Qué es la artrosis, una enfermedad que causa dolor en las articulaciones (y puede afectarnos a todos)

La artrosis es una enfermedad a la que todos estamos propensos. Aprender a darle atención a los síntomas puede marcar una diferencia en su vida.

La artrosis u osteoartritis es la forma más común de artritis, indica el portal MedlinePlus.  Puede ocurrir en cualquier articulación pero, generalmente afecta las manos, las rodillas, las caderas o la columna. (Foto Prensa Libre: Servicios)
La artrosis u osteoartritis es la forma más común de artritis, indica el portal MedlinePlus. Puede ocurrir en cualquier articulación pero, generalmente afecta las manos, las rodillas, las caderas o la columna. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Si usted lleva una vida sedentaria y padece de dolores frecuentes e inflamación en las articulaciones, especialmente en las rodillas, caderas y columna vertebral, es propenso a padecer de osteoartritis, comúnmente llamada artrosis.

De acuerdo con el traumatólogo y ortopedista Aldo Rivera, la artrosis es una enfermedad crónica que afecta las articulaciones. Causa dolor, inflamación y disminución de los movimientos articulares e impide que se puedan realizar con normalidad movimientos cotidianos como mover la mano y caminar. Puede ocurrir en cualquier articulación; sin embargo, es más común en manos, rodillas, cadera y columna vertebral.

“La artrosis es la pérdida de cartílago, y este es el tejido encargado de recubrir los extremos de los huesos. Ese tejido es necesario para que una articulación pueda moverse libremente. Por otro lado, las articulaciones son los componentes del esqueleto que permiten la conexión entre dos huesos”, explica Rivera.

Síntomas

Eduardo López, médico internista, indica que los síntomas más frecuentes de la artrosis son el dolor de las articulaciones, asociado al movimiento o esfuerzo que realice la persona. El dolor puede ser progresivo y llegar a afectar las actividades diarias, impidiendo que la persona pueda mover la mano, pie o cadera.

Otro síntoma suele ser la incapacidad progresiva de la articulación afectada. Posteriormente suele haber deformidad de los huesos y atrofia muscular. Además, algunas personas presentan rigidez y deformidad articular.

El principal síntoma es el dolor articular. Cuando inicia, los dolores son esporádicos y aumenta cuando se mueve la articulación. Esta molestia puede disminuir estando en reposo un tiempo determinado. Luego, cuando la enfermedad ha ido evolucionando, el dolor aparecerá tanto con movimiento como con reposo.

El especialista señala que, en algunas ocasiones, el dolor articular no es constante y se puede pasar varios días y semanas sin ningún malestar. Sin embargo, eso no es garantía de que la artrosis esté en evolución.

 

Causas

Rivera menciona que existen dos causas principales de la artrosis y varios factores de riesgo:

  • Causa primaria. Es cuando se desconoce el origen de la enfermedad. La artrosis no es una patología hereditaria, ya que no hay un patrón de herencia fijo, pero sí existen factores de riesgo que pueden hacer que aparezca con más facilidad. “Por ejemplo, si sus abuelos padecieron artrosis, es probable que usted también la desarrolle”, dice el médico internista.
  • Causa secundaria. En esta categoría se toma en cuenta el hecho de que una persona puede padecer artrosis como consecuencia a un accidente en el que se haya golpeado una articulación.

Además, existen algunos factores de riesgo que provocan el surgimiento de esta enfermedad, como: la obesidad, que afecta directamente las rodillas; la actividad física de los deportistas; el envejecimiento de la persona y la actividad laboral. Es decir, la repetición de movimientos articulares que pueden llegar, a largo plazo, a la sobrecarga articular.

Prevención

“Una de las formas para prevenir esta enfermedad es por medio de la concientización de una vida sana. Es decir, llevar una alimentación saludable y equilibrada, para que la persona mantenga su peso ideal”, explica Rivera. Además, hacer ejercicio mínimo 30 minutos diarios ayuda a disminuir la vida sedentaria.

También, los expertos, recomiendan que todos aquellos que practiquen algún deporte extremo tomen sus precauciones para evitar sufrir accidentes que después les traiga secuelas con el trabajo.

Tratamientos

Los tratamientos actuales para combatir la artrosis incluyen cambios en el estilo de vida, analgésicos, fisioterapia y cirugía. “Es importante saber que cada caso en particular puede conllevar un tratamiento específico basado en tiempo de evolución de la artrosis, edad del paciente, calidad de vida, articulación o articulaciones afectadas y factores que con llevaron a la lesión articular”, señala López.

Por su parte, Rivera comenta que el tratamiento inicia con medicamentos, programas de fisioterapia y programas para bajar de peso. En caso de que la evolución de la artrosis sea mayor, se procede a una pequeña cirugía.

“Dependiendo de los casos, se pueden hacer procedimientos mínimamente invasivos, conocidos como artroscopia, el cual es un procedimiento quirúrgico en donde usted puede ver por dentro la articulación”, indica López. Además, en caso de que este no resulte exitoso, se procede a realizar una cirugía más invasiva en donde se reemplaza al tejido dañado. Como última opción, se encuentra la prótesis.

Contenido relacionado:

> ¿Qué es fabela? el hueso perdido en la evolución que está reapareciendo y que puede ser el causante de tu dolor de rodilla
> Conozca los riesgos y enfermedades que produce no usar hilo dental
> Estos son 10 alimentos que no deben guardarse en el refrigerador

0