Los errores más comunes cuando el bebé gatea

Cuando el niño llega a la edad de aprender a gatear, hay errores que cometen los padres y que conviene evitar para que esta acción se desarrolle adecuadamente.

<br _mce_bogus="1"/>

1. La hamaquita o el maxi-cosi: sentado el bebé se convierte en un espectador pasivo en lugar de ocupar el lugar de explorador. Es una cuestión emocional, pero también física. Cada bebé nace con un determinado tono muscular, pero los músculos se desarrollan con el movimiento y el bebé sentado apenas se mueve, explica el sitio serpadres.es

No se trata solo de los músculos: el sistema nervioso central y periférico dependen del movimiento para desarrollarse. Se debería utilizar la hamaquita o maxi-cosi en momentos puntuales.

2. Sentarlo pronto: sentarlo no tiene ningún beneficio para el bebé (inhibe el uso de músculos fundamentales), así que no se debería hacerlo –salvo en casos puntuales- hasta que él lo haga solo, algo que ocurre hacia los 8 o 9 meses de vida. Algo relativamente común cuando sentamos al bebé pronto es que empiece a desplazarse sentado y no aprenda a gatear.

Lea también: En qué se entretiene el bebé de un año

3. Ponerlo de pie antes de tiempo: muchos padres comentan que su bebé no quiere gatear y solo quiere andar, y suele ser consecuencia de falta de espacio. Para que gatear sea estimulante, el niño ha de poder explorar lugares; no es nada interesante dar vueltas en el parquecito.

Además, si se le tiene en el parquecito, por ejemplo, lo único estimulante que puede hacer es agarrarse a las redes y ponerse de pie. Ocurre también si se deja en una habitación pequeña o con muchos obstáculos: no hay sitio.

Si esto empieza a ocurrir, se debe buscar espacios muy amplios donde pueda perfeccionar el gateo, como un parque de césped. Porque si no se siente cómodo gateando puede intentar pasar a lo siguiente, y saltarse etapas no reporta ningún beneficio.

4. Andadores: las piernas no están listas para cargar el peso, ni la espalda, y el bebé adopta una postura antinatural. Los andadores no aportan nada, incluso se han prohibido en países como Canadá por el número de accidentes provocan.

Consejo

No sirve cualquier suelo para que el infante gatee: uno frío, por motivos obvios (todo su cuerpo está en contacto con la superficie y se puede resfriar), ni un suelo con una mantita que se arruga conforme él se mueve.

Lo mejor es recubrir su habitación con una alfombra pesada y amplia, que no se mueva cuando él lo haga, o con piezas de puzzle de goma dura. Sea lo que sea que se ponga, durará hasta que gatee. Apoyado sobre cuatro puntos y a toda velocidad, el frío del suelo no debe preocuparle tanto.

Lea también: Mitos sobre el desarrollo del bebé

Los comentarios están cerrados.

1