Cómo apoyar a su hijo para que mejore su rendimiento académico

Estos consejos le ayudarán a tratar con la falta de rendimiento de su hijo en los estudios.

Los estudios son un reto para sus hijos, por lo que al detectar un bajo rendimiento es importante entablar un diálogo y desarrollar estrategias de mejora. (Foto Prensa Libre: Pixabay)
Los estudios son un reto para sus hijos, por lo que al detectar un bajo rendimiento es importante entablar un diálogo y desarrollar estrategias de mejora. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Los compromisos académicos son un reto para sus hijos, y cuando no muestran un rendimiento apropiado es común que los padres tomen acciones inefectivas y en algunos casos hasta contraproducentes.

El sociólogo Otto Rivera, secretario ejecutivo de la Coordinadora institucional de promoción de los derechos de la niñez (Ciprodeni) asegura que la comunicación y el buen ejemplo son herramientas que servirán a los padres para motivar a sus hijos.

“Es importante que haya diálogo para entender cuál es el problema; además, los padres deben actuar acorde con lo que instruyen a sus hijos, por ejemplo, queremos que nuestros hijos lean, pero ellos nunca nos ven leer a nosotros”, comenta el experto.

Rivera agrega que, para que los padres de familia puedan motivar a su hijo, ellos mismos deben sentirse motivados, al igual que los maestros que les imparten las clases.

De acuerdo con el experto, es necesario que el menor cuente con el acompañamiento de sus padres porque la falta de atención puede ser un factor que incide en el bajo rendimiento académico.

A continuación, le damos a conocer cinco consejos que le permitirán apoyar a su hijo en sus labores académicas para mejorar su rendimiento.

Diálogo: si su hijo tiene un mal rendimiento académico es importante entablar un diálogo abierto. Antes de los regaños y los castigos, trate de tener una conversación calmada para identificar el problema.

A partir de ese punto podrá trazar una ruta de acción para resolver la situación. Es importante que aprenda a escuchar y les dé a sus hijos la oportunidad de expresarse.

Lea también: Qué poner en la lonchera para que tu hijo tenga una refacción sana

Comunicación con el maestro: mantenga una buena comunicación con los maestros de sus hijos, especialmente con aquellos que imparten las clases que muestran el más bajo rendimiento.

Conversar les permitirá desarrollar juntos una técnica de estudio e implementen mejoras para que a su hijo mejore.

Esta es otra herramienta útil para identificar el problema. También será positivo que sus hijos vean a sus padres involucrados en sus actividades escolares, es decir, asista a las reuniones de padres y eventos similares que le permitan conocer mejor la institución educativa, los docentes y los métodos didácticos.

Un espacio apropiado: contar con un espacio apropiado brindará una mejor atmosfera para facilitar el aprendizaje de sus hijos.

Trate de brindarles un lugar con buena iluminación, ventilado y silencioso. También puede ayudar que sean sus hijos quienes decoren el lugar para sentirse en un ambiente más cómodo, agradable y que concuerde con su personalidad.

Si el lugar de estudios es atractivo para sus hijos ellos estarán en mejor disposición de hacer sus tareas y estudiar. Muchos padres hacen que sus hijos hagan tareas en el comedor o en la cocina, pero para apoyar la labor académica, es mejor contar con un espacio específicamente acondicionado para el estudio.

Los padres de familia deben comprometerse a participar de forma activa en el desarrollo académico de sus hijos. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

Refuerzo positivo: Muestre siempre una actitud positiva ante sus hijos, para que perciban a sus padres como un apoyo que los ayuda a superar el problema.

Es común que al ver la boleta de calificaciones los padres de familia se enfoquen solamente en los resultados negativos. Debe prevalecer lo positivo sobre lo negativo. No grite ni critiques porque esto solamente contribuirá a que sus hijos sientan más ansiedad.

Vea el bajo rendimiento de sus hijos como una oportunidad de mejora y no solamente como algo que “está haciendo mal”. Ese cambio de perspectiva podría ser beneficioso para sus hijos.

Motivación y reconocimiento: la desmotivación impedirá que sus hijos rindan de manera satisfactoria en los estudios y los padres, junto con los maestros pueden ayudar a que los estudiantes tengan un cambio de actitud.

Es importante que, en lugar de solamente hacer reclamos por el bajo rendimiento, también reconozca el esfuerzo y felicite por los buenos resultados. Premiarlos por el esfuerzo puede ser un mejor aliciente, que castigarlos o gritarles por resultados insatisfactorios.

Los padres de familia deben ser exigentes, pero es necesario que haya un equilibrio entre firmeza y cariño.

Debe hablar y corregir a sus hijos desde el cariño y el respeto.

Notas relacionadas

>Comienzan las clases y papá y mamá también deben prepararse

> Padres que manipulan a sus hijos después de una ruptura

>13 de los trucos más extraños que usan los padres para poner a sus hijos a dormir  

0