Día de la madre: Las frases más reconocidas de las madres chapinas

Una madre tiene una lista peculiar de frases para cualquier situación que viva o que vivan sus hijos, siendo una muestra de amor y cariño.

Publicado el
madre
Las madres tienen muchas frases que recuerdan los guatemaltecos con cariño y nostalgia. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Una mamá, sea el tiempo que sea, siempre tendrá a la mano una lista peculiar de frases para cada momento de su vida, concretamente las que vive con sus hijos.

Algunas pueden sonar altisonantes, amenazantes o incluso graciosas. Lo que es una verdad es que cada una de las palabras dichas por ella están cargadas de amor, cuidado y preocupación para las personas que ama a su alrededor.

Desde una frase simple que demuestra que ella pocas veces se equivoca como “Te lo dije”, hasta la frase “Cuando tengas tus hijos, te acordarás de mí”, vaticinando un futuro semejante para sus hijos, con todo lo bueno y todo lo malo que eso conlleva.

A veces tenía que recordarles a sus hijos que el hogar no era un lugar de paso, remarcándolo con frases como “Esta casa no es un hotel”, o “No es restaurante para que cada uno pida lo que quiera”, ante el disgusto de sus hijo ante la comida que se servía en la mesa.

En momentos de mayor orgullo y felicidad, la madre siempre pone por delante a sus hijos antes que cualquier cosa. Desde un “ese es mi hijo”, cuando el éxito tocaba a la puerta de la familia, hasta un “es tu obligación y responsabilidad” cuando una nota perfecta en la escuela sorprendía hasta los propios hijos.

No importa si el calor se encuentra en su punto máximo, una madre siempre va a resguardar el bienestar de sus hijos pidiéndoles que lleven un suéter para cualquier “eventualidad”.

Y aunque varias de estas frases forman parte del dialecto general de una madre, hay frases propias de las madres guatemaltecas que uno rápidamente las identifica. Y pasaran mucho tiempo y estas frases seguirán siendo relevantes.

Y si tus amigos se tiran del puente, ¿vos también lo haces?”, ante la insistencia del hijo de ir a alguna actividad en la que van todos sus compañeros. Además, las madres lograban encontrar cualquier objeto que el hijo buscara desesperadamente, solo con decir “Y si lo encuentro ¿qué te hago”, era más que suficiente.

Las madres tienen varias frases que será recordadas a lo largo de la historia. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Lea también:  Día de la Madre: canciones de todas las épocas para dedicar este 10 de mayo

A una madre no le importa si sus hijos están jugando videojuegos, estando con tus amigos, con la novia o haciendo cualquier otra actividad, la hora de la comida es algo importante para una madre, y mucho más si le pide a su hijo que traiga, tanto las tortillas que acompañarán el plato, como la bebida.

De igual forma, la frase “¡Mijo, la ropa!” confirmaba los días lluviosos y la desesperación por sacar la ropa recién lavada.

Las madres, con sus “métodos alternativos” para llamar la atención de sus hijos, lo realizaban con una frase que era un símbolo de empatía: “Esto me va a doler más a mi que a ti”.

Una mamá se preocupa constantemente por sus seres amados, y lo manifiesta con varias frases reconocidas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Lea también:  Día de la madre: mujeres se adaptan a retos de la pandemia

Si el hijo o hija muestra actitudes rebeldes, la madre tiene una frase precisa para recalcar que ella es quien pone las reglas en el hogar, y que deben ser obedecidas por todos. “Soy tu madre y mientras estés en esta casa seguís mis reglas“.

Las madres tienen un don innato, un “sexto sentido” que les permite reconocer las mentiras de sus hijos. Por ello, la frase “¿Vos crees que nací ayer“, funcionaba perfectamente o también la frase “Cuando vos vas, yo ya vengo“.

La televisión siempre ha sido una fuente de entretenimiento para toda la familia, sin embargo, una madre al ver que sus hijos se la pasaban más tiempo de más viendo sus programas favoritos o jugando videojuegos, decía “no te pases viendo la tele tan cerca que te quedarás ciego“.

Todas estas frases, que los guatemaltecos recuerdan con nostalgia y añoranza, son la muestra de la presencia de una madre en la vida. El amor que dan de forma constante y las enseñanzas que recibimos todos por parte de ellas.