No al “todes”: la RAE reitera su rechazo al lenguaje inclusivo

La Real Academia de la Lengua, en un nuevo Libro de Estilo, donde resolvió algunas dudas gramaticales. 

Archivado en:

lenguajeRAE
Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, durante la presentación del Libro de estilo de la lengua española (Foto Prensa Libre: EFE).
Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, durante la presentación del Libro de estilo de la lengua española (Foto Prensa Libre: EFE).

¿Se dice la jueza o la juez? ¿Hay que poner punto detrás de un emoticono? Estas son algunas preguntas que la Real Academia Española responde en su primer Libro de Estilo, donde atiende a las dudas más frecuentes de los hispanohablantes y se dirige a los escritores digitales.


La Real Academia de la Lengua presentó esta semana su Libro de estilo de la lengua española según la norma panhispánica, editado por Espasa, un texto pensado para los escritores digitales en el que se abarcan desde las cuestiones gramaticales de género al uso de los emoticonos.

Un libro “enormemente útil” para el público en general, “no académico” como la gramática, la ortografía o el diccionario de la RAE sino un texto que reúne “píldoras de cuestiones gramaticales y ortográficas”, señaló el coordinador de la obra y director honorario de la Academia, Víctor García de la Concha.

Y para que estas personas puedan hablar y escribir “como un libro abierto y como los ángeles digitales” se ha realizado esta obra, señaló su coordinador, que explicó que se trata de señalar las normas que garanticen la comunicación.

Lea también: La polémica de la RAE con el “sexo débil”

Porque hoy en día “todos somos comunicadores”, recalcó el académico, que destacó la necesidad de que la escritura digital respete las normas lingüísticas: “hay que escribir con fidelidad a la ortografía y a la gramática”.

“No hablamos así”

Francisco Javier Pérez, Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, el director del Intituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y Ana Rosa Semprún, durante la presentación del Libro de estilo de la lengua española (Foto Prensa Libre: EFE).

En las primeras páginas del libro se puede leer la observación al respecto del uso de términos “inclusivos” como “todxs”, “todes” o “tod@s”. Según el manual, es algo “innecesario”. 

Es en ese aspecto, sobre las “cuestiones gramaticales”, el documento señala que “el masculino, por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos. No hay razón para pensar que el género masculino excluya a las mujeres en tales situaciones”. 

Se sostiene, entonces, que el masculino abarca también el femenino, por lo que no se recomienda utilizar, por ejemplo”, “los guatemaltecos y las guatemaltecas”. 

“No hace falta forzar para duplicar, no hablamos así”, dijo García de la Concha. 

Sí está habilitado el uso de “tqm” como abreviatura de “te quiero mucho”; “yutubero”, como alternativo a “youtuber”; “guasap”, “tuit” y “jáquer”, en lugar de “hacker”.

Contenido relacionado:

> Esta es la edad más efectiva para aprender otro idioma
> Aporofobia, pinqui, chusmear y otras 7 palabras sorprendentes incorporadas en 2017 al diccionario de la Real Academia Española
> ¿Lo está diciendo bien? Las recomendaciones gastronómicas de Fundéu