1 año de coronavirus: parejas en la nueva normalidad

Reconciliaciones, crisis, separaciones e incluso el paso por la enfermedad son algunos ejemplos de lo que se ha vivido este año.

El amor en tiempos de pandemia sigue pasando por retos para mantener la armonía y el apoyo entre ambos.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
El amor en tiempos de pandemia sigue pasando por retos para mantener la armonía y el apoyo entre ambos. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

La vida en pareja también sufrió un cambio impactante durante la pandemia.

Mathilde y Julián están encerrados por la cuarentena. Ahí se dan cuenta de lo poco que se conocen, del terror que pasa Mathilde o de lo “despreocupado” que podría aparentar estar Julián frente a la rutina que cambia.

Las peleas, discusiones, la distancia emocional a pesar de estar juntos y los cambios en la intimidad también se reflejan en la vida de estos personajes que nacieron durante la pandemia y que son parte de una serie llamada Él y Elle, que presenta esta experiencia con la que seguro muchos se sienten identificados.

Esta serie experimental, idea de Sarah Barlondo (quien participó en la Mujer Maravilla 1984) fue dirigida por Zoom entre diferentes países en pleno confinamiento y se encuentra disponible en YouTube. Por su originalidad la serie recibió seis nominaciones en los premios Pantalla de Cristal 2020. Una curiosidad es que en la dirección de uno de los capítulos estuvo a cargo Keneth Müller.

En las cuatro paredes

La relación de pareja en este año de covid-19 ha tenido un cambio radical en cómo se percibía que era versus la forma en que cada uno lo está viviendo.

Juntos han pasado la incertidumbre que ha provocado esta enfermedad, de saber qué depara cada día y en algunos casos han manifestado problemas como la pérdida de empleo, el temor de incluso tocarse para no contagiarse, mientras otros han tenido que trabajar en el hogar y cada caso ha generado distintas emociones, algunas como angustia y ansiedad, explica la psicóloga Julissa Martínez.

La comunicación y el aprendizaje de la resolución de conflictos es importante para fortalecer la vida en pareja. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Es importante recordar que con al padecer la enfermedad no solo podrían quedar algunas secuelas físicas sino también emocionales en las que se necesita del apoyo mutuo. La compresión es necesaria, validar las emociones de la pareja y hacerle sentir que importa su manera de sentir frente a este año que no ha sido sencillo.

Una investigación que realizó la Asociación Benéfica de Relaciones del Reino Unido en más de dos mil personas, lo pone en evidencia. Las áreas comunes de conflicto para las parejas incluyen los niños (11%), las finanzas (10%) y opiniones desiguales sobre las reglas de encierro (9%).

Cerca de la mitad (42%) de todas las parejas han tomado con satisfacción el tiempo de calidad permitido durante la pandemia. Mientras un buen número (36%) ahora se siente más agradecido por su pareja.

Lamentablemente, una de cada siete parejas (14%) dice que el encierro les ha hecho darse cuenta de que su relación ha terminado. Además, el 4% de las personas descubrió una aventura virtual y el 3% supo de una aventura en la vida real.

El confinamiento y la pandemia ha sido toda una montaña rusa de emociones para las pareja. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

En una segunda parte de este estudio lanzado en febrero pasado también se estableció que de mil personas consultadas, 800 participantes estaban en relaciones de pareja, la mayoría casados o en una relación comprometida, y aproximadamente la mitad eran padres con hijos menores de 18 años que vivían en su hogar durante la pandemia.

Casi un tercio de las parejas informaron que el encierro tuvo un impacto negativo, empeorando sus relaciones que ya estaban en dificultades.

La gran mayoría de los padres en el estudio informaron disfrutar de pasar tiempo con sus hijos durante el encierro, sin embargo, tres cuartas partes se sintieron abrumadas por las responsabilidades del cuidado de los niños y han estado ansiosas por su educación.

Sobre los cambios

El mayor reto ha sido cómo reinventarse juntos, dice la psicóloga y sexóloga Yosahandi Alcalá. Tanto los noviazgos como matrimonios antes solo compartían ciertos horarios y tiempos por el tráfico, trabajo y tiempo personal y ahora han compartido más.

Para ciertas parejas el trabajo en casa ha significado más horas de lo normal frente a la computadora. Y el estar en casa con los hijos ha puesto a las parejas en un estado de mucho estrés. Martínez comparte que en las consultas lo más se escucha es que “las parejas se quejan de que el otro se mantiene de muy mal humor”.

Esto los empuja buscar nuevos caminos. “Antes el día a día los iba llevando y no había tiempo de reflexionar en ello, pero en estos meses muchos tuvieron la oportunidad de replantearse, “algunos se aburrieron porque estaban acostumbrados más a una vida más social y no en pareja”, dice la experta.

Una clave para esta nueva normalidad es recordar qué los unió y reconocerse otra vez, dice Alcalá. También es indispensable incluir actividades nuevas para ir creciendo juntos, hablar sobre qué les gusta del otro e ir trabajando en una misma sintonía.

¿Buscar ayuda?

En la actualidad cuando nos damos cuenta de que no se solucionan los problemas y se regresa una y otra vez al mismo punto, es preferible buscar asesoría. Esto solo refleja que se guardan los problemas por un tiempo y se debe encontrar la manera para no seguir peleando. La finalidad es llegar a una resolución de los conflictos, evitar acumular y guardar resentimientos.

Existe un gran número de psicólogos en al red y se puede acudir a ellos y buscar apoyo. En este punto, lo ideal es decidir con qué profesional podría la pareja llegar a sentirse más cómoda.

Lo que se debe buscar principalmente es llegar a acuerdos, aprender cómo solucionar los conflictos y entender las diferencias con el otro.

Vivir una separación

Martínez explica que perder a la pareja es uno de los momentos más difíciles de vida y esta pandemia ha traído también esta experiencia.
En caso sea por causa del virus, esto deja una huella indeleble, la cual no puede ser borrada como se haría con una muerte natural cuando se sabe que la pareja falleció por una enfermedad o un accidente, pero en este caso fue producto de una enfermedad que no se conoce por completo.

Surgen dudas sobre lo que va a pasar con los hijos o entra la angustia de qué hacer y qué pasará con quienes dependen de la persona, si ella llega a faltar.

Definitivamente, es un proceso de duelo diferente que también es importante procesar con el acompañamiento apropiado.

Alcalá también menciona que esta parte ha sido complicada para quienes han tenido una separación. Se pasan duelos, pero lo más difícil ha sido no tener el acompañamiento social que era frecuente, antes las personas se acercaban a sus amigos o a su círculo para pasar esta etapa, que actualmente les ha tocado vivir en casa, a distancia.

La crisis sanitaria actual y la necesidad de aislamiento pueden hacer que estos sentimientos sean aún más intensos, por lo que recomienda que la persona siga conectada a las redes de apoyo y se busque ayuda profesional, de ser necesario.

Consejos

Las expertas guatemaltecas Yosahandi Alcalá y Julissa Martínez también comparten algunas ideas para fortalecer el encuentro y la vida en pareja durante esta etapa.

  • Siempre la comunicación. Este es un punto esencial para mantener la armonía en la pareja. Es importante tener una convivencia en la que se pueda conversar de todo sin miedo, sin temor a ser juzgados o criticados o donde se haga de menos las opiniones del otro. En esta dinámica también se trata de escuchar y reconocer la otra parte de la historia y ser más comprensivos con la pareja.
  • Las citas frecuentes. Creen un espacio para compartir en el que hablen de ustedes sin llevar temas de trabajo u otros problemas. La idea es conectarse de nuevo. Este tiempo es vital para fortalecerse. Busquen actividades divertidas al aire libre, autocinemas, ver una película en casa, caminar, pasear en bicicleta o practicar juntos algún pasatiempo.
  • Confianza y tolerancia. Los dos son libres en la pareja. Cada miembro de la pareja tiene derecho a su intimidad, a desarrollarse en sus planes, amigos, vida social, tener sus aficiones y es importante que ambos respeten en no coartar la libertad del otro. Para ello se requiere en ocasiones de llegar a acuerdos sobre estos puntos. La confianza también es vital en la relación.
  • La vida sexual. Esta es una parte tan importante como las otras en la relación, sin embargo no es la principal. Va cambiando con la edad y en cada una es posible disfrutarla. La pareja no debe acomodarse y siempre debe estar buscando explorar espacios para mantenerse activos sin dejar que el cansancio, el estrés, los hijos o las preocupaciones dejen fuera este aspecto.