Yogur griego, una opción saludable para la alimentación diaria

Cada cucharadita que se consume de yogur griego ofrece al organismo más que su sabor peculiar. ¿Por qué no debe faltar en la alimentación?

Publicado el
El yogur griego es un ingrediente que puede combinarse de muchas maneras.  (Foto Prensa Libre: Adrianna Calvo/Pexels)
El yogur griego es un ingrediente que puede combinarse de muchas maneras. (Foto Prensa Libre: Adrianna Calvo/Pexels)

El yogur griego tiene una consistencia diferente, cremosa, espesa y su sabor es un tanto agrio.  Los expertos explican que parte del proceso para crearlo es eliminar en un gran porcentaje el agua o suero, lo cual hace que se necesite más leche para su preparación, a diferencia del yogur tradicional.

Todos los yogures se obtienen fermentando la leche con diferentes bacterias que quedan en el producto. Durante la fermentación de la leche los lactobacilos vivos rompen la lactasa y se la comen. Esto hace que sea mejor tolerado que otros lácteos y una excelente alternativa para los intolerantes a la lactosa.

Mateo Alvarado, estudiante en biotecnología molecular de la Universidad del Valle de Guatemala y fabricante de productos lácteos de cabra comenta que este yogur es preparado con leche de cabra y en ocasiones también de oveja.

Se han encontrado maneras que los lácteos pasen por procesos para conservar las cualidades nutricionales de los productos y evitar que se contaminen.  “En ese contexto el yogur tiene una fermentación láctica de la leche y tiene microorganismos y estos por medio de cómo consumen la leche cambian las propiedades físicas y químicas de la misma”, dice Alvarado.

En el proceso algunas empresas agregan otros ingredientes como azúcares, así como frutas y otras opciones que le dan una característica particular a cada yogur.  Una de las recomendaciones de los expertos es seleccionar aquellos más naturales, así como los que son bajos en azúcar.

 

El costo del yogur griego suele ser más elevado por los procesos que requiere. (Foto Prensa Libre: Pexels/Pixabay).

En general el consumo de yogur se relaciona con  efectos de reducción de peso.  La finalidad es que se consuma como parte de una dieta equilibrada y saludable para contribuir a mejorar la salud, aclaran los especialistas.

La nutricionista Carmen Rosa Guillén explica que tanto el yogur tradicional como el griego son excelentes opciones en la alimentación. El primero tiene más calcio y un sabor más suave, mientras el griego trae más proteínas y su sabor es más agrio.

Por su parte, la  nutricionista Sandie Palacios, de Nutrejerssa reconoce que este alimento se está convirtiendo en una opción muy buscada, “ayuda al sistema digestivo y al ser rico en proteínas ayuda a construir y reparar los músculos”, explica.

Es ideal para los deportistas por la cantidad de proteínas que posee, de igual manera para las personas que quieren aumentar su masa muscular, dice Guillén.  Una recomendación es comerlo después de una sesión de ejercicios.

En 2019 se publicó una investigación en la que participaron 30 varones sanos en edad universitaria (18-25 años) reclutados para el estudio, de la población estudiantil de la Universidad de Brock (Ontario, Canadá).

Siguiendo un protocolo las personas que no tenían afecciones médicas eran elegibles para participar en el estudio. Los participantes tenían poca actividad física  y  grasa corporal normal menor al 25%.  Después de 12 semanas, los grupos que consumieron yogur griego aumentaron significativamente la fuerza, el grosor muscular y la masa libre de grasa.

Palacios también hace énfasis en que este alimento permite la sensación de saciedad y aporta energía, calcio, potasio, y por el calcio también beneficia la salud de los huesos, algunos de los fabricantes podrían fortalecerlo con vitamina D.

Se puede consumir a cualquier edad y es un alimento ideal para comer a diario.  Por su sabor es una opción para platillos dulces y salados.  Esta opción podría sustituir la mayonesa, mantequilla o la crema.

¿Cómo consumirlo?

Aderezos

Mezcle el yogur natural griego con aceite de oliva y cebollín.  Esta mezcla con un poco de sal es perfecta para hacer sándwiches y para comer con vegetales.

Natural

Cómalo con fruta por las mañanas y combínelo con granola.  Por su sabor fuerte podría endulzarlo con azúcar o miel.

Otra receta es mezclarlo con chocolate en polvo, miel, mantequilla de maní y combinarlo con su fruta favorita.

(Foto Prensa Libre: Tiberiu en Pexels)

Bebida

Licúelo con fruta y conviértalo en un delicioso batido.  Por su textura será más espeso.

(Foto Prensa Libre: Polina Tankilevitch en Pexels)

Desayuno lleno de proteínas

Otra combinación práctica es mezclar los huevos revueltos con un poco de yogur griego.  Sin duda una opción para combinar en sus mañanas.

(Foto Prensa Libre: Polina Tankilevitch en Pexels)

 

En los canales de La Carishina y Mom Petit también se comparten más ideas prácticas en distintas preparaciones con este ingrediente.