Ronchas por estrés: cómo identificarlas, tratarlas y prevenirlas

En los casos donde los estudios clínicos y dermatológicos no encuentren ningún elemento que pudiese diagnosticar una reacción alérgica, es probable que las ronchas en la piel surjan por estrés

Publicado el
ronchas por estrés
Lidiar con demasiado estrés en nuestro día a día puede hacernos propensos a tener ronchas o urticaria en la piel (Foto Prensa Libre: Pexels)

Algunas afecciones de la piel pueden exteriorizarse como una reacción del cuerpo a situaciones de estrés. Un buen ejemplo de ello son las ronchas de color rojizo.

Si bien muchas veces el origen de estas ronchas puede deberse a una reacción alérgica, estudios recientes han confirmado que el estrés y la ansiedad también pueden ser detonantes para estas erupciones.

En el siguiente artículo conoceremos un poco más sobre estas ronchas y cómo las mismas pueden convertirse en un indicativo del estrés presente.

Ronchas: la principal señal de la urticaria

En términos médicos, las ronchas de color rojizo que aparecen en distintas partes del cuerpo son un síntoma claro de urticaria. Esta es una afección dermatológica que por lo general tiende a manifestarse como una reacción alérgica hacia ciertos agentes externos.

Entre los detonantes más comunes de esta condición se encuentran ciertos alimentos y bebidas. Los mariscos, los quesos madurados y, sobre todo, la mayoría de conservantes químicos que son tan comunes en los alimentos procesados, tienden a encabezar la lista de agentes causantes.

Sin embargo, estos no son los únicos elementos externos que pueden provocar la aparición de ronchas rojizas en la piel.

Otro causante muy común de brotes de urticaria son los rayos UV. Esto tiende a darse con mucha frecuencia en los pacientes que poseen la piel muy sensible.

Hablando clínicamente, los brotes de urticaria pueden ser divididos en dos categorías diferentes. Estas se encuentran determinadas por el período de duración de las ronchas y la sensación de picazón que experimenta el paciente.

En primer lugar se encuentra la urticaria leve. Aquí las ronchas asociadas a la enfermedad aparecen en distintas áreas del cuerpo y luego desaparecen al poco tiempo.

Luego se tiene la urticaria conocida como crónica. En estos casos, las ronchas pueden permanecer durante semanas en la piel del paciente. Producen una sensación de picor constante en el área afectada que la persona puede experimentar durante días e incluso meses.

El conocimiento de los cuadros de urticarias y su detección temprana resulta ser algo muy valioso para todos. Pues es así como resulta mucho más fácil saber en qué momento es necesario recurrir a un especialista.

Principales causas de la aparición de ronchas

Es común pensar que la presencia de ronchas de color rojizo sobre la piel es un síntoma evidente de una posible reacción alérgica.

Lea también: El estrés hace que te salgan canas, pero el proceso se puede revertir

Por lo general, este tipo de afecciones cutáneas se manifiestan como consecuencia de una reacción química de nuestro sistema inmunológico hacia algún compuesto o agente externo.

Un ejemplo clásico de este tipo de reacciones alérgicas puede evidenciarse con frecuencia en las personas que presentan alergia a ciertas proteínas presentes en los mariscos o productos lácteos.

Ya que este tipo de alimentos están llenos de complejos proteínicos que muchas veces el sistema inmune no es capaz de poder sintetizar del todo. Haciendo que se formen ronchas rojas sobre la piel.

En los casos más graves, la inflamación producto de esta reacción del sistema inmunológico puede hacer que la persona presente dificultades para respirar adecuadamente.

Por este motivo, los médicos recomiendan que a la primera señal de síntomas de urticaria, es recomendable eliminar este tipo de alimentos de nuestra dieta.

Sin embargo, las ronchas rojas sobre la piel no son necesariamente un síntoma de alguna reacción alérgica. Así, lo primero que recomiendan los médicos es realizar exámenes de toxicología y análisis de sangre.

Pues como ya hemos visto, existen muchos detonantes posibles para un brote de urticaria.

estrés en la salud
El estrés es el desencadenante de muchas enfermedades y afecciones en la actualidad. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Algo que se debe tener siempre en consideración, es que cuando se trata de reacciones alérgicas, estas siempre van a manifestarse bajo las mismas condiciones.

Esto quiere decir que lo más recomendable en estos casos es permanecer atentos a lo que hicimos durante el día. De esta forma seremos capaces de brindarle a nuestro médico información crucial para dar con la causa de la alergia.

Existen casos donde las ronchas rojas surgen de forma espontánea y sin ningún patrón común que permita asociarlas con una reacción alérgica. Justamente en este punto es cuando se empieza a considerar al estrés como posible detonante.

La relación entre el estrés y las ronchas

Recientemente, estudios científicos han confirmado que condiciones como el estrés y la ansiedad pueden ser detonantes para la aparición de ronchas sobre la piel.

Los datos confirman que la exposición a situaciones emocionalmente desgastantes pueden tener serias repercusiones en la salud general de un individuo.

Migraña, dolores frecuentes de estómago e incluso brotes esporádicos de ronchas en partes específicas de la piel pueden ser síntomas de que el estrés está ocasionando estragos en nuestro cuerpo.

En la actualidad muchas personas han aprendido a vivir con cierto nivel de estrés en su cotidianidad. Sin embargo, recientemente se ha empezado a prestar mucha más atención a las consecuencias que el mismo tiene sobre la salud general.

Por este motivo, muchos expertos en la materia han catalogado al estrés como un detonante clave para muchas enfermedades.

Y si nos ponemos a considerar seriamente nuestro estilo de vida actual, esta afirmación no carece de sentido.

El ritmo de vida tan acelerado y las constantes presiones a las que se ven sometidas las personas hacen que las mismas tiendan a ser un poco más descuidadas. Sobre todo en los temas relacionados con la alimentación, el descanso y el ejercicio.

Todo esto ha desencadenado un fenómeno social que cada vez está ganando mucha más notoriedad y aceptación dentro la opinión pública.

Ahora las personas no solo son más conscientes de los efectos negativos del estrés en su salud, sino que, además, muchos están más dispuestos a hacer los cambios necesarios dentro de sus vidas para disfrutar de una vida más saludable.

cuidado de la piel
El cuidado y la hidratación de la piel son fundamentales para prevenir los brotes e irritaciones (Foto Prensa Libre: Pixabay)

¿Cómo saber cuándo nos está afectando el estrés?

Una de las principales características del estrés es que los problemas de salud que pueden surgir a consecuencia del mismo son extremadamente variados.

Sin embargo, nunca debemos perder de vista que todas estas dolencias responden a un mismo patrón clave. Por lo tanto, incluso nosotros mismos podemos hacer un diagnóstico preliminar de cómo el estrés está haciendo estragos en nuestra salud.

Un dato muy valioso con respecto a los padecimientos asociados directamente con el estrés, es que los mismos surgen como consecuencia de nuestro estilo de vida.

Esto quiere decir que para saber si nuestro mal está asociado al nivel de estrés, hay que permanecer más pendientes de nuestro entorno y cómo realmente nos afectan ciertas situaciones asociadas al mismo.

Los dolores estomacales, musculares, de espalda y en la parte frontal del cráneo encabezan la lista de las enfermedades más comunes asociadas al estrés. Pero esto no quiere decir que sean las únicas.

Recientemente se ha comprobado que algunas personas con niveles muy elevados de estrés, pueden presentar ronchas en la piel, las cuales son muy similares a las que encajan con la descripción de una alergia leve.

Por eso, es común que muchos dermatólogos tiendan a señalar el estrés como el causante de las ronchas.

Todo esto surge como una consecuencia de las alteraciones hormonales a nivel del organismo que son producidas por los cambios químicos que produce el estrés.

Posibles complicaciones a las que prestar atención

Al igual que ocurre con las alergias, las ronchas por estrés generan una sensación de picazón que puede generar una enorme incomodidad en el paciente. En los casos más extremos, los pacientes son incapaces de realizar ciertas actividades cotidianas como trabajar o dormir adecuadamente.

Cuando empezamos a notar el surgimiento de este tipo de manchas sobre nuestra piel, lo primero que debemos evitar a toda costa es sucumbir a la tentación de rascarse.

Esto se debe a que en la piel debajo de las uñas tiende a acumularse mucha suciedad y polvo. Por lo tanto, al rascar el área afectada se corre el riesgo de generar una infección.

Una forma más inteligente y efectiva de hacerle frente a esa picazón, es utilizando ungüentos naturales que cuenten con propiedades hidratantes.

Estos no solamente brindan un alivio considerable y duradero a la sensación de picazón que producen las ronchas; también ayudan a reducir considerablemente el tamaño de las mismas.

Otro tratamiento recomendado por los especialistas es el uso de antihistamínicos de venta libre. Este tipo de compuestos cuentan con ingredientes como la hidroxicina o la loratadina, los cuales ayudan a reducir la inflamación y eliminan cualquier sensación de picazón.

cuidado-facial
Las ronchas por estrés aparecen normalmente en el rostro, espalda, cuello y manos. (Foto Prensa Libre: Pexels)

Pero como señalamos anteriormente, las enfermedades producidas por el estrés están profundamente ligadas a nuestros hábitos.

Esto quiere decir que hay formas fáciles de aliviar las ronchas en la piel y la sensación que dejan las mismas sin necesidad de recurrir a los medicamentos.

Algo que podría ser de gran ayuda es tomar un baño relajante y tallar el área afectada con un jabón hecho a base de ingredientes naturales. El agua tibia ayudará a desaparecer casi de inmediato la sensación de picor.

Usar con frecuencia ropa ajustada y hecha con tejidos sintéticos no es algo muy recomendable para la piel. Las telas naturales siempre dejan una sensación mucho más agradable, además de que ayudan a sentirnos más frescos y relajados.

Los mejores tratamientos para las ronchas por el estrés

Para poder tratar cualquier enfermedad producida por el estrés, lo primero es aprender a identificar qué elemento de nuestro día a día hace que suban nuestros niveles de tensión.

Para ello es necesario que le prestemos atención a todos aquellos hábitos que forman parte de nuestra rutina diaria y que al mismo tiempo estamos conscientes de que son perjudiciales.

Un dato importante sobre las ronchas producidas por el estrés, es que muchas veces la sensación de picazón no es tan molesta como la producida por la urticaria.

alergia en la piel
Las ronchas en la piel también pueden causar comezón e incomodidad (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Otro punto importante a tomar en consideración es qué tan frecuente nos resulta la necesidad de rascar las ronchas.

Si la necesidad de querer rascarse resulta tan frecuente que en ocasiones nos impide mantenernos concentrados en tareas sencillas, es probable que la incomodidad resulte más por el estrés acumulado que por la erupción en sí.

Una forma de controlar esto es humectando la zona afectada con una crema hidratante y realizar algunos ejercicios de respiración profunda.

También se puede controlar la sensación de picazón al limpiar delicadamente la zona con un trapo húmedo.

Cuando las ronchas en la piel se empiezan a convertir en algo frecuente, quizás lo mejor es hacer una cita con un dermatólogo para salir de dudas.

Lea también: Qué es la neuroarquitectura y cómo puede ayudarnos a combatir el estrés

A pesar de que el especialista siempre optará por esperar a saber el resultado de los exámenes antes de descartar la posibilidad de una alergia, es natural que durante la consulta, el mismo realice una pequeña entrevista acerca de nuestro día a día.

Cuando se habla de ronchas en la piel, el médico que nos esté tratando necesita conocer lo más que pueda sobre nuestro estilo de vida.

Pues como buen especialista en esta área, sabe que las ronchas causadas por niveles exagerados de estrés son extremadamente frecuentes. Sobre todo en pacientes muy sedentarios y con malos hábitos alimenticios.

Conclusión

El estrés y la ansiedad son los causantes de muchos de los padecimientos más comunes dentro de la población.

Las ronchas en la piel, son solo uno de los múltiples síntomas que puede experimentar una persona cuando no es capaz de mantener controlado su estrés.

Pero no debemos perder de vista que las enfermedades causadas por el estrés son producto de nuestro estilo de vida. Por lo tanto, la solución más eficiente a estos problemas es empezar a integrar hábitos más saludables dentro de nuestro día a día.

Si bien hay que dejar muy claro que en el mundo moderno esto no resulta algo muy fácil de realizar que digamos, lo cierto es que cuando se habla de vida saludable, no necesariamente debemos dar un giro de 180° a nuestra rutina.

Un buen comienzo hacia el cambio puede ser intentar reducir nuestra ingesta de comida procesada lo más posible.

Internet está repleto de recetas muy rápidas de preparar, mucho más saludables e increíblemente deliciosas si se hacen adecuadamente.

El ejercicio también es otro punto fundamental para dar nuestros primeros pasos hacia una vida más sana. Con salir a caminar por la manzana unos 15 minutos todos los días, es más que suficiente para oxigenar el cerebro y poner el sistema circulatorio a trabajar.

A decir verdad, ni siquiera para un especialista de la piel resulta fácil saber cuándo las ronchas son producto del estrés o un síntoma de un cuadro alérgico.

Y cuando se trata de este tipo de anomalías cutáneas, la fuente de información más confiable somos nosotros mismos.

Cuando notamos ronchas de color rojizas en alguna parte de nuestro cuerpo, lo primero que se debe hacer es un repaso de lo que hicimos antes de su aparición. Esto ayudará a tener una idea de cuál pudiese ser la raíz del problema.

Si tiene la piel sensible, es importante que siempre tenga a la mano productos como cremas hidratantes y bloqueador solar para protegerse de los rayos UV.

Por lo general, es natural que las ronchas en la piel producto del estrés tiendan a desaparecer luego de algunos minutos.

Pero el asunto empieza a tornarse un poco más preocupante cuando las mismas empiezan a aparecer con frecuencia y la picazón es tal que no le permite trabajar o dormir por las noches.

Es aquí donde consultar a un especialista en dermatología podría ser su mejor opción.

Si algo nos queda muy claro luego de toda esta información, es que nunca hay que dudar del poder que tienen las emociones sobre nuestra salud.

Cada día adquirimos más conocimiento sobre cómo el estrés puede convertirse en algo perjudicial para nuestra salud cuando no lo controlamos adecuadamente. Todo esto nos lleva no solo a ser más cuidadosos con lo que hacemos, sino también a aprender a darnos el cuidado que nos merecemos.