En la tercera edad también se puede tener bella sonrisa

Los cuidados dentales deben comenzar desde que sale el primer diente y deben prevalecer a lo largo de la vida, con el objetivo de que la dentadura esté en óptimas condiciones cuando la persona llegue a la tercera edad.

Publicado el
Los adultos mayores, especialmente los que tienen diabetes e hipertensión, deben efectuarse chequeos dentales cada tres meses.
Los adultos mayores, especialmente los que tienen diabetes e hipertensión, deben efectuarse chequeos dentales cada tres meses.

“No existe una edad específica en la que los dientes empiezan a debilitarse o caerse. Esto depende de la higiene y los cuidados que tengamos en la niñez, adolescencia y adultez”, explicó el jueves la dentista Dayan Arias, de Clínica Dental Sonríe, durante El Consultorio, que se transmite por las plataformas digitales de Prensa Libre.

De acuerdo con la experta, lo que sí se debe tomar en cuenta es que a partir de los 60 años —o un poco antes antes— pueden aparecer algunas enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión, que pueden afectar la salud bucal. “Por ejemplo, la cicatrización en un paciente diabético es más lenta, por lo que la limpieza dental tiene que ser más cuidadosa, a fin de evitar heridas que posteriormente puedan complicarse”, agregó Arias.

Enfermedades

Los principales motivos de consultas odontológicas en adultos mayores están relacionados con las caries, la periodontitis —inflamación en las encías— y la xerostomía —sequedad buca—. “También podemos mencionar el bruxismo, que es un movimiento anormal o rechinido de los dientes, lo cual provoca el desgaste de las piezas”, comentó Arias.

Independientemente de la afección dental que padezca la persona de la tercera edad, se recomienda visitar al odontólogo de manera regular —cada tres meses—, porque el seguimiento médico debe ser más minucioso en esta etapa de la vida, agregó la invitada.

En la senectud se debe reducir el consumo en exceso de bebidas carbonatadas y alcohólicas, ya que causan sequedad bucal. Además, se debe evitar el tabaco, pues la nicotina aumenta la producción de placa bacteriana —sarro—, que podría debilitar la estructura ósea del diente y provocar la pérdida del mismo si no se trata a tiempo.

Prevención

La mejor forma de garantizar una sonrisa perfecta en la tercera edad es con la prevención. “Los padres tienen que alimentar bien a sus hijos para que sus dientes crezcan sanos. También debemos acudir con un dentista cada seis meses, con el objetivo de evitar caries y corregir la mala mordida, entre otros aspectos”, concluyó Arias.

Consejos prácticos

  • La higiene dental es importante en todas las etapas de la vida.
  • Las personas que tienen todas las piezas dentales deben cepillarse tres veces al día de manera convencional.
  • Es importante utilizar hilo dental antes del cepillado y enjuague  bucal al final.
  • Los adultos mayores que utilicen placas dentales no deben dormir con ellas.
  • Asimismo, estas prótesis deben lavarse con cepillos de cerdas duras y no se recomienda utilizar pasta dental, ya que el dentífrico puede causar porosidades en las placas. Lo ideal es utilizar jabón de manos para este fin.

Sequedad bucal

En la tercera edad se vuelve más frecuente el padecimiento de xerostomía o sequedad en la boca, la cual puede ser causada por el consumo de algunos medicamentos —diuréticos, analgésicos o antidepresivos—. “Cuando disminuye la producción de saliva, los dientes están más expuestos a  bacterias y gérmenes”, explicó la dentista Dayan Arias. Para reducir las molestias de esta condición, la experta recomendó hidratarse adecuadamente y evitar bebidas alcohólicas y tabaco.