La mejor actitud ante lo que pueda venir

Claves para afrontar con fuerzas y predisposición positiva los retos psicológicos y emocionales que nos esperan en 2022.

Publicado el
La mejor actitud ante lo que pueda venir
En 2022 hay que estar fuerte física y mentalmente. Foto Prensa Libre: IMEO

En las principales áreas de nuestra vida: estado de ánimo, equilibrio mental, vida social, familia y estabilidad económica porque, “cuando cambia el viento, hay que ajustar las velas”.

“Se instauró la tendencia de entablar relaciones amorosas a través las redes mediante aplicaciones o ‘apps’, por lo que aquellas personas que han rechazado anteriormente esta manera de relacionarse afrontarán el reto de adaptarse a esta modalidad y saber gestionarla”, según la psicóloga sanitaria Pilar Conde.

“Un reto importante para 2022 consistirá en recuperar el estado de ánimo y retomar aquellas dinámicas saludables para el bienestar emocional, para lo cual va a ser necesario “obligarnos” a nosotros mismos a retomar ciertas actividades de manera progresiva, aunque no nos apetezca hacerlo”, sugiere la psicóloga Pilar Conde.

Para afrontar de modo positivo y constructivo los retos que nos aguardan, Conde recomienda “valorar lo que tenemos en el presente y agradecerlo, tomar decisiones, emprender planes de acción, actuar y responsabilizarse de los cambios que haya que realizar y dejar de sentirse una víctima”.

La mejor actitud ante lo que pueda venir
En el nuevo año toca ajustar nuestras “velas psicológicas y emocionales”. Foto Prensa Libre: EFE/EPA/MAURICIO DUEÑAS CASTAÑEDA

Es imposible cambiar la dirección del viento, pero podemos ajustar nuestras velas para aprovecharlo y evitar que nuestro barco zozobre, señala un proverbio del que hay distintas versiones, con ligeras variantes, pero que vienen a significar lo mismo: la necesidad de adaptarnos a las nuevas circunstancias que nos depara la vida y buscar el modo de superarlas.

Cuando soplan vientos de cambio, y quizá de tormenta, como ahora, en lugar de quejarnos de las corrientes de aire o esperar que modifiquen su trayectoria, es preferible ser realista y ajustar nuestras “velas psicológicas y emocionales”, indican tanto el sentido común, como los conocedores de la psique humana.

La psicóloga Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen,  traslada a Efe algunas claves para afrontar de modo positivo y con una actitud favorable los retos personales que, posiblemente, nos aguarden en el año que comienza, en las facetas más destacadas  de nuestra vida.

PAREJA: NUEVAS TENSIONES Y RELACIONES

“En base al actual contexto y las tendencias en curso, los principales retos para las parejas serán: iniciar una relación, consolidar la presente o superar una crisis matrimonial, en unas circunstancias especiales como las que vivimos”, según Conde.

“La situación vivida desde comienzos de 2020 ha derivado en la generación de tensiones financieras en los hogares y problemas laborales, lo que afecta a la pareja y a la convivencia”, señala.

Por otra parte “ahora volvemos a tener más oportunidades de ocio que facilitan conocer a personas de la manera tradicional, por lo que habrá es que adaptarse a esta situación”, según esta experta.

La mejor actitud ante lo que pueda venir
Para Conde es y será muy importante seguir retomando el contacto presencial con las diferentes amistades, tanto las más íntimas como aquellas puntuales. Foto Prensa Libre: EFE/EPA/YOSHUA ARIAS

“Adaptar nuestra conducta y pensamiento a conceptos y situaciones cambiantes, novedosas e inesperadas; escuchar con atención a la persona con la que conversamos; dejar de lado las ideas preconcebidas y fomentar la comunicación con nuestra pareja, son actitudes que nos ayudarán a afrontar estos cambios de una manera positiva”, según Conde.

ESTADO DE ÁNIMO: HORA DE PONERSE EN MARCHA

“La pandemia ha tenido un gran impacto en el estado de ánimo de las personas, debido a la reducción de las actividades, el aumento de las situaciones de estrés y la disminución de contacto físico con la ‘red social de apoyo’, compuesta por aquellas relaciones que integran a una persona con su entorno humano”, ratifica Conde.

“Por lo tanto, un reto importante para 2022 consistirá en recuperar el estado de ánimo y retomar aquellas dinámicas saludables para el bienestar emocional”, asegura.

“Para afrontar este reto, va a ser necesario “obligarnos” a nosotros mismos a retomar ciertas actividades”, según Conde.

“Un estado de ánimo decaído invita a no hacer, y esto es justo lo que mantiene y empeora dicho estado de ánimo”, advierte.

“Por eso, tendremos que forzarnos a ir retomado aquellas actividades que nos producían salud y bienestar y dejar de lado de manera progresiva las contrarias, aunque sintamos que no nos apetece hacerlo”, recomienda.

EQUILIBRIO MENTAL: MIRAR NUESTRO INTERIOR

“Trabajar sobre el equilibrio mental, requiere sentirse en paz con uno mismo, un estado en el que los pensamientos, emociones, valores y acciones tienen que estar en sintonía”, señala la psicóloga de Clínicas Origen.

Añade que dicho equilibrio tiene que producirse “en todas las áreas vitales de la persona, como por ejemplo el trabajo, el ocio, la pareja y la salud, entre otras, porque cuando un área está gravemente afectada, afecta al equilibrio de las otras”.

“Desarrollar la capacidad introspectiva, es decir la mirada hacia nuestro interior, y practicar actividades que potencien la conexión con nosotros mismos, como la meditación, el ‘mindfulness’ o la atención plena al aquí y ahora, y las técnicas de relajación es de gran ayuda para recuperar y mantener el equilibrio mental”, según Conde.

Por otro lado, recomienda tomar decisiones y plantearnos objetivos “de mejora respecto de nuestra vida y hacer planes de acción para ir acercándonos a nuestros objetivos”.

VIDA SOCIAL: RETOMAR EL CONTACTO PERSONAL

Para Conde es y será muy importante “seguir retomando el contacto presencial con las diferentes amistades, tanto las más íntimas como aquellas puntuales, dado que venimos de una etapa de distanciamiento social, a causa de la pandemia”.

“El retorno al entorno laboral de manera presencial, también va a requerir adaptarse de nueva a las diferentes interacciones laborales, con los jefes y compañeros de trabajo”, incide la experta.

Para Conde, la actitud más favorable para afrontar este reto consiste en “cultivar la asertividad (expresar nuestra opinión de manera firme pero sin agresividad) mejorar la comunicación, proponer planes y después involucrarse activamente esas actividades que hemos establecido”.

FAMILIA: REENCONTRARSE CON UNO Y LOS DEMÁS

Durante la pandemia la familia con la que se convive se convirtió para muchas personas en el núcleo principal de apoyo, con el que se pasaba la mayor parte de su tiempo,  por lo que al cambiar la situación esta relación va a tener que redefinirse, “reduciendo el tiempo de interacción familiar y compartiéndolo con las otras facetas de la vida”, según Pilar Conde.

Para afrontar este reto, Conde recomienda “mantener la independencia emocional, es decir, hacernos cargo de nosotros mismos en todos los sentidos en vez de depender de los demás, así como abrirnos a nuevas experiencias e interacciones con otras personas”.

La mejor actitud ante lo que pueda venir
La vida familiar suele ser un gran aliciente vital. Foto Prensa Libre: IMEO

En lo que respecta a los familiares más lejanos, con quienes no convivimos, esta psicóloga aconseja: “retomar los contactos, así como los eventos familiares y las expresiones físicas de afecto con nuestros seres queridos”.

“Venimos de una etapa en la que los eventos familiares han disminuido y las interacciones y expresiones de afecto, también se han visto mermadas”, advierte.

“Expresar y recibir afectos, y abrirse a las interacciones familiares, resulta fundamental”, de acuerdo con Conde.

ESTABILIDAD ECONÓMICA: CONFIAR Y ACTUAR

“La estabilidad profesional y económica, así como las posibles deudas que se hayan adquirido durante los últimos años, van a estar presentes en 2022”, según la experta.

“Si nuestro trabajo o nuestra economía no cubren los mínimos necesarios, esto genera elevados niveles de estrés y tensión tanto a nivel personal, como a nivel familiar y social, por lo que será necesario confiar en nuestras propias capacidades, estar abiertos a un cambio de trabajo o a la posibilidad de emprender una actividad o negocio, para afrontar este reto”, concluye Conde.