Novedosa técnica trata hernias de disco, sin cirugía

El dolor de espalda es una de las razones más frecuentes por las que la mayoría de las personas visitan al médico.

La imagen  muestra el procedimiento de una discectomía percutánea. (Foto: Clínica Viba)
La imagen muestra el procedimiento de una discectomía percutánea. (Foto: Clínica Viba)

Este malestar que interfiere de manera negativa en la calidad de vida del paciente afecta a ocho de cada 10 personas. El dolor puede ser leve y constante, hasta punzadas agudas repentinas que dificultan el movimiento, explica el médico Otto R. Villagrán Quiñonez, de ViBa, Clínica de tratamiento del dolor, en Quetzaltenango, quien da más detalles de esta dolencia en la siguiente entrevista.

¿Cuáles son las causas más comunes de dolores en la espalda?

Hay factores de riesgo que hacen que algunos sean más propensos que otros al dolor de espalda, entre estos edad, genética, riesgos laborales, peso, postura o embarazo.

Las causas más comunes de dolor de espalda son: hernias de disco de la columna vertebral, osteoartrosis (envejecimiento de los discos y articulaciones de la columna vertebral), espasmo muscular, osteoporosis, fibromialgia, Síndrome de cola de caballo (compresión o inflamación de las raíces nerviosas que están debajo del cono medular), cáncer o infección en la columna. Son muy pocos los casos en que se necesita recurrir a una cirugía.

¿Por qué ocurren las hernias de disco?

Ocurren cuando una parte del disco que está en medio de las vértebras se desplaza hacia atrás y comprime la salida de las raíces nerviosas. El disco se puede salir de su lugar (herniarse) o romperse. Cuando esto sucede, puede haber presión sobre los nervios que salen de la columna que causan dolor, entumecimiento o debilidad —cuando se afecta el nervio ciático recibe el nombre de ciática—. La parte baja de la columna es el área más común afectada por una hernia de disco. También se afectan los discos del cuello, de la espalda alta y media. Las hernias discales ocurren con mayor frecuencia en los hombres de mediana edad y de edad avanzada.

¿Cómo se hace el diagnóstico correcto?

A través de historia médica y examen físico del paciente. Se solicitan radiografías o resonancia magnética o tomografía axial computarizada del área afectada, así como análisis sanguíneos.

¿En qué consiste el tratamiento?

El primer tratamiento para una hernia discal es un período corto de reposo, toma de analgésicos, seguido de fisioterapia y ejercicios aeróbicos de bajo impacto. Si con esto no hay alivio, antes de pensar en la cirugía, el paso siguiente es el tratamiento intervencionista, que son procedimientos especializados, dependiendo de la causa del dolor. Entre estos se pueden mencionar la inyección de antiinflamatorios en las raíces nerviosas afectadas, la discectomía percutánea y la discólisis percutánea con ozono.

¿Hay tratamientos innovadores?

En la actualidad se está haciendo un procedimiento sin necesidad de cirugía. Es seguro, con buenos resultados, que disminuye considerablemente el tiempo de recuperación del paciente. Este se llama discectomía percutánea; se hace con la ayuda de Rayos X, para seguridad de los pacientes y exactitud del tratamiento. No se necesita dar anestesia general.

¿En cuánto tiempo se debe ver mejoría?

En las primeras 24 horas después de la discectomía percutánea el paciente ya muestra alivio de al menos el 30 o 40 por ciento del dolor, que se va aliviando hasta llegar a un 80 por ciento o más en los días siguientes.