Coronavirus: Traileros recibieron una sorpresa al pasar por el puente El Incienso

Largas jornadas deben cumplir los pilotos del transporte de carga para llevar la mercadería a tiempo, ellos son de los pocos que no pueden guardar aislamiento por el coronavirus.

Dos jovenes con guantes y mascarillas esperan el paso de los camiones de carga a la orilla de la ruta. (Foto Prensa Libre: Héctor Yumas)
Dos jovenes con guantes y mascarillas esperan el paso de los camiones de carga a la orilla de la ruta. (Foto Prensa Libre: Héctor Yumas)

La situación de emergencia por el coronavirus que actualmente se vive en Guatemala ha llevado a miles de personas a confinarse en sus casas, sin embargo, no todos pueden acatar esta medida por la naturaleza de su trabajo.

Bomberos, policías, médicos, personal de restaurantes de comida rápida y farmacias, son algunas de las personas que no pueden guardar el aislamiento requerido por las autoridades para minimizar los casos de contagio del covid-19.

Pero también están los pilotos del transporte pesado, quienes no entran dentro de las restricciones del toque de queda anunciado el 21 de marzo por el presidente Alejandro Giammattei.

A diferencia del resto de la población, Giammattei dijo que el transporte pesado puede circular a cualquier hora y, sobretodo, dentro de los horarios del toque de queda (4 de la tarde a 4 de la mañana) para garantizar que la mercadería que llevan se entregada a tiempo y, así, evitar el desabastecimiento de los productos de primera necesidad.

“Tuve que salir por necesidad y no por necedad y por mera casualidad en el puente del periférico vi esto…” dice una publicación compartida por el usuario Héctor Yumas.

La sorpresa fue provocada por unos jóvenes que, cubiertos con una mascarilla, decidieron instalarse en el puente El Inciencio y ofrecer comida gratis a los pilotos del transporte pesado.

Los jóvenes ofrecían comida gratis a los pilotos del transporte de carga en el puente El Incienso. (Foto Prensa Libre: Héctor Yumas)

 

Con las luces intermitentes, dos carteles hechos de forma improvisada y una hielera, los jóvenes estaban a la orilla de la ruta esperando el paso de los tráilers y camiones.

“Son unos patojos que decidieron salir con todas sus precauciones a entregar panes a camioneros en agradecimiento por mantener las tiendas abastecidas y transportar insumos básicos a la población”, dice la publicación compartida en Twitter.

A decir del usuario, al preguntar por qué estaban ahí, le respondieron: “los comedores cerraron y ellos vienen cansados y con hambre, no sabemos quién más se preocupará por ellos”.