Tool Castellanos habla sobre su primer concierto en Guatemala: “Esto se va a descontrolar”

Rapero guatemalteco promete un concierto especial, una “nueva experiencia”.

Tool Castellanos nació en Guatemala y vive en Suecia desde hace varios años. Debutó en la música en 2015. (Foto Prensa Libre: Cortesía).
Tool Castellanos nació en Guatemala y vive en Suecia desde hace varios años. Debutó en la música en 2015. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

El rapero guatemalteco Tool Castellanos dará este 28 de diciembre su primer concierto, un show en el que participarán también otros artistas y el cual promete que será un “viaje por Guatemala”.

Desde que irrumpió en la escena local de la música en 2015, Tool ha destacado por llenar su rap de letras de crítica social y sátira, con temas como No les toca, Qué chilero, Con su permiso o Chapinada. Esto lo combina con una actitud irreverente que le ha valido alguna que otra polémica pero también le ha generado miles de seguidores en las redes sociales.

El músico, quien radica en Suecia desde hace varios años, aprovecha cada vez que viene a su tierra para impulsar obras de servicio social, las cuales también promueve desde el extranjero.

A pocos días de su show, Tool habló con Prensa Libre sobre cómo percibe su trayectoria, su altruismo, y su lugar en el rap nacional.

El concierto será el 28 de diciembre, las 20 horas, en Gran Teatro Delirio (km 7.5 final del bulevar Los Próceres). Costo de la entrada: Q150.

Comenzaste tu carrera en 2015 y desde entonces no habías tenido un show en vivo. Muchos se preguntarán seguramente, ¿por qué te tardaste cuatro años en presentarte en concierto?

Razón número uno: vivo del otro lado del charco y no es tan sencillo como agarrar la 65 del Obelisco para llegar a la avenida Elena; eso sí, es más seguro venir en un avión sin gasolina que subirse en esas camionetas. Razón dos: no vivo de la música y si tardé cuatro años en hacer el concierto, será porque hasta ahora se alinearon las estrellas.

¿Cómo elegiste a los otros artistas que te acompañarán?, ¿cómo surgieron estas colaboraciones?

De Suecia me acompañan dos grandes amigos: Chembri Torrez (corista) de Jinotega, Nicaragua, y mi pianista y productor Oldrich Gonzáles de La Habana, Cuba. En el show también contaré con invitados: Blu Martínez, Juan Luis Aguilar y el rapero Lou G.

¿Cómo te has estado preparando para el show?

Hemos estado ensayando durante todo el año. La verdad que ha sido súper divertido, sobre todo el poder contar con Oldrich Gonzales, pianista cubano internacionalmente reconocido, sobre todo por su participación con Afro Cuban All Stars.

¿Qué se siente cada vez que regresas a Guatemala y tu nombre es más conocido?

Pues lo primero que siento son alergias por la contaminación, pero la alegría de ser reconocido puede más que la picazón de ojos que me afecta. Es bonito que reconozcan el esfuerzo que hacemos para querer cambiar a Guatemala estando tan lejos de aquí en carne y hueso pero más cerca que nunca si del corazón hablamos. A mí se me reconoce por las actividades que tenemos, la música está de segundo plano, no es lo más importante de mi proyecto.

Parte de tu carrera ha estado muy ligada al altruismo. ¿A qué se debe?, ¿crees que este sentido “social” hubiera sido diferente si te hubieras quedado en Guatemala?

No puedo decir nada acerca del “hubiera”, puedo decirte que nací bajo las faldas de una madre que es capaz de quitarse el pan de la boca por dárselo al que más lo necesite. Yo inicié este proyecto musical con el único objetivo de crecer en redes para luego utilizarlas de forma positiva en esta sociedad enferma que tanto lo necesita y hasta este momento puedo decir “misión cumplida”.

¿Qué tanto ha influido en tu carrera que hayas estado en Suecia desde hace varios años?, ¿crees que la historia hubiera sido diferente si te hubieras quedado?, ¿qué estarías haciendo si no fuera música?

El estar en Suecia, un país que nos deja en el pasado a millones de años luz, definitivamente ha influido en mi forma de ver las cosas. Aquí (en Guatemala) todo el mundo anda dormido dentro de su burbujita caquereando en un olla de cangrejos, es difícil ver la realidad cuando se vive así. Aquí diez muertos diarios es normal; si me hubiera quedado sin duda sería uno de ellos.

¿Cómo es tu proceso creativo?, ¿cómo surge la inspiración y cómo lo trasladas a letra y música?

Hay miles de temas importantes que tocar en un país como el nuestro, no digamos en toda Latinoamérica. Yo suelo escribir una parte de la canción y luego me siento junto al productor a crear una pista, luego grabo en el estudio que tengo en mi casa y después el productor se encarga de hacer el resto. Siempre me involucro en la producción, la canción tiene que sonar como a mí me guste.

Hay una gran expectativa por tu show. ¿Qué se siente saber que muchas de estas personas te van a ver por primera vez de cerca y que desde hace mucho tiempo compraron sus boletos para el concierto?

Estoy contento, porque es una experiencia para mi vida. Es emocionante todo este viaje, desde los ensayos hasta la venta de boletos, el planear el show con el concepto que tenemos ha sido sin duda una experiencia. Claro que es bonito saber que alguien aprecia lo que haces, es un bonus, pero realmente no hago nada en mi vida por quedar bien con alguien o por hacer sentir bien a alguien. Cuando te aprecias a ti mismo, muchos lo harán también.

¿Qué es la parte más difícil de ser un artista irreverente?, o, mejor dicho, ¿con qué parte es más difícil lidiar cada vez que publicas alguna opinión que causa polémica en las redes sociales?, ¿llegas a acostumbrarte a esto o es cada vez más difícil debido a la fama y tu trabajo social?

Nada de difícil. Vivo en Suecia, tengo mi refrigeradora con comida todos los días del año, cada año viajo a conocer distintas culturas, en el amor me ha ido fantástico, tengo una familia súper linda y sobre todo, tengo salud. A esto súmale que tengo un fuego por dentro que no se apaga y que está vivo por hacer algo por este país, un fuego que muchos estando aquí no tienen. Por las redes siempre existe la envidia, los parásitos, pero yo no tengo nada que envidiarle a nadie, tengo una vidaza y aun así, no dejo de hacer cosas por nuestra gente y lo hago porque me nace y no por pretender que me den un premio o que alguien me alimente; lo tengo todo y más, me metes un tiro ahora y feliz de la vida me muero. Practico lo que predico y ahí está el detalle.

A estas alturas, después de un disco, varios lanzamientos musicales, videos y más de 50 mil seguidores en Facebook, ¿qué lugar crees que tiene tu música en la escena del hip hop local?

Pues la verdad me considero un ignorante en el tema de la escena del hip hop en Guatemala y el mundo. Lo que sí te puedo decir es, que las obras sociales que este proyecto realiza, dan mucho de qué hablar y sirven de inspiración y eso es lo importante.

Cuando comenzaste a darte a conocer estábamos en medio un estallido social en Guatemala, durante las protestas y el descontento popular que contribuyeron a que renunciaran el expresidente y la ex vicepresidenta… la gente estaba más unida. Todo eso te inspiró para tus primeros temas, al igual que otras cuestiones de la realidad nacional. Ahora que todo está más polarizado en asuntos de política y que han surgido nuevos debates relacionados con el feminismo o el medioambiente, ¿has encontrado dificultad para llegar con tus letras a algunas partes del público?, ¿te aferras alguna postura determinada o al contrario?, ¿cómo logras equilibrar todo esto y llegar a la mayor parte de las personas con tus letras?

Mi público es totalmente orgánico y el que quiere estar aquí pues que esté, y el que no, que se vaya pero normalmente siempre regresan. Yo hago y digo lo que yo considero que está bien dentro de mi mundo; cada quien decide qué sentir con lo que yo publico, cada quien se expresa como quiere y dice lo que piensa, cada quien es su propio mundo.

¿Qué viene después de este concierto?, regresas a Suecia y, ¿en qué empezarás a trabajar?, ¿serán más frecuentes tus shows?

Sigo enfocado en ayudar a escuelas, y si tengo que hacer más música para poder generar mas ayuda entonces lo haré. Hacer un show en Guatemala de entrada requiere de US$4 mil en tickets de avión, sueldos de músicos y muchos gastos más, somos tres los que tenemos que dejar nuestro hogar para venir a compartir con ustedes, y el estar aquí en esta ocasión es un sueño hecho realidad. Yo amo a este país y espero que podamos venir pronto y hacer un show con todos aquellos que se lo perderán.

¿Qué mensajes tienes para las personas que irán a tu concierto?, ¿y para los que te han escuchado pero aún no se animan a comprar su entrada?

Que se vayan preparando para vivir una nueva experiencia, mi show es un viaje por Guatemala, tanto musical como escénico, esto se va a descontrolar.

 

Contenido relacionado:

>Tool Castellanos estrena el video de Como si nada, un rap contra el cáncer

>Desahogo es el primer álbum de Tool Castellanos

>”Qué chilero”, dice Tool en su nuevo sencillo