Estos zapatos están prohibidos si tiene problemas de columna

Al momento de escoger sus zapatos, tome en cuenta las actividades que realizará con ellos y, sobre todo, su comodidad. Al sentir algún dolor en la espalda y presentar problemas en la columna, evite cierto tipo de calzado.

En realidad, ningún calzado debería molestarnos y lo más común es tener dolo en los pies. Al sentir dolor en la espalda, es importante chequearse con un médico y dejar de usar los zapatos que nos causan molestias. (Foto Prensa Libre: Servicios).
En realidad, ningún calzado debería molestarnos y lo más común es tener dolo en los pies. Al sentir dolor en la espalda, es importante chequearse con un médico y dejar de usar los zapatos que nos causan molestias. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Nuestra columna vertebral es una estructura ósea fundamental que nos ayuda a mantener el centro de gravedad, es decir, nos da soporte y nos permite la movilidad; también protege nuestra médula espinal, la cual se encarga de la transmisión de impulsos nerviosos. Así que es importante que la cuidemos y tomemos medidas básicas como las posturas correctas al sentarnos, al estar de pie y al recoger objetos pesados.

También es importante que tomemos en cuenta otros elementos para el bienestar de nuestra columna. El calzado es un accesorio que forma parte de nuestra vestimenta diaria que, además de dar abrigo y protección de nuestros pies, también tiene fines estéticos que solemos buscar para combinar con nuestros atuendos.

Aunque los tacones luzcan elegantes, si nos provocan molestias, debemos dejarlos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

De acuerdo con Arturo Guerra, traumatólogo especialista en columna vertebral, en la actualidad existen zapatos con nuevos diseños que no necesariamente son ergonómicos para el paciente. Así que la clave para comprar el par correcto es verificar la comodidad para realizar las actividades para los fines para los cuales los busca.

Al momento de escoger nuestros zapatos, debemos tomar en cuenta los momentos en los que los vamos a utilizar, de manera que siempre nos sintamos cómodas. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Si es de uso diario, deberá considerar si su trabajo implica estar de pie o caminar todo el tiempo; de igual forma, si lo que busca es el calzado correcto para realizar ejercicio, debe definir específicamente qué ejercicios realizará para proteger su columna y sus rodillas.

¿Cómo saber qué tipo de calzado evitar?

En general, al tratarse de la columna vertebral, el calzado no debería de dar algún problema en los pacientes, expresa Guerra, más que alguna incomodidad en los pies. Sin embargo, si al utilizar cierto tipo de zapatos usted siente molestias en la espalda y dolores frecuentes, lo mejor será evitarlos.

Si sentimos dolor en la espalda al utilizar ciertos zapatos, debemos dejar de usarlos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

En niños

Además de las situaciones en las que los va a utilizar, el calzado también dependerá de la edad de la persona, dice Juan Jorge García, traumatólogo ortopedista. La niñez es una etapa en la que se empieza a desarrollar la psicomotricidad gruesa, por lo que, para facilitar sus movimientos, necesitará un calzado ergonómico. ‘Se recomienda un tenis por sus características de ser liviano y flexible, así como tener una talonera reforzada’, agrega.

En los niños, es importante que los zapatos sean ergonómicos, ya que están en pleno desarrollo de su psicomotricidad. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Tacones

Asimismo, García dice que, en mujeres mayores de 45 años, los recomendable es utilizar un tacón de no más de 5 centímetros, que sea cuadrado o corrido. Según Guerra, esto se debe a que, al utilizar tacones muy altos, aumenta la carga en la columna, pues tira el peso hacia el frente y su uso prolongado puede causar dolor en la espalda.

A partir de los 45 años, lo ideal es comenzar a utilizar tacones gruesos y cómodos para nuestra postura. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Aunque, generalmente, el tacón de aguja no debería causar problema, al presenciar dolor podría ser una señal de que existe un problema mayor y es importante acudir con médicos especialistas.

También debemos procurar que nuestros tacones no superen los 5 centímetros. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Zapatos planos

Sin duda, este tipo de calzado tampoco es el más adecuado, especialmente si tiene problemas de columna. Lo aconsejable es que sus zapatos cuenten con un ligero tacón que le permita distribuir el peso entre el talón y la región metatarsal.

Debemos evitar que nuestro calzado sea totalmente plano, para cuidar la postura de nuestros pies. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Según García, sabemos que el zapato plano (o con poca suela) nos está causando molestias cuando sentimos dolor en el talón. ‘Al utilizar con frecuencia este tipo de calzado, aumenta la tensión en el tendón de Aquiles y de la fascia plantar, causando ciertas patologías como la tendinitis de Aquiles’, explica.

¿Qué características debería tener su calzado?

Al comprar sus zapatos, tome en cuenta las actividades que realizará con ellos y si realmente sentirá comodidad al utilizarlos. Recuerde que es importante que estos tengan amortiguación para evitar dolores en la espalda. Para adaptar mejor el calzado a sus necesidades, agrega Guerra, existen las plantillas disponibles en el mercado.

Para un calzado adecuado a nuestros pies, es importante tomar medidas y ayudarnos con plantillas. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Asimismo, debe recordar que la sujeción del pie es una de las funciones del calzado, así que debe evitar los zapatos que no los sujeten correctamente, ya que esto hará que mantenga una postura incorrecta y haga un sobreesfuerzo muscular con la planta del pie.

Las plantillas permiten que nuestros pies tengan una mejor posición. (Foto Prensa Libre: Servicios).

García agrega que, más allá del calzado que utilice, es importante que mantenga el peso ideal y que realice ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, los cuales son clave para mantener bien sus pies, tobillos, rodillas y cadera.

Lo ideal es realizar ejercicios de estiramiento para fortalecer nuestros músculos y huesos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Guerra recomienda que realice diariamente los ejercicios de Williams y los de McKenzi, los cuales ‘le ayudarán a tener una columna adecuada, una musculatura adecuada, fortalecida y que no nos dé dolor’.

 

Contenido relacionado:

>Por qué la vida moderna nos da dolor de espalda (y qué sencillos movimientos pueden evitar que necesitemos cirugía)

>La enfermedad reumática que ataca a los jóvenes

>Por qué duele tanto la espalda

0