Consejos para evitar ser padres sobreprotectores

Es común que los padres de familia quieran satisfacer las necesidades de sus hijos y evitar que se frustren por diferentes situaciones y ayudarlos a que cumplan con las metas que se proponen. Estas acciones, cuando son en exceso, pueden ser perjudiciales para su personalidad, por eso le compartimos algunos consejos para evitar la sobreprotección a sus hijos.

La sobreprotección es un problema que causa baja autoestima e inseguridad en los hijos. (Foto Prensa Libre: Servicios).
La sobreprotección es un problema que causa baja autoestima e inseguridad en los hijos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

La sobreprotección es algo que los padres de familia no pueden evitar, porque se da de forma natural e inconsciente. La mayoría suele cuidar en exceso a los niños de alguna forma, aunque parezca inofensivo y que no tiene impacto en su rutina. En ocasiones estas acciones son muy recurrentes y exageradas, que provocan consecuencias indeseadas en la personalidad del infante.

De acuerdo con la psicóloga Helen Muñoz, la sobreprotección puede darse de varias maneras. Algunos están pendientes de sus hijos de forma constante, otros son excesivamente cuidadosos con su salud o limitan las actividades de los pequeños para evitar que algo malo les ocurra.

“El punto clave de este problema es que los padres desean que nada les pase a los hijos, lo cual es imposible, porque lo único que logran es limitarlos a que desarrollen estrategias y habilidades con las cuales se puedan enfrentar al mundo. Las dificultades tarde o temprano se presentarán y ellos no sabrán cómo enfrentarlas”, explica la profesional.

Problemas interpersonales y desconfianza son consecuencia de la sobreprotección. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Además, los niños sobreprotegidos crean poca confianza en sí mismos. Se sienten incapaces de hacer las cosas por sí solos porque se acostumbran a que sus padres hagan las cosas por ellos y cuando no lo hacen, se pueden generar casos de ansiedad.

“Aunque muchas veces el adulto cuida excesivamente como una muestra de amor, es frecuente que el niño considere que lo hacen porque es inútil, lo cual afecta su autonomía”, dice Muñoz.

Para evitar que su hijo o hija se sienta de esa forma, a continuación, los profesionales aconsejan cinco estrategias para controlar el impulso de sobreproteger a los niños.

Permítales hacer sus actividades

Muñoz indica que los padres no deben hacer nada que el niño esté en capacidad de hacer por sí mismo. Hay que verificar que se mantenga en ambientes seguros, pero permitirles hacer cosas propias de su edad, si se llega a lastimar, cerciorarse que se encuentra bien y dejar que continúe jugando.

Hacer solos cualquier actividad aumenta la confianza en los niños. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Esta libertad hará que el pequeño confíe en sí mismo y en sus capacidades. Contrario a lo que le sucede a un niño sobreprotegido, que no se siente amado sino es inseguro y temeroso, porque ha aprendido que no puede enfrentar solo las situaciones de la vida.

Siga su instinto de padre

En algunas ocasiones, los padres presionan tanto a los hijos para que hagan perfectamente sus actividades, sin cometer algún error. Cuando se lastiman o se equivocan, los adultos creen que es porque no están cumpliendo su rol adecuadamente, lo cual es un error.

Su instinto como padre de familia es proteger al niño, pero con eso no evitará que se lastime o equivoque. Estos son procesos normales de su aprendizaje, que le ayudarán a tener madurez y confianza en sí mismo. Usted no está cometiendo ningún error al dejar que el niño se frustre o enoje.

Confíe en las capacidades de su hijo

Informarse acerca de lo que pueden hacer los niños según su edad cronológica le dará una idea de lo que ellos son capaces de hacer por sí mismos y así evite hacerlo por ellos.

Cuando le diga frases como “yo puedo” o “quiero hacerlo solo”, únicamente supervise cómo lleva a cabo la actividad. Deje que lo intente y aunque lo haga mal, motívelo para que siga intentándolo hasta que lo perfeccione.  Evite decir frases como “mejor lo hago”, “te tardas mucho” o “lo dejaste mal”.

Si el niño le pide hacer algo solo, déjelo y solo supervise que todo salga bien. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Recuerde que el trabajo de los padres es guiar a los hijos para que ellos sean autónomos y capaces de hacer lo que se propongan. Todo lo que se haga por ellos, cuando ya están listos para hacerlos por sí solos, los limita y frena su desarrollo”, enfatiza Muñoz.

Hagan un equipo

La psicóloga Ximena Dávila aconseja que los padres e hijos hagan un equipo para las responsabilidades que hay en el hogar. Delegarles actividades como hacer su cama o recoger su ropa fomenta en los niños la autonomía e independencia.

Estas actividades asignadas puede cambiarlas cada cierto tiempo para que se sientan capaces de llevar a cabo diferentes responsabilidades. Además, fomenta el sentimiento de trabajar en equipo para sacar adelante un hogar.

Programe actividades fuera del colegio

Practicar actividades fuera del colegio y del hogar también fomenta la autonomía y confianza de los niños, pero lo más importante es que le permiten hacer cosas por sí solos, sin la influencia de los padres. Cuando los pequeños hacen actividades fuera del hogar, en donde se mantienen sobreprotegidos, se sienten libres y aprender a manejar la frustración ellos solos.

Las actividades fuera del hogar le permite a su hijo sentirse libre y no ser controlado por sus padres. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Por ejemplo, para las madres que llevan a sus hijos a karate les cuesta ver cómo, algunas veces, sus hijos reciben golpes. Pero eso les ayuda a ellos a manejar las frustraciones por sí solos, a sentirse independientes y capaces de salir adelante sin sus padres”, dice Dávila.

Coordínese con su pareja

Ponerse de acuerdo con su pareja acerca de los límites que pondrán a su hijo evita que el niño crea que uno es el bueno y otro el malo. Al crear ambos un equipo de crianza ayuda a que él los vea como autoridad a ambos.

También ayuda a que el niño sepa el apoyo que puede recibir de cualquiera de sus padres y aprenda a tenerle confianza a los dos.

Como padre y madre de familia debe aprender a controlar sus impulsos de sobreprotección, para evitar daños a la personalidad de su hijo. Recuerde que es importante dejarlos vivir, que comentan errores y disfrutar de todas las actividades que deseen hacer. Esto les provocará seguridad y control a sus emociones.

Contenido relacionado

>¿Cómo apoyar a niños con dificultades emocionales y académicas?

>¿Su hijo tiene algún apego especial hacia algún objeto? Esta es la causa y los efectos

>¿A qué edad se les debe dar celulares a los niños?