Guatemaltecos trabajan en un proyecto ubicado en la Antártida, uno de los territorios más alejados y desconocidos del planeta

Samuel Hernández y nueve guatemaltecos más investigan el ámbito de las telecomunicaciones y antenas satelitales en la base McMurdo, ubicada en La Antártida.

Publicado el
Guatemaltecos trabajan en un proyecto ubicado en la Antártida, uno de los territorios más alejados y desconocidos del planeta
La base McMurdo, es una estación de investigación de Estados Unidos, las personas a diario deben usar cerca de 20 libras de ropa para sobrevivir a temperaturas por debajo del nivel de congelación. Foto Prensa Libre: jodeng/ Pixabay

Samuel Alexander Hernández Guarcas, de 23 años, es un guatemalteco, recién graduado como Ingeniero Mecatrónico en la Universidad Del Valle de Guatemala.

Actualmente, labora para una empresa de telecomunicaciones como ingeniero de campo supervisando proyectos técnicos relacionados a este tema en el interior del país, además de antenas satelitales y estaciones terrestres.

Recientemente fue seleccionado y aprobó los requerimientos necesarios para su primer proyecto de antenas satelitales fuera del país. Viajó hacia la Antártida y se unió a un grupo de nueve ingenieros guatemaltecos.

Con este proyecto buscarán trascender e impactar las industrias de telecomunicaciones en Guatemala y el mundo.

Los profesionales estarán ubicados en la base McMurdo en la Antártida

La base McMurdo (en inglés: McMurdo Station, cuyos residentes llaman Mac-Town) de Estados Unidos en la Antártida está localizada en el extremo sur de la isla de Ross, a orillas del estrecho de McMurdo, y a 3500 kilómetros al sur de Nueva Zelanda.

Es operada por el Programa Antártico de Estados Unidos, una rama de la Fundación Nacional para la Ciencia. La base es la comunidad más grande en la Antártida, con capacidad para 1258 residentes,​ y sirve como estación de investigación científica.

Sirve como centro logístico para la mitad del continente antártico, y actualmente está gestionado por Raytheon Polar Services (una compañía subsidiaria de Raytheon).

Hernández, en sus redes sociales compartió la llegada a la base, y escribió: “Tuve la oportunidad de subirme a un Boeing C-17 como con 10 libras de ropa encima, pero gracias a Dios todo salió bien en el vuelo. Este lugar es increíble y aún sigue pareciendo un sueño, más que todo por las vistas y lo diferente que es todo acá”. 

El guatemalteco explica que por ser temporada de verano se tienen 20 horas de día y las cuatro horas restantes se reflejan como atardecer, por lo que no ha visto la noche durante 15 días.

En su corta crónica también comenta que la vida en ese lugar le ha resultado lejos de todo lo acostumbrado y el escaso acceso a internet limita la comunicación con el mundo exterior.  Solo para subir las primeras fotografías le tomó casi un día.  “Mi hogar temporal es el BL155 de la McMurdo Station y todos aquí se sorprenden al ver a 10 guatemaltecos trabajando en un proyecto bastante importante para la estación”, agrega.

Detalles de la base

La base McMurdo, es una estación de investigación de Estados Unidos, donde las personas comen verduras enlatadas, duermen en habitaciones sin ventanas y a diario deben usar cerca de 20 libras de ropa para sobrevivir a temperaturas por debajo del nivel de congelación.

Desde su origen, cuando era un grupo de cabañas de la Armada estadounidense hace seis décadas, la base ha crecido hasta convertirse en una pequeña ciudad con más de mil residentes durante los meses más concurridos.

Hace tiempo esta base es el centro principal para el programa de investigación antártica más ambicioso. Cientos de científicos acuden cada año para estudiar los peligros de los hielos polares que se están derritiendo, los hábitos de apareamiento de los pingüinos, la historia profunda de la Tierra y los grandes misterios del cosmos.