Cómo escoger la canasta navideña ideal

Regalar una canasta navideña es una excelente forma de demostrar aprecio a otra persona. Acá le compartimos algunos consejos para que la suya sea especial.

La canasta navideña es una de los regalos comunes durante la época de fin de año. (Foto Prensa Libre: Servicios).
La canasta navideña es una de los regalos comunes durante la época de fin de año. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Las canastas navideñas es uno de los regalos estrella durante la época de fin de año. Es común utilizarlas para demostrar agradecimiento y aprecio a familiares, amigos, compañeros de trabajo o a clientes nuevos de la empresa.

La demanda de este regalo ha sido tanta, que en los últimos años ha ido evolucionado y adaptándose a las nuevas generaciones. Actualmente encontramos variedad de diseños y propuestas en donde se destacan los productos gourmet y los artículos pensados para compartir.

Por lo tanto, debido a que lo más difícil ahora es saber cómo escoger la canasta ideal o cómo armarla, acá le compartimos algunos consejos para que en esta Navidad su regalo sea el más especial y personalizado.

Analice los gustos e intereses de la persona

La asesora de ventas, Amanda Estrada, comenta que el primer paso para escoger o armar la canasta navideña ideal es pensar en los gustos e intereses de la persona a la que se le regalará. Recuerde que los regalos personalizados siempre son la mejor opción durante esta época, porque demuestran atención, cariño y conocimiento hacia los intereses del agasajado.

“Regalar alimentos siempre es un reto, porque nunca estamos seguros al 100% si le gustan a la otra persona, porque hasta en las marcas varían gustos. Pero, mi consejo es que al menos el 30% de los productos incluidos coincidan con lo que consume la persona. El otro 70% podría ser un reto e invitarlo a que descubra nuevos productos. El hecho de invitarlo a conocer nuevas cosas también es un buen regalo”, dice Estrada.

Lo ideal de una canasta navideña es que al menos el 30% de los productos sean del agrado de la otra persona. (Foto Prensa Libre: Servicios).

La profesional indica que la canasta navideña debe llevar, al menos, cinco clases de productos. Lo importante es que todos creen armonía de sabores e invitan a la persona a combinar más de uno, en el momento que desee consumirlos.

  • Bebidas: En esta categoría puede incluir alguna clase de vino (tinto, blanco, rosado o espumoso), alguna otra bebida con alcohol que considere sea de su agrado. También puede agregar gaseosas o refrescos.
  • Snacks dulces: “Con los snacks es en donde comienza el juego del maridaje, porque si colocamos, por ejemplo, un vino tinto, en los snacks dulces no puede faltar un chocolate oscuro”, dice Estrada. También puede agregar algún tipo de galleta con el que pueda utilizar de merienda o postre luego de una cena navideña.
  • Snacks salados: De la misma manera que los snacks dulces, lo importante es crear combinaciones con los demás productos. De acuerdo con la profesional, estos alimentos es común combinarlos con los embutidos. Por ejemplo, si agregó algún tipo de jamón serrano, puede incluir una galleta salada para que se pueda crear alguna entrada. También puede planificar alimentos para “picar”, como manías o habas, aceitunas, champiñones,
  • Embutidos: A criterio de Estrada, los embutidos son los alimentos que se consumen en la mayoría de los hogares, por lo que incluir productos de este tipo pueden ser del agrado de la otra persona. Estos también deben crear sintonía con la bebida y los snacks salados.
  • Alimentos gourmet: “Si quiere que su canasta tenga una mejor impresión, agregue alimentos gourmet como jamones o quesos, que puedan hacer una combinación con su bebida. Este producto logrará que su canasta se vea más elegante y llamativa”, dice Estrada.

Al momento de escoger los productos que llevará su canasta recuerde las características de la persona a la que se la dará, ya que algunos podrían ser vegetarianos o ser intolerantes al gluten, por lo que su misión será realizar una canasta personalizada, en donde los productos cumplan con sus características.

“Si no tiene claros los intereses de la otra persona, lo recomendable es que la canasta lleve alguna temática que le guste. Por ejemplo, si a quien se la regalará disfruta ver películas, en los snacks no pueden faltar los poporopos y golosinas que pueda acompañar mientras ve filmes. Otra de las temáticas populares es alimentos fit, entonces puede buscar solo productos bajos en grasa”, explica Estrada.

El precio no es lo importante

De acuerdo con Luisa Reinoso, asesora de ventas, en diciembre el precio de los productos aumenta debido a la demanda que tienen las canastas navideñas. Por eso, no compre guiándose por el precio, sino por la calidad de productos y los gustos de la otra persona.

Los productos seleccionados pueden ser elegidos según el menú de la cena de Navidad. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Recuerde que lo importante es que la mayoría de los productos puedan ser consumidos por la persona a la que va a regalarle la canasta, porque lo ideal es mostrar su aprecio o agradecimiento por medio de este regalo. Entonces, tome en cuenta la calidad de los productos, su elegancia, prestigio y si alguno es consumido por la otra persona”, dice Reinoso.

La composición de los productos

Tome en cuenta que un regalo siempre es agradable por la vista; la primera impresión es la que cuenta. Hay que darle importancia a la composición de la canasta, creando armonía en todo lo que lleva adentro.

Reinoso comenta que hay diferentes formar de acomodar los productos: primero puede ser por tamaño. Los productos más grandes deben ir hasta atrás, con el fin de que todo lo que esté incluido en la canasta se pueda apreciar. Los más pequeños es aconsejable colocarlos hasta adelante o, encima de los medianos. Por ejemplo, una lata de jamón puede ir encima de una caja de galletas.

Si incluye vino en su canasta, lo recomendable es que se logre el maridaje con los alimentos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Otra forma de acomodarlos puede ser haciendo un maridaje de productos. Lo importante de esta modalidad es escoger alimentos que casen bien entre sí. “Una forma básica es, por ejemplo, si su canasta en total tiene 20 productos: 10 salados y 10 dulces, puede colocar los salados al lado derecho y los dulces a la izquierda. O si quiere hacer algo más complejo, puede colocar los productos haciendo un maridaje. Es decir, si algunos de sus productos son vino, uvas, queso, galletas y jamones, pueden ir juntos en un lado de la canasta porque son buenos acompañantes en la mesa. Todos pueden consumirse a la misma vez y hacer una fiesta en su paladar”, dice Reinoso.

Además, en la presentación también es importante tomar en cuenta la forma y el material de la canasta en donde se colocan los productos. Una buena guía es saber que los productos tradicionales pueden ir en una canasta rústica, mientras que los productos más modernos o de clase, puede ir en cestas más modernas.

Contenido relacionado

>Ideas modernas para elaborar una corona de Adviento

>Negocios: cómo impactar en época navideña

>Netflix adelanta la Navidad con el estreno de “Klaus”