Salvar el maíz tierno

Opinión

Ayer murió de hambre la niña que iba a ser nuestra primera astronauta. La mitad de los niños menores de cinco años padece desnutrición. Hace dos días, su hermana mayor, de 13 años de sobrevivencia y tres de escuela, fue unida forzosamente a un patojo de 17. Él trabajará una tierra prestada y estéril hasta que se le doble la espalda; ella parirá cinco hijos y hará los oficios de la casa el resto de su vida. Nunca serán lo que quisieron: un ingeniero agrónomo y una médica. Antes de que termine este día, 79 niñas y adolescentes quedarán embarazadas, algunas como fruto de una violación, otras como resultado de una cultura conservadora y miope que limita la educación sexual y reproductiva.

Yo a las niñas las quiero vivas

Opinión

Si me preguntan qué buena historia imagino para una niña guatemalteca, tengo muchas. Pero todas convergen en un mismo punto de partida: quisiera que cada una fuera amada y respetada desde el nacimiento, que cada una tuviera desde pequeña un techo que la protegiera de la intemperie, una cama donde dormir cada noche, y comida caliente para nutrir su cuerpo y su cerebro. Quisiera que, con miel en los labios, aprendiera las primeras letras, y que sus primeras palabras fueran “vida” y “libertad”.

Sobrevivientes del Hogar Seguro serán llevados a un centro con filtraciones en el techo

Comunitario

En total 41 niños, adolescentes y adultos con discapacidad, sobrevivientes a la tragedia del 8 de marzo en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, serán trasladados a un centro atención que tiene filtraciones en el techo y no cuenta con personal capacitado. No obstante un juez resolvió reubicarlos para el 21 de noviembre. La Secretaría de Bienestar Social aseguró que repará el centro.