Una opción para ellos: vasectomía sin bisturí

La vasectomía es una alternativa para los hombres que están decididos a no ser padres biológicos, o bien a no tener más hijos.

¿Quiere tomar la decisión de una vasectomía?
Se estima que cerca de 50 millones de hombres se han sometido a una vasectomía en el mundo. En Estados Unidos se realizan cerca de 500 mil procedimientos al año. (Foto Prensa Libre: Fernanda Latronico/Pexels)

Al hablar de salud reproductiva, es necesario reconocer el papel de la planificación familiar, la cual permite a las personas decidir el número de hijos que desean y en qué momento tenerlos.  La vasectomía es parte de estas opciones.

La Universidad Veracruzana, Veracruz, México describe en una investigación que el involucramiento del hombre en la planificación familiar apareció a raíz de la Conferencia Internacional de 1994 sobre Población y Desarrollo celebrada en El Cairo, cuyo objetivo era el control de la natalidad equitativo para hombres y mujeres para disminuir la desigualdad de la carga anticonceptiva, donde la participación del hombre no solo incluiría uso de métodos anticonceptivos, sino paternidad y comportamiento sexual responsable.

Uno de los movimientos actuales que busca una mayor participación de los hombres es el que creó Jonathan Stack.  Él es cineasta y cofundador del Día Mundial de la Vasectomía, WVD, por sus siglas en inglés y está enfocado en la salud sexual y reproductiva de ellos.

La vasectomía sin bisturí es un procedimiento sencillo que busca que los hombres no tengan más hijos y mucho más sencilla que el método tradicional, el cual casi no se utiliza en la actualidad.  Esta vasectomía lleva una técnica que se hace en 20 minutos o menos, desarrollada originalmente en China en 1974 por el médico Li Shunqiang. Produce menos sangrado, menos hematomas, menos infecciones, menos dolor y un tiempo operatorio más corto.

Stack ha sido uno de los grandes promotores de este sistema. “Después de décadas haciendo películas en zonas de guerra y áreas de conflicto, descubrí que el día en que un hombre, independientemente de su clase, credo o cultura, elige voluntariamente una vasectomía, experimenta y expresa amor de una manera que nunca había presenciado”, comparte en una carta publicada en la web de su organización.

El 9 de mayo de 2012, después de filmar a un grupo de hombres en la frontera entre Kenia y Uganda, reservó el URL de la página  www.worldvasectomyday.org y su trabajo fue convencer a 100 médicos de 20 países para que hicieran mil vasectomías en 24 horas.  Al año siguiente, en octubre de 2013 surgió el primer evento.

En la actualidad se cuenta con más de mil proveedores, en más de 40 países y se hacen más de 15 mil procedimientos al año, además de generar charlas y compartir otras dinámicas para alcanzar a más hombres que consideren informarse sobre este método y otros temas.

También se produce un programa de transmisión en vivo que se comparte en múltiples zonas horarias con hombres que se someten a vasectomías, proveedores de vasectomías, líderes en planificación familiar, así como documentales y animaciones producidos durante el año.

Los países involucrados organizan una maratón de vasectomías una vez al año, en la que Guatemala ha estado también involucrada a través de Aprofam y la Asociación Alas de Guatemala.

Cuando se habla de opciones de planificación familiar para los hombre no hay muchas.  Está la abstinencia, retraimiento y ritmo que no es confiable y el uso de condones.  Cerca de 18 de cada 100 hombres que utilizan condones como método anticonceptivo principal dejan embarazada a una mujer en el plazo de un año y  luego está la vasectomía con una mayor eficacia.

Según datos de la WVD, la esterilización protege a aproximadamente 222 millones de mujeres y hombres en edad reproductiva de embarazos no deseados. 180 millones de mujeres han optado por la ligadura de trompas, mientras que casi 43 millones de hombres han optado por la vasectomía para limitar de forma segura el tamaño de la familia. En algunos países, la disparidad es más de 100 veces mayor en las trompas que en las vasectomías.

Los especialistas comentan que la solución de las trompas es más dolorosa, más invasiva y el tiempo de recuperación es más largo. Además, mientras una vasectomía fallida (un porcentaje mínimo pasa por ello) termina en un embarazo normal, una ligadura de trompas fallida puede resultar en un embarazo ectópico y convertirse en un embarazo de alto riesgo.

Un temor sin fundamento

Los especialistas comentan que el temor más expresado por los hombres y por el que no se someten a esta operación es por creer que este procedimiento podría afecta su vida sexual.

Sin embargo, no hay disminución en el deseo, dificultad para mantener una erección o problemas con el placer, según un gran estudio australiano publicado en el Journal of Sexual Medicine en 2010. Incluso se menciona que los hombres vasectomizados tienen estadísticamente más probabilidades de ver un aumento en la satisfacción sexual. Esto probablemente se deba a la eliminación de la ansiedad causada por el miedo a un embarazo no deseado.

Michelle Dubón, ginecóloga y directora médica de Asociación Alas de Guatemala, comparte que cuando ellos empezaron con el movimiento para promover vasectomías en Guatemala, las personas le decían que en este país no se aceptaría este proceso, en especial en regiones indígenas.  “La primera vez que llegamos a Momostenango, en Totonicapán, siete hombres en una población indígena, aislada y con muchas carencias se la hicieron…”, comenta la médica.

Jornada de vasectomía en Antigua Guatemala organizada por Alas Guatemala. (Foto Prensa Libre: Alas Guatemala).

En esta decisión se solicita a los pacientes estar seguros de que no quieren más hijos, si duda un poco, lo mejor es no operarse, agrega Dubón.  “Aunque existe una operación para revertir la vasectomía, pocas personas lo pueden hacer en el país”, explica.

Otro de los requisitos es que el hombre tenga 18 años cumplidos.  En condiciones físicas se pueden operar si padecen de cualquier enfermedad como hipertensión, diabetes, VIH, algunos tipos de cánceres, siempre que estén controlados.

El proceso

Algunos médicos prefieren hacerlo con anestesia local para todo el proceso aunque en ciertos casos podría recomendarse anestesia general, por ejemplo cuando hay hombres que han tenido otros procedimientos en la región de los testículos y se requiere de mayor manipulación en la zona.

El médico urólogo Fabricio Taracena, explica que en su caso particular utiliza la sedación porque con ello es posible que el paciente esté más tranquilo y se puede trabajar con más facilidad. “Es un procedimiento sin tantos efectos secundarios y es mejor hacerse una vasectomía que mandar a hacer a una mujer una ligadura de trompas porque la ligadura es más dolorosa y riesgosa”, dice.

Es preferible que el paciente llegue acompañado y en otro transporte que no sea moto, caballo o en bicicleta, porque al irse podría lastimarse ya que se tiene un golpe directo en la zona.

Deben llevar un calzoncillo que les quede un poco ajustado.  En casa se requieren algunos cuidados, pueden comer de todo, evitar alcohol, no tener eyaculaciones durante una semana porque costaría más recuperarse.

Un hombre que hace trabajo de oficina podrá regresar a sus labores después de un par de días de descanso.  Durante una semana o dos sí debe evitar cosas muy fuertes como cargar cosas pesadas o ejercicios bruscos.

Es posible que se les recomienden un analgésico y un antiinflamatorio, así como colocarse hielo en la primera semana para que no se hinche ni inflame.  También, después de 24 horas se debe limpiar la herida con agua y jabón.

Cargando

Lo normal es que se vea un poco morado, pero si se forma un hematoma en forma de una bola, en ocasiones es necesario drenarlo.  La herida además podría infectarse, lo cual se evidencia con fiebre y el área demasiado dolorosa y roja, en cualquiera de estos casos se necesita acudir al médico.

Dubón además comenta que todos los métodos anticonceptivos tienen una probabilidad de fallar, pero este es uno de los más seguros y efectivos.

Los médicos hacen énfasis en que la vasectomía demuestra su efectividad hasta tres meses después de realizarla.  Antes de este tiempo es necesario usar un método anticonceptivo adicional y para asegurarse que ha sido exitoso se sugiere el espermograma para verificar que ya no se tienen espermatozoides.

Algunos precios de esta operación en Guatemala en el sector privado están alrededor de los Q750, Q1,500, Q3,500 y Q7 mil, dependiendo de la clínica o institución.  (Foto Prensa Libre: Павел Сорокин /Pexels).

¿Revertirse?

Una vasectomía puede revertirse con una vasovasostomía o vasoepididimostomía. El éxito del procedimiento depende de diferentes factores como el tiempo que ha pasado desde la operación. Tenga en cuenta que una reversión es un procedimiento mucho más costoso y largo.

“Reconstruir es difícil”, comenta Taracena porque es necesario ir cortando y uniendo los segmentos, lograr que se peguen y que el espermatozoide que pase por ahí esté vivo y funcionando.  Mientras más largo sea el intervalo desde la vasectomía, más difícil será el procedimiento, si han pasado menos de siete años existe una probabilidad de éxito de 75%; entre 7 y 12 años el porcentaje es de un 50% y arriba de 12 años no lo recomiendo, sino que se abra el testículo y se busquen los espermatozoides para una fertilización asistida.

Frente al covid 19

Dubón describe que este año por la pandemia, la organización para la que labora ha hecho vasectomías únicamente en Antigua Guatemala y Guatemala, los viernes.  Para conmemorar el Día Mundial de la Vasectomía se están teniendo jornadas en esta semana en estos lugares y también en Quetzaltenango.

Las citas tienen que ser escalonadas para evitar que se junten los pacientes y de esta manera evitar contagios.

Por su parte, Sandra Bin, coordinadora de mercadeo social de Aprofam, comenta que ellos incluyen el procedimiento y un espermograma, así como una prueba previa de covid-19 para asegurar la salud de los pacientes.