Algunos consejos para llevar las finanzas en pareja

La economía en el hogar es un tema que debe hablarse, planificarse y llegar a acuerdos. A continuación, se presentan algunos consejos para lograrlo.

Las parejas deben tener reuniones formales en las que analicen sus ingresos y egresos. (Foto Prensa Libre: Servicios).
Las parejas deben tener reuniones formales en las que analicen sus ingresos y egresos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

De acuerdo con los expertos en pareja, los temas que más conflictos provocan en las relaciones son la vida sexual, la educación de los hijos, la interacción social o familiar, los planes a futuro y la situación de las finanzas. Sin embargo, el último aspecto puede incidir negativamente en los anteriores.

“Afortunadamente, cada vez estamos siendo más conscientes de que los noviazgos o los matrimonios son complejos, pues debemos hacer que coincidan dos visiones del mundo que, muchas veces, pueden ser distintas”, dice la psicoterapeuta Clara Salazar, quien agrega que la economía es un tema delicado y que merece especial atención.

Para Salazar, los problemas financieros, si no se atienden a tiempo, pueden acabar con un matrimonio, debido a que en sociedades como la nuestra, el buen manejo de la economía familiar incide en la educación de los hijos, la salud, el bienestar y la estabilidad del hogar. “Incluso, hay parejas que merman su vida íntima debido a la falta de dinero”, analiza la experta.

Para llevar una buena economía en pareja es vital tener una conversación formal para determinar los gastos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

El manejo de las finanzas es un tema que se debe hablar en el comienzo de la relación; es decir, se recomienda que los novios establezcan, desde el principio, acuerdos sobre cómo pagarán las cuentas en común, así como las salidas a comer, las entradas al cine y los viajes, entre otros.

Si la pareja decide dar el siguiente paso, se compromete y empieza a planificar la boda, la dinámica debe cambiar y la comunicación debe ser más fluida y analítica. A criterio de Alberto Galicia, coach en ahorro y finanzas, la ceremonia debe adaptarse a las posibilidades de los novios. “Es fundamental no pedir préstamos o incurrir en gastos que nos obligarán a empezar una vida de esposos con limitaciones”, recomienda.

En cuanto a la convivencia, sin importar si el matrimonio comienza o lleva varios años, es importante llevar un control sobre las finanzas en el hogar, con el fin de evitar problemas y tener una relación armoniosa y estable.

A continuación, Salazar y Galicia ofrecen algunos consejos para que usted pueda hacer su propio manual para llevar las finanzas en pareja.

Diálogo formal. El primer paso es la comunicación en pareja. Pero no se trata de un diálogo casual o convencional, sino debe ser una charla formal, en la que los implicados utilicen calculadoras, computadoras y libretas de apuntes. “Una cosa son las reuniones en las que los esposos hablan sobre varios temas y otra muy diferente es sentarse a debatir sobre el presupuesto familiar. Esto debe ser tomado con la seriedad del caso”, asegura Alberto Galicia, coach en ahorro y finanzas, quien aconseja planificar un día entero para este fin. La pareja necesita definir cuáles son sus prioridades en el gasto familiar.

 Asesoramiento profesional. La pareja es quien conoce mejor su situación económica, pero nunca está demás buscar asesoramiento de personas externas. “Un experto en finanzas brinda herramientas para hacer presupuestos, buscar alternativas de ahorro y determinar qué gastos se pueden reducir. Recordemos que los hogares, desde el punto de vista económico, deben ser vistos como pequeñas empresas”, enfatiza Galicia.

 Sinceridad en los ingresos. Para la psicoterapeuta Clara Salazar, un aspecto fundamental es la transparencia y la sinceridad de la pareja. “Si decidimos pasar el resto de la vida con el ser amado, no debemos tener ningún problema con decirle cuánto ganamos”, afirma. En ese sentido, la experta recomienda hablar con la pareja y llegar a un acuerdo para que el tema del sueldo no sea un problema. Es decir, ninguno de los dos debe ocultar la cantidad de dinero que recibe cada quincena o cada mes. Al contrario, esa confianza puede servir para estrechar los lazos afectivos.

Una clave para tener una economía familiar estable es planificar los gastos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Otro aspecto fundamental es determinar qué tipo de aporte harán para el presupuesto familiar. “Por ejemplo, la pareja debe definir si ambos darán la misma cantidad de dinero o, si por el contrario, será proporcional a sus ingresos”, destaca Galicia. Según el coach en finanzas, cuando ambos ganan casi lo mismo es más fácil, pues deciden dar un aporte igualitario; sin embargo, cuando la diferencia de ingresos es muy grande, lo ideal es que el aporte sea proporcional a lo que ganan. “Actualmente es muy difícil encontrar una familia en la que solo uno de los dos sea el proveedor, por lo que es necesario que la responsabilidad sea compartida”, recomienda Salazar.

 Galicia aconseja establecer un presupuesto en el que se incluyan ingresos, egresos imprescindibles, gastos opcionales, ahorro e imprevistos.

 Egresos fundamentales. Se debe definir, en mutuo acuerdo, cuáles son esos gastos imprescindibles, así como sus montos. Dentro de este rubro entran la alimentación, el alquiler o la cuota de la hipoteca, la colegiatura de los hijos, la gasolina para el carro o el monto para el transporte, los artículos de higiene personal, el agua, la luz y el internet, entre otros servicios básicos. “Es decir, estos pagos deben hacerse sin excepción y en una fecha determinada”, enfatiza Galicia.

 Gastos consensuados. Aunque no lo parezca, los gastos opcionales son los que más conflictos pueden causar. “Esto ocurre porque no hay duda de que debemos pagar agua y luz, pero cuando se trata de cosas que no son tan necesarias, las discrepancias empiezan a surgir”, dice Salazar. Ante esto, Galicia recomienda hacer un listado de posibles “caprichos” y tener como regla que, antes de gastar en ellos, siempre se llegará a un consenso.

 Montos personales. “Si tomamos en cuenta que un matrimonio es la unión de dos seres individuales, nos daremos cuenta que también es necesario tener espacios personales e independencia. Con el presupuesto sucede lo mismo”, analiza Salazar. La psicoterapeuta recomienda que, en la medida de lo posible, cada quien tenga asignado un monto, el cual puede gastar a su conveniencia, sin que la pareja le cuestione el motivo. “Esto es importante para que no haya una cadena imaginaria que se convierta en una carga”, agrega.

Al momento de establecer un presupuesto es importante destinar un porcentaje al ahorro. (Foto Prensa Libre: Servicios).

 En términos ideales, un núcleo familiar debería ahorrar el 20 por ciento de los ingresos, afirma Galicia; sin embargo, aclara que actualmente es algo difícil, pues el costo de la vida es alto. “Sin importar la cantidad, es necesario contar con un ahorro mensual. Este puede servir para futuras inversiones, imprevistos dentro del hogar o emergencias de salud”, aconseja el coach. Además, para Salazar, el ahorro en pareja también sirve para establecer metas en común y luchar por ellas. “Si queremos ahorrar para comprar un carro nuevo, los dos tendremos que hacer esfuerzos, pero la satisfacción de alcanzar el objetivo nos hará crecer como pareja”, dice la psicóloga.

 Plan de crisis. También es importante que la pareja dialogue y establezca un plan de acción si uno de los dos se queda sin empleo. “No se trata de ser pesimistas y estar pensando en lo negativo, pero el despido es una posibilidad”, asegura Galicia. Agrega que es bueno saber con claridad qué medidas tomará la familia si alguien se queda sin trabajo, como tomar una cantidad de los ahorros o iniciar algún emprendimiento.

 Inversiones a largo plazo. Si la estabilidad financiera del hogar lo permite, es bueno incluir dentro del presupuesto un monto para invertir en inmuebles. “Aumentar el patrimonio es una excelente opción, ya que más adelante se pueden mudar a una vivienda nueva y empezar a generar ingresos extras con los alquileres”, dice Galicia.

 Viajes, vacaciones y gustos personales. Para Salazar, es un error excluir del presupuesto los montos designados para el ocio, pues estas actividades son necesarias para fortalecer el amor y los lazos familiares. “El dinero para viajes o vacaciones no son prioridad, pero sí pueden incluirse”, aclara Galicia, quien agrega que pueden ser salidas de fin de semana o viajes anuales que deben ser pagados con los ahorros. “Evitemos endeudarnos por esos gustos personales que, aunque son importantes, no son de vida o muerte”, puntualiza el experto en finanzas.

Otras recomendaciones

Para ahorrar en pareja, el psicólogo Melvin Arellano ofrece los siguientes consejos:

  • Utilizar la tarjeta de crédito de manera prudente, para evitar atrasos en los pagos y un cobro excesivo de intereses.
  • Para ayudar a las finanzas familiares se debe evitar comer fuera. “Es más barato y saludable comer en casa. También es más económico organizar el menú y que los dos lleven comida al trabajo”, sugiere Arellano.
  • En la medida de lo posible, es bueno reducir el uso del carro. “Si hay dos vehículos, traten de organizarse para solo utilizar uno. Eso ayudará a economizar el dinero que gastaríamos en parqueo o gasolina”, aconseja.

Contenido relacionado

>Cuando la pareja nunca deja de trabajar, ¿qué tanto afecta la relación?

>Relaciones de pareja: ¿Por qué siempre repetimos el mismo patrón?

>Cómo ayudar a la pareja cuando tiene problemas emocionales

0