¿Su jardín utiliza técnicas en favor del ambiente?

Es posible llevar la belleza de los jardines más allá cuando estos se integran a espacios de bienestar con el ecosistema.

La jardinería también puede ir más allá y ser sostenible.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
La jardinería también puede ir más allá y ser sostenible. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

El paisajismo sostenible es el diseño de jardines, pero usando todas las técnicas de sostenibilidad para mantener los recursos adecuadamente.

Estas técnicas se relacionan con detalles como asegurarse que la tierra está viva con todos los microorganismos y sembrar la flora nativa de las localidades porque crea un hábitat para la fauna como insectos, mamíferos pequeños y aves, entre otra, así como buscar modalidades para cuidar el agua y aprovechar la lluvia de manera más eficiente, explica Giuliana Gobbato, agroecóloga que ha trabajado en proyectos de jardines sostenibles, tanto en zonas urbanas como rurales.

Por ejemplo, si el jardín estuviera inclinado se verifica por dónde hará su recorrido el agua naturalmente y se captura en distintos puntos, para que el agua permee en la tierra, dice la experta.

“Nosotros los humanos somos los únicos que podemos escoger ser de servicio a nuestro entorno y algunas veces no lo hacemos. Las otras especies son de servicio, como las aves, que distribuyen semillas; los insectos ayudan a polinizar y todo juega un papel dentro de algo más grande, y debemos aprender qué nos corresponde hacer”, afirma Gobbato.

¿De qué trata?

El paisajismo sostenible busca que los humanos tengan un impacto positivo en la naturaleza y el ecosistema que les rodea. “La finalidad es trabajar con la naturaleza y no contra ella”, agrega Gobbato.

El espacio que se utilice no importa. En las terrazas, por ejemplo, podrían sembrarse plantas que ayuden a los polinizadores como albahaca morada o margaritas, para crear más espacio para ellas.

También se pueden hacer prados como mezclas de plantas y hierbas aromáticas que ayuden a las aves e insectos, sugiere Gobbato.

El paisajismo sostenible también está relacionado con la comunidad y que las personas sean conscientes en no degradar su entorno natural, afirma María de los Ángeles Álvarez, arquitecta y especialista en paisajismo sostenible.

“Entre las cuestiones que vemos con la pandemia es que el mundo está reflexionando más de la relación que existen con el entorno natural y el desequilibrio, muchos de los virus dependen de la destrucción del hábitat de otras especies y de los ecosistemas, y en el poscovid-19 muchos van a ser más respetuosos con la naturaleza”, dice Álvarez.

El paisajismo sostenible ya no es una tendencia, sino una prioridad que mejora la condiciones presentes y futuras, afirman los expertos.

Proyecto verde

La arquitecta ha sido parte de un proyecto de rescate del barranco Las Guacamayas, un ejemplo en macro de paisajismo sostenible que va más allá del jardín. El sitio está ubicado en la colonia Primero de Julio, en la zona 5 de Mixco.

Parte de la reforestación y cambio que se ha dado en el
barranco Las Guacamayas, un proyecto de la comunidad
que ha dado frutos.(Foto Prensa Libre: Vicalama)

Esta inquietud comenzó porque los vecinos se organizaron y descubrieron en los basureros clandestinos una vinculación entre violencia e inseguridad en esta área.

Así nació la Asociación Vicalama, en 2011, y se empezó a analizar con profesionales de diferentes disciplinas el contexto, para ser una colonia modelo sostenible al rescatar el lugar, y mientras las áreas se limpiaban y eran más verdes, la afluencia de personas era mayor y la violencia disminuía.

Se empezaron a crear espacios verdes y un huerto urbano e invernadero.   Para ello manejan cuatro ejes que van desde la reforestación, erradicación de basurero, producción de abono orgánico y producción de alimentos.

En la actualidad, alrededor de 12 hectáreas de barranco están sujetas a la erradicación de basureros, reforestación, conservación y mantenimiento. Paulatinamente se observa el aumento de especies animales como águilas solitarias, gavilanes, pájaros carpinteros, además de roedores, anfibios, reptiles y polinizadores.

“Hay más soluciones que problemas y está dentro de cada uno de nosotros aportar a un mejor mundo a través de estas propuestas”.
Giuliana Gobbato, agroecóloga

Acciones para su hogar y el espacio en que vive

  •  Convierta las hojas y ramas que caen en su jardín en un compost y vuélvalo abono.
  • Evite utilizar productos químicos o sintéticos, para no dañar la tierra, el aire o insectos. Prefiera utilizar insecticidas orgánicos.
  •  La fertilización también debe ser sostenible. Utilice estiércol procesado, lombricompost (descomposición de la materia orgánica por la lombriz), para que la tierra sea más fértil.
  • Siembre flores y plantas locales que ayuden a atraer aves e insectos.
  • Analice en su comunidad qué espacios podrían ser útiles para convertirlos en sustentables. Siembre pequeños huertos que den frutos, para que las aves lleguen a comer. Prefiera las plantas nativas.
  • En terrenos baldíos, con el permiso del dueño, entre los vecinos pueden sembrar huertos.
  •  Incluya a los niños en estos proyectos, para que conozcan el proceso y de esa manera disfruten también de una nutrición saludable.

En el canal de Personal Garden Shopper se presentó un podcast con algunas preguntas importantes cuando se crea este tipo de jardín.