¿Cómo prevenir y eliminar los molestos piojos?

Aunque se piensa  que la pediculosis —infestación de piojos en la cabeza— se produce solo en condiciones de poca higiene, cualquier persona, especialmente  niños en edad escolar, puede contagiarse, por lo que hay que tomar  medidas preventivas o tratarlos con medicamentos aprobados, para evitar efectos adversos.

Publicado el

Las personas más afectadas  son  niños y niñas entre 5 y 11 años, sin importar los hábitos higiénicos de la familia o estatus social, explica la dermatóloga Helga Sarti.   A partir de los 12 años, los menores son más cuidadosos y toman las precauciones necesarias para no contaminarse, añade. 

La pediculosis no tiene consecuencias graves para la salud, pero es molesta por los picores que provocan. Los piojos habitan en la cabeza del ser humano y prefieren el pelo limpio para sujetarse mejor al cabello y empezar a alimentarse de sangre. Se contagian mediante el contacto de cabezas, cuando  los niños juegan en la escuela, en el hogar o en otras actividades, o  cuando  se quedan a dormir en casa de un amiguito.

Cómo eliminarlos

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU., los tratamientos contra los piojos,  por lo general, son seguros y eficaces, si se emplean de manera correcta. Algunos pueden causar picor o una sensación leve de ardor causada por la inflamación de la piel del cuero cabelludo. La mayoría de los productos pueden absorberse por la piel, por lo que hay que tomar las medidas de precaución en su empleo.

Los piojos pueden volverse resistentes al tratamiento, cuando este no se aplica de la manera adecuada, o cuando no se hace  un segundo tratamiento, como está indicado.

La higiene adecuada es fundamental para evitar que los piojos se vuelvan a pegar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

La mayoría de los tratamientos matan al parásito; sin embargo, retirar las liendres muertas que permanecen pegadas al cuero cabello constituye un trabajo de paciencia que debe hacerse en casa con un peine para ese fin, dice Sarti.
La ivermectina es un medicamento  muy seguro para administrar a personas desde los  2 meses de edad y tiene diversas funciones, que incluye la prevención de la infestación hasta por dos semanas luego de administrar el fármaco, añade Sarti.

El pediatra Byron Arana refiere que los pediculicidas eficaces son los champús con derivados de piretrinas —permetrina—. También recomienda la ivermectina, medicamento oral, en dosis única, que también se ha utilizado para tratar la parasitosis intestinal.

La pediatra Varinia Pinto, jefa de la Sección Materno-infantil del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, indica que el medicamento contra los piojos que se administra en los hospitales de esa institución es la permetrina. Este se aplica sobre el cabello limpio y seco y se deja actuar 10 minutos. Luego se enjuaga y se lava  con cualquier champú.

Las niñas con cabello largo son más propensas a que se le peguen estos parásitos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Para que este tratamiento sea efectivo, se debe repetir de 10 a 14 días después de la primera aplicación. “Como cualquier sustancia química, puede irritar o enrojecer la piel si el niño tiene sensibilidad alérgica a los componentes”, añade. No se debe aplicar sobre heridas o ronchas, y debe evitarse el contacto con los ojos.

“Lo que es tóxico para el parásito, lo es también para el huésped.   No se ha encontrado un insecticida que dentro de la dosis farmacológica recomendada demuestre carácter inocuo para quien lo utiliza”, refiere Carolina Guzmán, jefe del  Departamento de Toxicología de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia de la Usac. Se debe elegir productos que tengan número de registro sanitario en la etiqueta y seguir las instrucciones de uso.

¿Y lo natural?

Rosa Mutzus, experta  de RM Cosmética Natural, comenta que un tratamiento natural que actúa como repelente de piojos son los aceites esenciales de  aromas, como el árbol de té y eucalipto. Se aplica a diario en el cuero cabelludo y se deja actuar todo el día, como tratamiento capilar, pero sin efectos secundarios.

Aunque existen múltiples tratamientos tópicos y sistémicos, médicos y caseros, para prevenir el problema y tratarlo siempre es mejor consultar al médico de cabecera porque  algunos pueden llegar a ser tóxicos, sobre todo en los más pequeños, recomienda Sarti.

Los aceites esenciales son una medida natural para tratar la pediculosis. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Para prevenir la infestación de piojos, deben seguirse  medidas como evitar prestar peines, gorros y toallas, y revisar de manera frecuente el cuero cabelludo del niño con el peine.  Es importante que los padres mantengan hábitos de higiene como el baño diario.

 

Recomendaciones

  • Según se  consultó al Centro Guatemalteco de Información de Medicamentos (Cegimed), los pediculocidas, con registro sanitario, que se utilizan en Guatemala son la permetrina 1% y 5%, en champú, crema y emulsión tópica; y el ? benzoato de bencilo 25%, en loción, solución,  suspensión  y emulsión tópica.
  • La ivermectina  no es un producto autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) como pediculicida, añade el Cegimed.
  • Jamás utilizar   productos como  plaguicidas para uso agrícola o productos veterinarios. Pueden ser letales para los niños o adultos afectados.
  • No se  recomienda el empleo de emplastes de hierbas o plantas, que pueden resultar irritantes o causar quemaduras.