Continúa la venta de la mansión de Juan Gabriel

El pasado fin de semana salió a la venta la mansión de Juan Gabriel en la ciudad de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, donde trabajó en su música, fabricó vitrales y compartió tiempo con amigos.

La mansión de Juan Gabriel en Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, está valorada en US$4 millones. (Foto Prensa Libre: facebook.com/ElesJuanGabriel)
La mansión de Juan Gabriel en Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, está valorada en US$4 millones. (Foto Prensa Libre: facebook.com/ElesJuanGabriel)

La mayoría de personas conocen la propiedad como “La Mansión de Juan Gabriel”, pero para los especialistas en Bienes Raíces es la casa número 2801 de la calle Pinto Lane.


El inmueble es una de las propiedades más emblemáticas del Distrito Histórico de Las Vegas y fue uno de los refugios donde “El Divo de Juárez” pasó mucho tiempo.
La residencia posee un inmueble principal, dos piscinas, teatro, edificaciones anexas con un apartamento, túneles y pasadizos que interconectan los espacios principales de toda la propiedad. Mide 23 mil pies cuadrados, son parte de ella una veintena de habitaciones y un número similar de baños, pero por el momento no hay comprador para la mansión.
También son parte del inmueble un restaurante y una discoteca subterránea en la que, según cuentan antiguos allegados del artista, Juan Gabriel recibía con frecuencia al “Rey del Pop”, Michael Jackson, quien en algún momento ocupó una de las casas aledañas.
“Es probable que pronto llegue alguien que valore no solo las características propias del lugar de 1.14 acres, sino que además entienda el valor de toda la memoria que hay dentro”, dijo a la agencia de noticias Efe Pablo Castro, quien fue amigo personal de Juan Gabriel.

“En esa casa hay muebles, decoración y hasta una caja fuerte que dejó Juan Gabriel. Muchas de esas cosas se quedan para el nuevo comprador”, detalla Castro, quien además ha estado al tanto de toda la renovación de la propiedad.
“Cuando estaba vendiendo esta casa, Juan Gabriel me llegó a comentar que le encantaría que una familia hispana se quedara con ella. Ese era su sueño con la propiedad. Yo estoy seguro de que algún fanático que reconoce su importancia pueda ser el próximo habitante de su mansión”, vaticinó Castro.
En 2014 la propiedad fue vendida por alrededor de un millón de dólares y según los documentos públicos la inversionista pagó varios cientos de miles de dólares atrasados en materia de impuestos, para poder iniciar una remodelación de alrededor de US$2 millones.

Hoy está valorada en US$4 millones, no solo por la construcción, espacio y terreno, sino porque el precio también incluye el valor de pertenencias y recuerdos del artista.
Castro afirmó que durante la subasta del fin de semana la puja llegó a los US$2.8 millones, pero la propietaria de la vivienda no quiso venderla en menos del precio por el que fue avalada.