Ejercicio de los niños en el confinamiento

La actividad física es uno de los aspectos indispensables en la vida cotidiana de los menores, en especial durante la cuarentena.

Publicado el
A todas las edades el movimiento es parte de la salud integral.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
A todas las edades el movimiento es parte de la salud integral. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

El coronavirus ha llevado al mundo a mantenerse en casa y cambiar las dinámicas de vida. En esta etapa de confinamiento es importante fortalecerse en todo sentido y uno de los puntos principales para los niños es mantenerlos activos físicamente.

En el 2019, en un informe, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hacía énfasis de la importancia del ejercicio en los niños y en limitar el uso de las pantallas. Hoy, el reto es mayor debido a la cuarentena.

Guía y ejemplo

En casa las rutinas son indispensables para toda la familia, se sugiere despertar a la misma hora, cumplir con responsabilidades académicas y laborales, así como reservar un espacio para ejercitarse, dice Juan Pablo Zelaya, coach de salud con especialización en nutrición deportiva y acondicionamiento físico de alto rendimiento de The Fit Center.

Los padres serán un gran ejemplo para que los niños se motiven y aprendan sobre la disciplina.

La pedagoga Yucely Bouyssou, del colegio Manitas Creativas comenta que el mantener a los niños en movimiento es indispensable para fortalecer las habilidades motoras y físicas, además de aumentar sus defensas los relaja.

La estimulación comienza desde los primeros días que el bebé llega a casa, al jugar con sus manos y pies y buscar actividades que le estimulen.

La OMS establece un mínimo de actividad de 30 minutos de actividad diaria en los más pequeños.
Desde los primeros meses de vida es aconsejable que los niños no pasen demasiado tiempo en un carruaje, en una silla alta o en la espalda de alguien durante más de una hora ininterrumpida.

Bouyssou agrega que en esta etapa se sugieren ejercicios para aprender coordinación, sus reflejos y diferentes actividades.

En casa las rutinas de ejercicio son importantes y el ejemplo de los adultos es indispensable. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

También al llegar a los ocho y 10 meses el gateo será un gran estimulante para las neuronas del cerebro.
Entre los dos y cinco años el movimiento se incrementa y entre el tiempo de juego y ejercicios en que se mantenga activo debería sumar hasta tres horas al día. En esta etapa, el trabajo de equilibrio será de gran beneficio.

A partir de esta edad, el ideal tanto de niños y adultos es que se ejerciten durante un mínimo de 150 minutos diarios.
En la actualidad existen algunos programas en línea que enseñan rutinas para toda la familia.

Zelaya comenta que en estos días creó un programa especial familiar para fomentar la agilidad y coordinación en la que se cuenta con videos explicativos de cada ejercicio, sesiones diarias en vivo y se utilizan elementos, entre ellos: conos de entrenamiento, cuerda de saltar y una escalera de agilidad.

Samantha Clayton, exatleta olímpica y vicepresidenta de Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial de Herbalife Nutrition, comparte que cuando no se ha tenido experiencia en el ejercicio es posible comenzar por un tiempo corto.

Para principiantes, 10 minutos serán suficientes y luego con las semanas aumentarlo.

Podría comenzarse por movimientos circulares con los brazos, marcha y levantar las rodillas mientras se mueven los brazos hacia adelante, sentadillas y trotar en el mismo lugar.

Lo ideal es cumplir una meta diaria de 10 o 15 minutos, ir de menos a más y de ser necesario buscar ayuda profesional, dice Zalaya.

El coach insiste en mantener una postura adecuada para no lastimarse durante cualquier rutina adaptada.

Más ideas para ejercitarse

El tiempo de ejercicio convertido en juego y diversión será un estimulante para los niños. Aquí algunas ideas para poner en práctica.

  1. Las cuerdas no deben faltar en casa y es un juego divertido en el que pueden hacer competencias.
  2. Utilice latas vacías para crear un espacio de obstáculos y correr en zigzag, por saltos y estimúlelos a hacerlo en el menor tiempo posible.
  3. Ponga media libra de granos en una calceta o calcetín, amárrela entre los extremos y conviértala en pequeñas pesas para usar en las muñecas y talones mientras se ejercitan. También pueden utilizarse las bolsas selladas de arroz o frijol para convertirlas en pesas.
  4. El niño se acuesta boca arriba. A sus pies coloque una montaña de peluches y en el otro una palangana. La idea es que con los pies los tome, levante las piernas y deposite los peluches en la palangana.
  5.  Las pelotas son elementos que pueden usarse en múltiples juegos. Pasarlas con rapidez entre todos. Colóquenlas en el suelo y cada uno haga una flexión para tocarlas o bien pónganse uno frente a otro y mientras hacen sentadillas y se mueven a la derecha o izquierda pásenla uno a otro.
  6.  Retire por un momento el cepillo de la escoba y utilice el mango para hacer ejercicios como sentadillas. Recuerde mantener la postura.
  7.  El baile y otros juegos de movimiento con su propio cuerpo serán otra manera de divertirse en familia.