Mamás saludables: los chequeos médicos que necesita hacerse cada año

Hay exámenes generales que siempre es bueno hacerlos de manera anual, para conocer cómo está funcionando el organismo.

Publicado el
Mamás saludables, chequeos médicos que necesita hacerse cada año
Existen datos estadísticos que han llevado a definir aquellos exámenes rutinarios que las mujeres deben practicarse temporalmente de acuerdo a su edad. Foto Prensa Libre: Shutterstock

El cuidado de la salud es un aspecto que todos deben tomar en cuenta para evitar complicaciones futuras, pero en el caso de las mujeres y específicamente las madres, hay chequeos rutinarios que se deben considerar.

Existen datos estadísticos que han llevado a definir aquellos exámenes rutinarios que las mujeres deben practicarse temporalmente de acuerdo a su edad, su estado de salud en general, los antecedentes familiares y los problemas de salud que pueda estar presentando.  Para empezar, es importante acercarse al médico de confianza, que dependiendo de la sintomatología le sugerirá los exámenes que podría realizarse.

De forma general, existen algunos chequeos que pueden considerarse básicos, estos son:

  • Mamografía: se recomienda realizarla de manera anual, a partir de los 40 años de edad. Se toma una imagen de la mama con dosis baja de rayos X para visualizar su interior. Esto ayuda a la detección temprana de enfermedades o anormalidades en el tejido, que pueden llegar a ser indicios de cáncer de mama. Es preferible llevar un control a través de este examen, especialmente si hay antecedentes en la familia.
  • Papanicolau o citología vaginal: se sugiere realizarla cada tres años. En este examen se toman células del cuello uterino y se analizan a través de microscopio. Se realiza para detectar cáncer de cuello uterino y enfermedades de transmisión sexual, entre otros padecimientos. Si existe la posibilidad de haber tomado muchos anticonceptivos antes de tener hijos o si se tuvo hijos después de los 35 años, se puede tener mayor riesgo para padecer cáncer de útero o de mama.
  • Densitometría ósea: en la postmenopausia debe practicarse este examen para saber cómo están sus huesos. Al estar o haber pasado esta etapa, se corre mayor riesgo de padecer osteoporosis.
  • Endoscopía y colonoscopía: estos se realizan especialmente cuando hay antecedentes de cáncer gástrico en la familia. De manera general, deben practicarse de forma rutinaria cada cinco años, luego de los 55 de edad. Pero si hay antecedentes, deben realizarse dos años antes de la edad en que el familiar empezó a padecer del cáncer y, luego, hacerlos cada año.
  • Glucosa: se recomienda practicar exámenes de glucosa anuales y conocer si existe tendencia a la diabetes, especialmente cuando alguien de la familia la ha padecido. Lo importante será detectarla a tiempo para mantenerla bajo control y evitar complicaciones futuras.

Hay exámenes generales que siempre es bueno hacerlos de manera anual, para conocer cómo está funcionando el organismo. Por ejemplo, las pruebas de hematología, heces y orina completas sirven para detectar posibles alteraciones de triglicéridos, colesterol, creatinina y otros. Es recomendable visitar a su médico para revisiones rutinarias, él le sugerirá si es necesario practicarse algunas de las pruebas mencionadas anteriormente u otros más específicos como un ultrasonido pélvico, vaginal o mamario, entre otros.

El autoexamen sirve para hacer una inspección de las mamas por cuenta propia a través del tacto y la vista, es importante que cada mujer conozca el aspecto normal de sus mamas, desde edades tempranas. Se recomienda hacerlo cada mes porque se debe evaluar el estado de ellas para identificar cambios en su aspecto. Si se notara algo diferente, se puede comunicar al médico para determinar lo que se deba hacer.

 

Fuentes: Laura Lorena Velásquez Paiz, médica y cirujana; Estudios de salud que toda mujer debe hacerse, Salud Digital, Fundación Carlos Slim; Autoexamen de mamas para la toma de conciencia sobre el cáncer de mama, Mayoclinic.org; Papanicolau, Medlineplus.gov.