Vicente Fernández: Así fueron los orígenes musicales del “Ídolo de México”

El “rey” de las rancheras y los mariachis, oriundo de Jalisco, falleció a los 81 años el pasado 12 de diciembre del 2021 en México.

Publicado el
La fortuna de Vicente Fernández generó que el artista mexicano invirtiera en varios negocios. (Foto Prensa Libre: EFE).
La fortuna de Vicente Fernández generó que el artista mexicano invirtiera en varios negocios. (Foto Prensa Libre: EFE).

Amores, funerales, cumpleaños, bodas y desamores. Allí y en muchos lugares más, la música de Vicente Fernández logró resonar. La estrella de la canción ranchera y del mariachi supo cómo cantarle a los gozos de la vida, pero también, a los tragos más amargos.

Hablar de Vicente Fernández es hablar de un hito sólido en la industria musical. Su carrera se extendió por cerca de seis décadas y realizó giras en todo el globo. Acompañó a varias generaciones y sumó una fortuna valorada en cerca de 25 millones de dólares.

Se hechó al bolsillo los sentimientos de personas de múltiples edades y también fue empresario, productor y actor. Es innegable pensarlo como “el rey” que decía ser.

Aunque la luz de “Chente” se apagó el pasado 12 de diciembre del 2021, una fecha que coincide con la celebrada devoción a la Virgen de Guadalupe -patrona religiosa de México-, su espíritu deja una huella innegable en la cultura popular y en la historia de Latinoamérica.

Pero, ¿quién fue este gran cantante antes de ser el afamado “Ídolo de México” con el cual millones cantaron aún sin conocerlo?

Su historia empezó en Huentitán El Alto, una territorialidad del estado de Jalisco, donde nació el 17 de febrero de 1940 en el seno de la familia del ranchero Ramón Fernández  y la ama de casa Paula Gómez.

De acuerdo con una biografía del cantante publicada en el medio The Houston Chronicle en 1991, de “Chente” se sabe que comenzó a tener acercamientos con la música a los 8 años mediante la instrumentalización de la guitrra y el estudio de música folclórica.

A sus 14, participó en un concurso de cantantes aficionados en Guadalajara donde ganó el primer lugar. Posteriormente continuó con esa práctica y se caracterizó por entonar en restaurantes y en eventos sociales como bodas y reuniones con familiares o amigos.

Lea también: Los conciertos más memorables de Vicente Fernández en Guatemala

En 1963 se casó con María del Refugio Abarca y formó su familia. Cuando tenía 24 años se unió a varios grupos de mariachi populares de México como el Mariachi Amanecer y el Mariachi de José Luís Aguilar. En este último ensamble participaba el cantante Felipe Arriaga, quien le persudió a mudarse a Ciudad de México junto a su esposa e hijos.

De acuerdo con el sitio oficial de Vicente Fernández, el cantante participó durante esa época en programas de radio donde se transmitía música de mariachi.

En 1965, motivado por la resonancia que comenzaba a tener, “Chente” visitó distintas compañías discográficas en el país en búsqueda de quien produjera y publicara su música.

Aunque fue rechazado por varios sellos, la suerte se empezó a asomar cuando ese mismo año llegó a la emisora de radio XEX -una de las más relevantes de México- donde llegó comenzó a hacerse de reconocimiento a nivel nacional.

En 1966, cuando murió el también cantante Javier Solís, varias compañías discográficas lo comenzaron a llamar. Pasado el tiempo, firmó un contrato con el sello CBS México, que luego fue Sony Music, y allí comenzó a grabar algunas pistas como “Perdóname”, “Cantina del barrio” y “Tu camino y el mío”.

Su expansión lo llevó hasta espacios de entretenimiento como Televisa donde era invitado a interpretar varios temas.

A principios de los setentas debutó en el cine y actuó en películas como Uno y medio contra el mundo, Tacos al carbón y La ley del monte, filme que lo posicionó ya que también produjo la banda sonora. Con el pasar de los años se involucraría en otras producciones como El tahúr.

Durante ese misma década lanzó varios discos como El ídolo de México, El rey, El hijo del pueblo y Para recordar.

Sin embargo, el éxito rotundo le llegó en 1976 cuando publicó el tema “Volver, volver”. La canción trascedió México y llevó al cantante a ser reconocido en otras latitudes como Texas (EE.UU), donde recibió el premio de la Asociación de Mister Amigo, el cual es otorgado a ciudadanos mexicanos quienes son invitados de honor durante las fiestas del Charo, celebradas desde 1964 en Brownsville, Texas.

Su fama había sido lograda ya que a principios de la década de 1980, los medios especializados en música lo acuñaron como “El Ídolode México”. En ese entonces comenzó a realizar giras en distintas partes del país y la región latinoamercana.

La explosión de las rancheras de Fernández fue un hecho cuando en 1983, luego de lanzar su disco 15 grandes con el número uno vendió un millón de copias. Al año siguiente, en septiembre, realizó un  concierto en la Plaza de Toros de México y logró convocar a cerca de 54 mil personas. Los éxitos consecutivos ya son parte de su historia.