Woody Allen se queda solo en Hollywood

Varios actores manifestaron su arrepentimiento por trabajar con el director Woody Allen, acusado de abuso sexual. 

Woody Allen, director de más de 50 películas y ganador de cuatro premios Óscar, enfrenta conflictos familiares y profesionales (Foto Prensa Libre: AFP).
Woody Allen, director de más de 50 películas y ganador de cuatro premios Óscar, enfrenta conflictos familiares y profesionales (Foto Prensa Libre: AFP).

Greta Gerwig, Mira Sorvino, Evan Rachel Wood, Ellen Page, Rebecca Hall o Timothée Chalamet afirman que están arrepentidos de haber trabajado con él y que no volverán a hacerlo.


Algunos de ellos, como Chalamet, Hall y Selena Gómez, protagonistas de su último filme, A Rainy Day in New York, donaron sus salarios a asociaciones que defienden a víctimas de abusos sexuales.

Woody Allen está en aprientos. Este jueves, su hija adoptiva, Dylan Farrow, reveló en una extensa entrevista con la cadena CBS los abusos que, asegura, le cometió su padre cuando ella aún era una niña. 

Dylan Farrow asegura desde hace años que su padre la toqueteó cuando tenía siete años, y en la entrevista dice esperar que ahora finalmente el mundo le crea, aunque las autoridades no hallaron pruebas y Allen nunca fue condenado.

La reacción de los actores de cine es una acción en solidaridad con Dylan, en medio de la creciente ola de denuncias de acoso sexual dentro de Hollywood y la industria del cine.

No obstante, un actor muy conocido ha saltado en su defensa. Alec Baldwin tuiteó su apoyo a Woody Allen el martes y recordó que las investigaciones de la época no hallaron pruebas de la culpabilidad de Allen.

Es “injusto y triste” que se le acuse, sostuvo Baldwin, para quien trabajar en tres filmes con el director fue “uno de los privilegios” de su carrera.

Niega los abusos

Allen y su esposa Soon Yi, durante la premier de "Cafe Society", en 2016 (Foto Prensa Libre: AFP).

El cineasta asegura que todo es un invento de su expareja Mia Farrow para vengarse porque Allen la dejó en 1992 por Soon-Yi Previn, hija adoptiva de la actriz y el pianista André Previn. Soon-Yi, que nació en Corea del Sur, tenía entonces 21 años, y Allen 56. Ambos están casados desde hace más de 20 años y tienen dos hijas adoptivas.

“Aunque la familia Farrow está cínicamente usando la oportunidad brindada por el movimiento Time's Up para repetir esta denuncia desacreditada, eso no la torna más verdadera hoy que en el pasado”, escribió Allen, de 82 años, en un comunicado divulgado el jueves.

“Nunca abusé de mi hija, como concluyeron todas las investigaciones hace un cuarto de siglo”, añadió.

“El hermano mayor de Dylan, Moses, ha dicho que vio a su madre hacer exactamente eso: entrenando incansablemente a Dylan, tratando de hacerle creer que su padre era un depredador sexual peligroso. Parece que funcionó, y tristemente, estoy seguro de que Dylan realmente cree lo que dice”, aseveró Allen.

Moses no se habla con su madre adoptiva ni con muchos de sus hermanos, y defiende a su padre hace varios años.

Conflicto familiar y público

Mia Farrow junto a su hija, Dylan Farrow, en 2016 (Foto Prensa Libre: AFP).

“Soy creíble y digo la verdad”, dijo a CBS Dylan Farrow, que está casada hace ocho años y tiene una niña de 16 meses. Allen “está mintiendo, y ha estado mintiendo por mucho tiempo”.

Farrow dijo que mientras su madre había salido de compras, su padre la llevó a un ático y le pidió que se acostara boca abajo y jugara con el tren de su hermano. “Mientras jugaba con el tren, fui atacada sexualmente… Como diría una niña de siete años, me tocó las partes privadas”, relató.

Dylan Farrow detalló los abusos de su padre por primera vez en 2014, en una carta abierta publicada en el New York Times. Y volvió a repetirlos recientemente en diciembre en una columna en el diario Los Angeles Times titulada: “¿Por qué la revolución del #MeToo perdona a Woody Allen?”.

Ronan Farrow, único hijo biológico de Mia y Woody Allen, cortó hace años toda relación con su padre y es el autor de una investigación periodística publicada por la revista The New Yorker que ayudó a derribar al poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, caído en desgracia tras ser acusado de acoso, agresión o violación por más de cien mujeres.