En Momostenango, se despiden del poeta Humberto Ak’abal

Con aplausos, lágrimas y poesía los pobladores de Momostenango, Totonicapán, rindieron homenaje póstumo al poeta Humberto Ak´abal, cuyos restos fueron enterrados este jueves.

Amigos y vecinos acompañaron el cuerpo del poeta Ak´abal hasta el Cementerio General de Momostenango, Totonicapán, donde lo sepultaron (Foto Prensa Libre: María José Longo).
Amigos y vecinos acompañaron el cuerpo del poeta Ak´abal hasta el Cementerio General de Momostenango, Totonicapán, donde lo sepultaron (Foto Prensa Libre: María José Longo).

El cuerpo del poeta Humberto Ak’abal fue enterrado este jueves en su natal Momostenango, después de los homenajes desarrollados en la capital y en ese municipio de Totonicapán.

Después de una serie de actividades en el parque central de Momostenango, una multitud de vecinos y familiares acompañaron el entierro que llegó al cementerio.

Los restos del poeta k’iché fueron colocados en un nicho, junto al grupo de personas que expresaron su pesar por su fallecimiento.

Niños y niñas encabezaron el entierro con las flores y mantas para despedir al poeta llamado por los pobladores como El Grande (Foto Prensa Libre: María José Longo).
Decenas de personas llegaron para despedir el cuerpo (Foto Prensa Libre: María José Longo).

Rinden homenaje

Integrantes del grupo cultural Tejedores de Pensamientos convocaron a los vecinos de Momostenango a las 21 horas del pasado miércoles para recibir con honores el cuerpo del poeta, quien murió en la capital  la noche del lunes último, los vecinos respondieron al llamado y acudieron con veladoras, flores, instrumentos musicales autóctonos y fotografías de Ak´abal.

Cuando el vehículo que transportaba el féretro llegó a Cuatro Caminos, San Cristóbal Totonicapán, en Momostenango se escuchó el primer juego pirotécnico; además Rigoberto Itzep, Aj q´ij de la comunidad, tocó el caracol para invocar al corazón del viento.

Emilia Ak´abal sostiene una foto de Humberto Ak´abal y una veladora mientras lamenta la muerte de su hermano (Foto Prensa Libre: María José Longo).

“Esperamos que no interpreten esto como  un espectáculo porque es una ceremonia, es un momento para despedir el espíritu y la vida del hermano  Humberto Ak´abal, el pueblo de Momostenango ha demostrado un respeto y comparte este dolor, está partido el corazón del pueblo”, aseguró Itzep.

Vecinos indicaron que Ak´abal será considerado por siempre como “el grande” y expresaron que lo recordarán como un buen vecino, talentoso y humilde.

“Su apellido, Ak´abal, es la energía del amanecer y se aplica a todas las actividades del ser humano, en este sentido el propició el amanecer de nuestra cultura en todos sus aspectos, puede ser una señal”,  afirmó José Sanic, lingüista.

Cuando el vehículo que transportaba el féretro llegó al municipio, los pobladores habían conformado una valla para recibirlo, con veladoras y aplausos el vehículo inició su recorrido en Momostenango.

Acompañados de veladoras los vecinos formaron una valla para recibir el cuerpo del poeta (Foto Prensa Libre: María José Longo).

La primera parada sucedió la madrugada de este jueves en la Casa de la Cultura donde le rindieron un homenaje, al salir de este lugar los integrantes del grupo cultural Tejedores de Pensamientos cargaron el ataúd. Posteriormente lo hizo un grupo de mujeres que lo había solicitado, acción que repitieron otros grupos hasta llegar a la casa de la familia Ak´abal Ixcamparij.

Con una bandera de los pueblos recibieron los restos del poeta K´iche´ (Foto Prensa Libre: María José Longo).

“Vamos a poder llevarle así como lo hicimos cuando estaba vivo, lo saludábamos, lo abrazábamos, a veces recibíamos regaños de él, por nuestras maneras lentas de leer, el hombre de las palabras que siempre invitaba a leer, hoy lo tendremos una vez más y lo llevaremos en hombros”, dijo German Ajanel, integrante del grupo cultural Tejedores de Pensamientos.

El entierro será en el municipio este jueves. Está pendiente la confirmación de la hora y las actividades en honor al poeta que puedan realizarse.

Pobladores que participaron en las honras fúnebres llevaron fotos y carteles del poeta (Foto Prensa Libre: María José Longo).

Contenido relacionado:

> Antes de partir a Momostenango, el cuerpo de Ak’abal fue velado en el Paraninfo 

> El legado de Humberto Ak’abal a la literatura guatemalteca 

>Esta fue la primera entrevista de Ak’abal en su natal Momostenango 

 

0