora están completas, porque algunas áreas estaban quebradas.

Erick Ortiz, arquitecto y jefe del departamento de conservación y restauración de bienes culturales, expresa que el edificio de la biblioteca es considerado patrimonio cultural y esta solo es una fase de la restauración que requiere el edificio completo.  “Como guatemaltecos debemos apreciarlo y si vemos que alguien quiere hacerle daño hay que  llamarle la atención o denunciarlo a las autoridades porque es considerado un delito al patrimonio”, agrega.

Además, durante el último año también se están restaurando otras obras del maestro Efraín Recinos, como Música Grande, la obra  que se encuentra en el Museo de Arte Moderno Carlos Mérida,  trabajada en madera de plywood de pino ocotoso y ciprés; además de otras obras que se encuentra en su ciudad natal, Quetzaltenango.

Otros cambio en la biblioteca

En agosto 2018 Prensa Libre publicó un artículo en que la directora de la Biblioteca Nacional Ilonka Matute, directora de la institución comentó que la biblioteca se encuentra en un remozamiento constante que había sido lento por el limitado presupuesto que la institución ha recibido.

En 2018 la institución recibió Q2 millones.  Presupuesto en el que se paga el sueldo de los casi 30 trabajadores y se invierte en la adquisición de nuevos libros.

En los cambios de la biblioteca también se tiene una nueva sala de lectura para niños con murales pintados por artistas guatemaltecos.

Otra de las zonas remodeladas recientemente es la sala de lectura infantil. (Foto Prensa Libre: María Reneé Barrientos).

En promedio el lugar recibe 675 visitas semanales, cerca de 40 mil personas al año.

Matute expresa sobre la reciente remodelación que todavía falta un seguimiento al interior del edificio.  “Aunque tenemos algunos arreglos de energía eléctrica y agua requiere de otros trabajos”, agrega.

“Invitamos a la población para visitarnos y ver cómo está el edificio porque es para ellos.  Invitamos a hacer el uso adecuado de las instalaciones para no dañarlo otra vez, reconocemos que es una zona difícil y en el que muchos indigentes se mantienen”, comenta.

Más de la obra de Recinos

El maestro Recinos Recinos nació en Quetzaltenango en 1928. Se graduó de ingeniería civil en la Universidad de San Carlos. Estudió acústica de auditorios en Dinamarca, urbanismo y arte en Inglaterra y escultura en la Escuela Nacional de Artes Plásticas “Rafael Rodríguez”.

En 1960 ganó el primer premio de murales en el Parque de la Industria. Al año siguiente realizó las esculturas de la fuente y el monumento de la Industria. En 1962 inició el proyecto del teatro al Aire Libre el cual culmina en 1967.

Efraín Recinos es uno de los grandes artistas guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

En 1963 ganó el primer lugar del certamen centroamericano de pintura y el concurso para hacer los murales del Crédito Hipotecario. A partir de 1965 y durante los 15 años siguientes ganó primeros lugares en Juannio.

En 1967 también realizó los murales de los parques del Centro Cultural Miguel Angel Asturias y al año siguiente los murales del Aeropuerto Internacional la Aurora.

En 1970 inició la construcción del Teatro Nacional. Por su obra y trabajo el maestro Recinos obtuvo innumerables premios.

Fuentes: En el Museo de Afuera, Efraín Recinos, de la arquitecta María Aguilar, Dirección General de Investigación DIGI, Universidad de San Carlos de Guatemala (2008). Catálogo de recopilación de obra arquitectónica y escultóricas de Efraín Recinos, de Valery Robledo Monroy, Universidad de San Carlos (2004).

Contenido relacionado:

>1978: se inaugura el imponente Teatro Nacional
>Música grande es la deteriorada obra de Efraín Recinos que será restaurada
>Los sueños del maestro Recinos

 

0