Adolescentes: ¿Cómo motivarlos durante la pandemia?

¿Cuál es el desafío de los jóvenes frente a la pandemia? Su sentimiento de invulnerabilidad frente al covid-19, alejarse físicamente de sus grupos de amigos y las jornadas de estudio son parte de las experiencias que viven.

Los adolescentes también enfrentan una época difícil durante la pandemia. 
 (Foto Prensa Libre: Julia M Cameron/Pexels)
Los adolescentes también enfrentan una época difícil durante la pandemia. (Foto Prensa Libre: Julia M Cameron/Pexels)

Daniel a sus 13 años está enfrentando la pandemia.  El 2020 le alcanzó con el cambio de nivel escolar porque está en primero básico y con un ciclo muy diferente al de toda su vida, sin mencionar que extraña a sus amigos.

Se siente a gusto con la plataforma digital porque prefiere estar en la pantalla que anotar muchas cosas en su cuaderno y describe que parte de lo mejor del día es juntarse por las noches con sus amigos a jugar un rato videojuegos en línea.  Una manera de estar unidos en esta vivencia.

¿Qué siente frente al covid-19? “Es una prueba de cómo mantenernos unidos durante la crisis y tratar de ver lo mejor…”, dice el joven adolescente que representa parte de la experiencia del grupo de su edad.

Marcela Ouro Preto, miembro de la Comisión de Infancia y Adolescencia FEPAL, describe en un artículo publicado que se ha asociado que los adolescentes son menos afectados por el virus, pero es necesario estar aislados para proteger a los otros, ya que pueden ser transmisores asintomáticos.  En Guatemala cerca de mil jóvenes menores de 20 han sido infectados.

“Podemos pensar cuántas fantasías puede generar esto, puedo llevar en mí un contenido mortal, que no sé si tengo, pero que puede matar personas muy queridas”, dice la experta.  Además lidian con pasar el día completo en familia que en algunos casos podría ser una gran experiencia y para otros una etapa de conflictos y también pasan por  pequeños lutos como no estar en sus actividades de bailes, espectáculos y otros encuentros.

En su diario vivir

Cada edad tiene diferentes emociones frente a la pandemia.  Algo inesperado para todos que  a ellos también les ha cambiado su mundo en la etapa en que los amigos son parte de lo más importante.

Los expertos también aseguran que a nivel académico un gran número de jóvenes se acoplan con facilidad a las clases en línea y a la nueva dinámica, pero no es sencillo para todos.

Aura Ambéliz, psicóloga clínica y educativa, expresa que en casa lo más importante es ofrecerles un ambiente de estabilidad emocional y darles un acompañamiento durante esta etapa.

“Al igual que todos debemos ser flexibles al cambio, acoplarse a la tecnología y hacer el uso correcto de ella para aprovechar este recurso”, menciona Ambéliz.  También comenta que es importante que el alumno exprese cualquier problema de concentración, dificultad en comprender temáticas y de esta manera que se busque apoyo de la institución educativa.

La experta comenta que se insiste en el tema de trabajo individual, pero a algunos jóvenes la modalidad grupal podría ayudarlos en su proceso de aprendizaje.  “Se pueden apoyar entre compañeros para avanzar y no significa que solo una persona tenga el trabajo sino de aprender en equipo”, agrega.

En casa también es esencial explicarles que ellos son responsables de sus avances educativos. “Esta etapa aunque es larga y pesada necesita de toda su atención porque de ella también depende su futuro académico y profesional”, agrega la psicóloga.

Silvia Milla, directora de nivel diversificado del colegio San Juan Bosco, comenta que el ideal es la unión de la comunidad educativa, tanto alumnos, maestros y padres.  “La comunicación y el acercamiento con la familia es esencial”, explica.

En el día los jóvenes necesitan espacios para divertirse. (Foto Prensa Libre: Baylee Gramling/Unsplash)

“Al estar en el colegio todo es muy uniforme, pero con esta crisis también se observan las diferencias y los adolescentes están influenciados por todo lo que pasa en su hogar y problemas que van desde limitantes tecnológicos hasta problemas familiares o el apoyo o nulo acercamiento de su familia”, dice Milla.

“El ideal es que no solo los maestros sino los padres estemos atentos y de presentarse un problema hablarlo para buscar estrategias y la flexibilidad”, expresa Lubia Guerra, madre de familia. “Como padres debemos apoyarlos para que no rompan su rutina, mantengan lo necesario para desarrollarse y buscar que en esta época se alimente de manera saludable”,  expresa.

La tecnología es la gran herramienta de los jóvenes. En este período el equilibrio en sus horarios es importante que tengan un espacio de comunicación con sus amigos. (Foto Prensa Libre: Artem Beliaikin/ Unsplash.)

Milla agrega que “al final no solo se trata de evaluar una nota sino de ver la interacción de los jóvenes y su motivación”.

Ligia Espel, directora de San Juan Bosco añade que es necesario darles palabras de aliento a los jóvenes y en el caso de los maestros evaluar la carga de trabajo para no exagerar y que los adolescentes también tengan espacios de convivencia con los suyos y sus amigos.

Los especialistas insisten en que el grupo familiar en sí tiene el reto de acoplarse a estos cambios que afectan a nivel laboral y educativo.

Daniel sigue con sus clases en línea, con la incógnita de cómo terminará este año escolar y disfrutando de ver películas en familia. Mientras llega el futuro todavía está indeciso si quiere estudiar arquitectura o administración de empresas.

¿Cómo motivarlos?

  • Mantener las rutinas es importante.   Esos límites permiten que se organicen tanto en trabajo como en descansos.  Permita que ellos hagan sus propios horarios en el que incluyan su arreglo personal, de su habitación, estudios, llamar a sus amigos, ver películas y otras actividades divertidas.
  • Evite hostigarlos.  Acompáñelos y haga un seguimiento de su día.
  • Aprendan en familia el manejo de emociones.  Durante la pandemia se podrían llegar a experimentar distintos sentimientos.  Expresarlos en familia o con los amigos ayudará.
  • Motívelos a que elijan una actividad que disfruten en el día como un ejercicio, meditar, dibujar, otras actividades artísticas, hacer videos, tomar una clase de  yoga o el aprendizaje de algo nuevo.
  • Piensen en los proyectos futuros.  De los resultados de este período depende también avances cuando llegue la “nueva normalidad”.
  • Hablen sobre cómo será el regreso a clase cuando se vea de nuevo con sus compañeros y amigos.
  • Permita un espacio para que comparta en el día con sus amigos en reuniones virtuales.
  • Compartan en familia con actividades que les unan.
  • Manténganse informados como grupo familiar de qué pasa con el virus, pero sin saturar el día de noticias.