Las uvas podrían evitar el desarrollo del cáncer de piel y de mama

En la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla (España), se desarrolla un estudio que probará terapias que podrían ayudar a atacar el cáncer.

En Sevilla, España se están desarrollando estudios que involucran una sustancia que tienen las uvas para detener el desarrollo del cáncer. (Foto Prensa Libre: Servicios)
En Sevilla, España se están desarrollando estudios que involucran una sustancia que tienen las uvas para detener el desarrollo del cáncer. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Liderados por la doctora Ana Paula Zaderenko, un equipo de investigadores inició la fase preclínica para establecer si una sustancia natural que tiene la uva puede ayudar a evitar que se desarrollen ciertos tipos de cáncer.

Se trata del ácido tánico, presente en la uva y el café, que actúa evitando que las células tumorales se reproduzcan induciendo a su muerte.

A través de terapias inteligentes, los investigaciones han logrado arrojar los resultados in vitro que muestran la capacidad para reducir tumores como el de la piel, sin afectar la piel sana.

Según explicaron en un comunicado, estas nanopartículas funcionan en doble vía. Primero son dotadas de un sistema que dirige un fármaco exclusivamente a las células tumorales. Esto es posible por un anticuerpo, capaz de leer las señales que activan su división descontrolada, y a una molécula que dificulta la entrada en células sanas.

Una vez en el interior, el contenido de la partícula se libera, impidiendo la división celular del cáncer y provocando su muerte.

Hasta el momento, el trabajo se ha desarrollado sobre el cáncer de piel y de mama, ya que ambos tienen en común la producción en grandes cantidades de una familia de proteínas clave para la división celular. Sobre ella, el ácido tánico actúa de manera preferente interfiriendo la cascada de señales que estas provocan en el tumor.

“En una primera aproximación, hemos visto que inyectando de forma intratumoral la nanopartícula, ésta induce la muerte de las células cancerosas disminuyendo el tamaño del tumor, pero se trata aún de resultados muy preliminares y hay que seguir desarrollándolos mucho más”, señala Zaderenko, la investigadora principal del estudio.