La importancia de la cercanía de los tíos en la crianza de los hijos

Los hermanos de los padres de familia son referentes importantes debido a la inspiración, complicidad y enseñanza que podrían ofrecer a los hijos.

Publicado el
El rol de los tíos frente a la crianza de los hijos
La cercanía de los tíos puede generar mayores niveles de confianza y seguridad en los pequeños de la familia. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

El papel de la familia frente a la construcción de la sociedad es básica puesto que desde allí se refuerza la idea de las relaciones entre personas, lejos de las esferas laborales o públicas.

Los miembros de estos grupos suelen aproximarse al reconocimiento de la pluralidad de personalidades dentro de espacios más cotidianos.

De esa cuenta, cabe destacar la figura de los adultos respecto a los menores y su influencia en el proceso de aprendizaje y crecimiento.

La psicóloga clínica Adalyd Belloso comenta que todos los adultos en un mismo espacio guardan la misma importancia en el desarrollo de los niños y jóvenes, ya que les transmiten conocimientos, influencias, y dan soporte físico, emocional y económico.

Aunque la mayor responsabilidad es atribuible a los progenitores, Belloso apunta que abuelos y tíos tienen la misma facultad de crianza, pero que en ellos surge otro tipo de vinculación que se nutre de la complicidad y confianza.

Los hermanos de los padres de familia también pueden ser modelos de conducta o de personalidad hacia los pequeños, puesto que influyen en medida que estén cerca de estos.

“Las personas con quienes se convive son un espejo de lo que los hijos quisieran ser, por lo que un tío podría convertirse en ejemplo para los sobrinos debido a las capacidades mentales, emocionales, laborales y creativas que tiene”, apunta Adalyd.

Es común que los menores se topen con distintos tipos de tíos. Esa pluralidad dependerá de la forma de ser de cada uno, y ayudará a que los pequeños se sientan (o no) cómodos con los hermanos de sus papás.

Hay tíos que bromean y que se interesan en sus sobrinos, mientras que hay otros que pueden ser más distantes. Estas características trazarán la relación entre ambas partes, pero también influirá el tiempo que dedique el adulto hacia con el menor.

Acerca de la autoridad y la proximidad

La confianza propiciada por los tíos -como ya se ha mencionado, en caso estos tengan una personalidad con mayor apertura y cercanía- se distingue con la de los padres cuando los hijos sienten menos temor o preocupación a la hora de abordar un tema con ellos.

Secretos, ilusiones o molestias personales de los menores pueden estar presentes en los diálogos que sostengan con sus tíos a quienes les tengan confianza. La psicóloga clínica Inés Zepeda apunta que los tíos “ideales” son aquellos que están cerca de sus sobrinos cuando estos más los necesitan. Lo anterior dependerá de qué tanto conozcan los adultos a los menores.

Un buen tío tiene además la facilidad de apoyar y motivar a que los menores exploten sus cualidades, dice Zepeda.

Al mostrar ese interés genuino, los menores pueden sentir mayor seguridad puesto que se trata de un adulto que  valida su experiencia. Esto decantaría en certezas como, por ejemplo, el que los niños o jóvenes sepan que hay un mayor -además de su principales encargados- que estará para ellos y que les puede mostrar la vida desde otra perspectiva.

Aunque la complicidad es habitual entre tíos y sobrinos, es necesario que los adultos mantengan un balance desde la autoridad a través de consejos, limitaciones y de ser necesario, regaños. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Sin embargo, Zepeda comenta que la autoridad es una implicación que todos los adultos tienen frente a un menor, por lo que no habría distinción en si un tío deba ejercerla, aun cuando demuestre afecto y complicidad.

Aunque se trata de un perfil que suele verse de forma más amigable, es necesario que los tíos propicien límites en cuanto a la crianza de los pequeños, dice Adalyd Belloso. Esto supone un reto para los adultos, ya que no deben caer en una especie de autoritarismo, pero sí preservar la cercanía y confianza.

Ser tío implica un balance con los sobrinos y mantener una posición de respeto ante las reglas de crianza establecidas por los padres o encargados de los niños y jóvenes, así como por reglas universales de corte moral, ético y societario

Más allá del rol que podrían desempeñar los tíos frente a los hijos, la importancia también radica hacia con los progenitores, sean estos sus hermanos o cuñados.  De acuerdo con Adalyd, los tíos pueden apoyar a los padres de familia al mencionarles o recomendarles -sin imponer- formas en que podrían desarrollar los vínculos de crianza con sus hijos, al tomar en cuenta cómo era la dinámica en casa cuando los adultos eran niños.

Reforzar el rol como tío

Inés Zepeda comenta que los tíos pueden desempeñar un rol idóneo en la crianza de los sobrinos en medida que mantengan una comunicación constante con los pequeños, así como con los padres. Esto permitirá que el tío tenga en cuenta la dinámica que se desarrolla en casa, y en especial, de las reglas que mantienen los progenitores.

La psicóloga argumenta que es necesario respetar las reglas de los padres, aunque estas no sean tan importantes para los tíos. De lo contrario, si llegan a contradecirse, podría generar una problemática de autoridad entre los hijos y sus encargados, e incluso podría decantar en un favoritismo por parte de los pequeños.

Los tíos pueden convertirse en un soporte emocional para los padres a través de la escucha cuando estos tienen dudas de cómo abordar algunas situaciones con sus hijos, o bien, cuando necesiten perspectiva de lo que les gusta a los menores, dice la especialista Zepeda. Los tíos podrían escuchar las inquietudes de los padres respecto a sus hijos y dialogarlas con ellos, solo si los progenitores piden ayuda.

Además de los padres de familia o encargados, los tíos pueden convertirse en figuras de soporte para los hijos. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Adalyd Belloso agrega que, para ser un tío presente, es necesario tener una apertura hacia las temáticas que los sobrinos deseen abordar sin juzgarlos. Esto reforzará cada vez más la confianza.

La manera asertiva de escuchar y orientar a los menores también será beneficioso para ambas partes. Siempre se deben tomar en cuenta los límites y consejos objetivos que los tíos puedan darle a los pequeños.

En cuanto a la cercanía, los sobrinos suelen agradecer cuando sus tíos se muestran presentes en momentos, circunstancias o lugares en los que necesitan de un adulto, expresa Belloso. Por ejemplo, el campo académico puede ser un espacio en el que los tíos muestren su apoyo.