“Educar con amor”: algunas pautas para lograrlo

Ser padres lleva una responsabilidad de guiar y orientar una nueva vida y requiere de prepararse emocionalmente. Perder la paciencia con los hijos es común, lo importante es saber abordar este sentimiento para que ninguno salga dañado.

El tema de la crianza de los hijos representa una gran responsabilidad.   El psicólogo Arturo Archila comenta que los primeros siete años son fundamentales para todo el desarrollo de los infantes.

La Organización Mundial de la Salud ha explicado que el concepto de desarrollo abarca no solo los aspectos físicos sino también los cognitivos, lingüísticos, socioafectivos y temperamentales.

Archila comenta que para lograr niños sanos en todo sentido se requiere de adultos responsables, padres comprometidos, que desde antes de empezar su rol se preparen para ello.

“El problema inicial es que casi nadie se cuestiona por qué va a tener hijos o tienen una idea vaga al respecto”, comenta.

Gabriela Minera, psicóloga de PsicoSalud comenta que tener un hijo es uno de los acontecimientos más importantes y emocionantes de la vida, también suele ser uno de los más desconcertantes y estresantes. “Se debe considerar como un reto inmenso el criar y educar a nuestros hijos. Es importante ser consciente de lo mucho que puede cambiar la vida al llegar un hijo. Si los padres están convencidos y conscientes de la crianza y cuidado de sus hijos esto será el mejor regalo de sus vidas”.

Los niños demandan toda la atención de los padres y éstos deben tener una salud emocional estable para llevar acabo esta tarea. “Si uno de los padres no es capaz de llevar a cabo el cuidado y crianza de sus hijos es recomendable llevar en cierta medida acompañamiento psicológico”, agrega la psicóloga.

En momento de estrés

Se dice que el estrés en sí mismo no es negativo. Se asegura que la parte negativa del estrés es de qué forma se conlleva y cómo se sale de éste, agrega Minera.

La experta agrega que el nivel de estrés se determina de acuerdo al umbral de tolerancia que se tiene ante este. Para sobrellevar un día estresante y actuar de manera asertiva con nuestros hijos es necesario hacer un análisis objetivo de cómo utilizamos nuestro tiempo en nuestro trabajo, nuestro hogar y con nuestros hijos y poner prioridades.

Lo fundamental es saber delegar responsabilidades en cada ámbito diario, aprender a diferenciar lo importante y lo urgente y gestionar de forma adecuada las situaciones diarias y darnos cuenta de qué es aquello que nuestros hijos realmente necesitan.

(Foto Prensa Libre: Servicios)

Es importante cubrir de forma positiva y con amor cada necesidad de nuestros hijos teniendo en cuenta la edad que tengan, por ejemplo, no es la misma exigencia y cuidados que demanda un niño de cuatro años a un niño de 12.

“Los niños tienen una enorme capacidad para captar el estado de ánimo de sus padres, por lo tanto es aconsejable para los adultos tener presentes unas pautas de comportamiento que hagan más fácil la relación con sus hijos y contribuyan a la estabilidad emocional dentro de la familia y no afectar su entorno. Los padres bajo ningún motivo deben descargar su estrés o cansancio con sus hijos porque ellos al crecer pensarán que la forma de lidiar con el estrés es de forma negativa”, explica Minera.

Es recomendable que los padres reconozcan los momentos duros y difíciles por los que pueden estar pasando los niños e interiorizar que son parte de su propio desarrollo y crecimiento emocional.

La interpretación que realicen de sus vivencias diarias depende en gran parte de ellos mismos, ya que siempre hay personas que viven situaciones similares que sobrellevan sus obligaciones con alegría y positivismo.

Es necesario enseñar a los hijos que en el diario vivir habrá días buenos y días malos y que de todos se aprende algo y que es importante hacerles saber a los hijos que las males acciones no deben volver a cometerse para no volver a tener un resultado negativo en su vida diaria.

Educar con amor

Uno de los mayores retos como padres es promover actitudes positivas.  Además de enseñarles a tener buena conducta, responsabilidad y destrezas interpersonales.
“Cuando educamos con amor nos convertimos en adultos responsables, respetuosos y llenos de recursos”, dice Minera.

(Foto Prensa Libre: Servicios)

Minera comenta que se sabe que se está educando en esta vía cuando existe respeto muto, se les ayuda a aprender de los errores, no se reciben castigos que los dañen emocionalmente y se motiva constantemente.

“Los padres no deben seguir actuando como jefes, deben adquirir la habilidad de ser líderes democráticos. Los padres deben aprender habilidades sociales y de vida de una manera respetuosa y alentadora para los niños para aprender a tener una crianza positiva y asertiva. Es necesario para los niños que se sientan parte de su familia, de su comunidad, de su escuela para poder hacer de ellos seres estables emocionalmente”, dice Minera.

Al respecto la psicóloga también hace énfasis en aclarar los roles de padres e hijos. “Por ejemplo, los adolescentes anhelan la seguridad de saber que sus padres les entienden, aprecian y aman por encima de todas las circunstancias, pero también necesitan independencia lo que podría sentir al padre como excluido de la vida del adolescente”, agrega.

(Foto Prensa Libre: Pixibay)

En esta etapa de adolescencia es vital además valorizar la comunicación y el tiempo juntos.  Los padres deben escuchar sin juzgar y guiar cuando es necesario.

Los hijos necesitan hablar con los padres, mantener conversaciones familiares desde el amor y el cariño, los hijos deben ver a los padres como los mejores confidentes.

 

Contenido relacionado:

>¿Su hijo tiene algún apego especial hacia algún objeto? Esta es la causa y los efectos
>Apps para reforzar la lectura y escritura en niños
>Consejos básicos de seguridad para sus hijos, evite que corran peligro

0