¿Son necesarios ocho vasos de agua al día?

Ocho vasos de agua es una regla de hidratación que se nos ha hecho seguir desde hace muchos años, como la cantidad ideal que se debe beber al día.

Publicado el
Hay que hidratarse cada vez que se tenga sed, y no necesariamente ocho vasos de agua al día.
Hay que hidratarse cada vez que se tenga sed, y no necesariamente ocho vasos de agua al día.

Sin embargo, el doctor Robert A. Huggins, de la Universidad de Connecticut, explicó que la cantidad de agua que se debe beber al día depende, en realidad, de la persona, según Time.

“Los requerimientos de líquido son dinámicos y deben ser individualizados para cada persona. Factores como género, condiciones ambientales, condición de climatización, ejercicio o intensidad de trabajo, edad e, incluso, la dieta, deben ser considerados”, añadió.

Eso significa que lo más simple es hidratarse cuando se tenga sed. Otra manera de controlar la hidratación es ver la orina. El color debe parecerse al de la limonada; si está más oscura, debería tomarse un vaso de agua.

¿Y el ejercicio?

Para calcular la cantidad de agua que se necesita beber durante el ejercicio, Huggins recomienda hacer un pequeño experimento. Primero, antes de practicar actividad física, pesarse sin ropa o con prendas livianas. “Si puede, asegúrese de que está hidratado previamente y evite beber mientras hace ejercicio para facilitar el control”, dice. Pero si tiene sed, no lo ignore: beba algo de agua y asegúrese de medir la cantidad.

Después de hacer ejercicio, pesarse de nuevo. Luego, restar el primer peso del segundo, para determinar cuánto fluidos se perdieron. Convierta el resultado en kilogramos, y luego beba esa cantidad en litros. Si se bebió algo de agua durante el ejercicio, reste la cantidad de agua de su total.

Esta es la cantidad de agua que usted debería beber durante o después de la actividad física para reemplazar la que se perdió.
Huggins calcula que la mayoría de personas pierden entre uno o dos litros de sudor por cada hora de ejercicio intenso moderado. Pero, en resumen, la sed debe ser la guía para hidratarse.

Exceso dañino

La sobrehidratación también es peligrosa. De hecho, una investigación publicada en British Journal of Sports Medicine demostró que muchos atletas tienen el riesgo de hiponatremia asociada al ejercicio, la cual cosiste en un desbalance de electrolitos que pueden ser causados cuando se bebe demasiado líquido. Esto puede producir náusea y vómitos, dolor de cabeza, fatiga y en casos más severos, coma o incluso la muerte.

Por ello, nuevamente, lo mejor es escuchar al cuerpo, cuando se necesite hidratación.

Ingresar aquí, para hacer el cálculo de líquido que necesita al hacer ejercicio.