Cómo iniciarse en la pintura siendo adulto

Si siempre quiso aprender a pintar, ¿por qué no hacerlo ahora? La edad nunca ha sido un impedimento para soltar la creatividad y disfrutar de los beneficios de este arte.

Archivado en:

adultosPintura
La experiencia acumulada en la adultez puede ser un motor para iniciar en la pintura. (Foto Prensa Libre: Servicios).
La experiencia acumulada en la adultez puede ser un motor para iniciar en la pintura. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Cuentan, quienes disfrutan de pintar, que plasmar cualquier idea en un lienzo es una actividad liberadora, transformadora. Que hasta tiene su parte terapéutica. Son estas experiencias las que muchos adultos buscan cuando se apuntan por primera vez a un curso de pintura, y es en ese momento en que también descubren que tienen mucho talento para dar.

La parte mala de todo esto es que hay muchas personas que, debido a ciertos mitos que se niegan a morir, dejan ir sus sueños de iniciarse en el arte porque creen que “si no se nace con ello” o “si no se aprende desde pequeño”, sus esfuerzos serán en vano.  Afortunadamente, todas esas creencias están infundadas.

La verdad es que si visitamos las academias de pintura del país y del resto del mundo, o incluso si leemos las biografías de grandes maestros que comenzaron tarde el arte como Claude Monet, Vincent van Gogh o Alex Katz, nos podremos dar cuenta rápidamente de que la edad no importa.

En el país hay varios centros en donde se imparten cursos de pintura y gran parte de sus estudiantes son adultos y adultos mayores. “En nuestra experiencia, la demanda de clases por parte de adultos, adolescentes y niños es por igual”, explica Alfonzo Alonzo, director artístico y académico de Estudio Garabato, donde se enseña pintura y dibujo digital. “Lo que sucede en muchos lugares es que no hay espacios y horarios adecuados para adultos”, agrega el experto.  Influye, además, que en las redes sociales e internet hay “una gran tendencia del consumo visual, del contacto con artes gráficos; hay una ventana a todo lo que se puede hacer y muchos de los que muestran su arte y lo consumen son jóvenes”.

Iniciar en la pintura siendo adulto crea un discurso más fuerte y madura en las obras de arte. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Para el artista visual Mendel Samayoa, reconocido cineasta guatemalteco quien también ha expuesto sus pinturas en galerías del país, comenzar de niño “es la ruta más sólida y adecuada”, aunque “no necesariamente facilita las cosas”. “Ayuda mucho estar en un medio (cualquiera) desde muy temprano para tener aliados, pero la experiencia de un adulto al iniciarse en las artes es un lugar muy interesante, pues el discurso es más poderoso. Y dado que la experiencia de vida no se puede adelantar, sirve estar en un momento fuerte, ya que el estilo es más certero y en muchas ocasiones más honesto”, opina.

La artista colombiana Pía Melo, quien recientemente inauguró una exposición de pinturas y esculturas en Guatemala, concuerda en que “el inicio de la pintura no importa. Lo que importa es plasmar lo que se siente, lo que se intuye al lienzo. Edad es eso, edad nada más”.

Es cuestión de actitud

Otro factor que suele alimentar los mitos es que, a medida que crecemos, vamos descuidando lo que Alonzo llama “el lenguaje audiovisual”. De acuerdo con el docente, “la habilidad del dibujo y la pintura es parte de nuestro pensamiento visual; sin embargo, se le da más importancia al uso del lenguaje matemático y verbal y vamos dejando afuera el audiovisual”. De ahí que muchos adultos consideren que sus habilidades para el arte están “oxidadas”.

La buena noticia es que nada se atrofia realmente en el arte, y todos tenemos la habilidad de expresarnos de manera creativa, aunque hayamos dejado mucho tiempo de pensar “en imágenes”. De hecho, toda la experiencia acumulada puede ser, en la adultez, un motor para la creatividad. “La apertura del alma no tiene edad. Creo que, entre más vivencias se tienen, más material se lleva por dentro”, opina Pía Melo.

La clave para iniciar esta actividad es la actitud y creatividad, según los expertos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

En sus años de experiencia como artista y docente, Alonzo dice que el verdadero factor que impide que los adultos se adentren en la pintura es “de actitud”. “Lo que hemos visto realmente como un reto es convencer a las personas que sí se puede. Esto (la pintura) es algo que todos podemos explorar sin importar quiénes somos o nuestra edad. Hay que atreverse a esa nueva experiencia de vida, de aprendizaje”.

El experto pone como ejemplo a los más pequeños y cómo es su actitud ante los retos creativos. “Si usted a un niño le da un papel en cualquier situación y le dice que dibuje algo, el niño no le tendrá miedo al papel; ningún niño le teme. En cambio, la mayoría de adultos ha necesitado más de un crayón para hacerlo. Es la actitud lo que tiene que ver ahí, o esa condición de haberse alejado tanto del papel. La solución está en reconectar con ese pensamiento visual”, comparte.

Beneficios

Adentrarse en el mundo de la pintura tiene varios beneficios, sobre todo relacionados con la salud y la socialización.

  • Muchos de quienes la practican, ya sea con un pincel real o digital en una tableta, lo hacen principalmente por el bienestar que les aporta la actividad, porque lo ven como un buen ejercicio para fortalecer la memoria, y porque en las academias pueden conocer a otras personas con intereses similares y su gusto por el arte.
  • Esta apertura a las artes trae consigo también el interés por empaparse de conocimiento, y es por eso que muchos de los alumnos comienzan a interesarse por acudir más a galerías y exposiciones, a involucrarse en el mundo de la pintura y otras expresiones.
  • De acuerdo con un estudio efectuado por la Universidad de Westminster, en Londres, las personas que visitaron una galería de arte durante su hora de almuerzo reportaron sentirse menos estresadas después.
La pintura ayuda disminuir el estrés de la rutina y del trabajo. (Foto Prensa Libre: Servicios).
  • Otra investigación relacionada con el tema fue realizada por la Universidad de Waterloo, en Canadá, y encontró que las personas tienden a recordar mejor la información cuando la visualizan y la dibujan, en lugar de escribirla o tomarle fotos. Es por eso que, como parte de terapia ocupacional, se le suelen asignar actividades de pintura a los adultos mayores.
  • Alonzo considera que uno de los grandes beneficios de la pintura es el desarrollo neurológico, pero además tiene incidencia en factores de manejo de estrés y en la creatividad. “Hay un beneficio en la habilidad mental e incluso estimula la memoria. Hay estudios que muestran que quienes dibujan tienen mejor memoria que quienes solo se expresan de manera verbal, porque todo este arte tiene que ver con captar y mantener la atención”.
  • Para el experto, a nivel físico también hay mejorías. “Recordemos que una sesión de pintura en una academia puede durar una hora y media, y todo esto relaja el sistema muscular; también beneficia entonces al sistema arterial”.

Consejos para empezar

Recomendaciones de los expertos para perder el miedo de iniciarse en la pintura y dejarse llevar por la inspiración para sacar al artista que todos llevamos dentro.

Primero hay que buscar un espacio adecuado para recibir las clases, dice Alfonzo Alonzo, director artístico y académico de Estudio Garabato. “Tiene que ser un lugar donde los alumnos tengan la motivación adecuada, materiales y metodologías pensadas para adultos, porque hay que enseñarles como adultos; no es lo mismo que cuando un niño recibe clases”, aclara.

Realizar una investigación previa para conocer el estilo y técnica de pintura que se desea realizar es importante para crear obras con más sentido. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Mendel Samayoa, cineasta y artista visual, considera que el adulto debe estar consciente de que entrará en un proceso de formación va más allá de la academia, y por ende deberá investigar. “Hay que informarse y propiciar un ambiente intelectual de las artes lo más profundo posible para no caer en banalidades. Luego, responder a estímulos personales para crear un estilo sincero, experimentar sin miedo, trabajar arduamente en su memoria muscular, cuerpo de trabajo y en su portafolio y planteamiento profesional”. Con él concuerda Alonzo, quien recomienda “animarse, buscar los espacios, esas experiencias. Vivimos en un mundo que necesita el arte, y es una forma de conectarnos con nosotros mismos”, dice el docente.

Los expertos coinciden en que nunca hay que dejarse llevar por la impaciencia o querer tener una obra maestra desde los primeros meses. Sobre todo, porque el arte siempre es subjetiva y conforme se adquiere experiencia y técnica, se empieza a desarrollar un “sentido” que le dice al artista cuál es su camino correcto, en lugar de lo que cree que la gente pueda apreciar. En su web, el profesor un pintor Hangel Montero recomienda a los novatos ir conociendo qué estilo de pintura se desea aprender (realismo, hiperrealismo, impresionismo, surrealismo, arte abstracto, etc.) y “soltarse”. “El pintor profesional o no, o el que ya tiene una cierta experiencia, pinta relajado, disfrutando de lo que hace, por eso su pintura es ‘fresca’, ‘suelta’ y ‘espontánea'”, dice el experto.

En base a su experiencia, la artista visual Pía Melo lo resumen en volver a ser niños. “Yo he visto los resultados de personas que se creen ineptas, que nunca han tocado ni la arcilla, ni un pincel en su vida, y al ver lo que pueden crear, ¡quedan incrédulos! Hay que soltarse, permitirse, y especialmente, volver a jugar sin pensar, como si fuera niño de nuevo. No hay límites”, dice.

La práctica y perseverancia son, como en cualquier hábito, la clave del éxito. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Otro consejo, que tiene mucho que ver con el anterior, es dejar la autocrítica a un lado. “Hay que permitirse la experiencia del arte y recordar que en el arte no hay nada malo, la diversidad alimenta la creatividad; el error muchas veces, como adultos, es pensar en cómo debería ser el arte”, dice Alonzo.

Hay que recordar que la paciencia y la perseverancia son claves. “Si realmente uno quiere aprender una técnica artística, hay que saber que al cabo del año o dos años de práctica es que empieza a entenderse todo, y en todo arte es así. Con la pintura muchos creen que si no se dibuja bien a la primera entonces ya no sirve para eso. Al igual que con la música, pasan años para tener esa maestría”, agrega Alonzo.

Contenido relacionado

>Pintor de San Lucas Tolimán destaca su arte en exposiciones en Austria

>7 razones comprobables de que el baile es bueno para la salud

>¿Remodelar la casa? Consejos y tendencias para hacerlo este 2020

0