¿Cómo guiar a los niños en el uso de internet?

En la medida que el acceso a internet resulta imprescindible, es necesario que los adultos conozcan las posibilidades y riesgos que tienen para los niños.  

Publicado el
¿Cómo guiar a los niños en el uso de Internet?
El Internet es parte de nuestra cotidianidad y los menores de edad también encuentran beneficios de aprendizaje y entretenimiento allí. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Un reporte publicado hacia finales de 2021 por el sitio de análisis de Internet We Are Social junto a la plataforma Hootsuite, reveló que este año el número global de usuarios de internet ha aumentado a más de 220 millones en comparación con el 2020.

De esa cuenta también se determinó que más de 4 mil 660 millones de personas alrededor del mundo son consideradas ya usuarias de internet.

“Internet es parte de la vida de todas las personas. La idea de llamarlo el mundo virtual tiene que ver con que se asemeja a todo lo que ocurre en el mundo real: allí se puede compartir, jugar, aprender, y más”, infiere Sol González, investigadora de seguridad en la compañía de informática ESET.

Dada la magnitud y las múltiples posibilidades de la red mundial de información, la especialista apunta que las personas debemos ser conscientes de todo lo que hacemos y de lo que sucede allí. En ese sentido, es pertinente que los adultos tomen en cuenta cómo se desenvuelven los niños en el espacio virtual, debido al incremento de su uso.

Luis Fernando Cordón, ingeniero en sistemas, informática y ciencias de la computación en la Universidad Galileo, apunta que desde que un niño tiene acceso a un dispositivo con conexión a internet o desde que juega con una aplicación móvil, este ya tiene la noción de la red informática.

Sin embargo, dice el ingeniero, puede que los menores “no entiendan completamente todo el contenido que esta red guarda”, a lo que la investigadora de seguridad González agrega:

“Puede dar la sensación de que lo que ocurre allí no puede dañar, pero todo es real, y aunque puede ayudarnos en el día a día, existen repercusiones que podrían afectar. Por eso es importante considerar qué hacen los niños en internet, con quiénes interactúan y qué sitios visitan”, agrega González.

Internet es una puerta a nuevos mundos pero también a múltiples riesgos. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Para ahondar en esta temática, es importante que los adultos comprendan qué es internet, para así trasladar la noción a los niños.

Luis Fernando Cordón señala que cada padre de familia o adulto encargado de menores de edad debe encontrar una manera sencilla para hacerle entender qué es internet.

El ingeniero sugiere que una manera de explicarlo puede ser como “un lugar donde las personas tienen espacios de entretenimiento o diversión, pero que es necesario tener precaución porque, así como puede ser divertido, es peligroso”.

Primeros acercamientos a internet

La aproximación a internet se logra desde el uso de dispositivos electrónicos. Sol González apunta que, para ello, se recomienda que los celulares, computadoras o tabletas con conexión que utilicen los niños sean primordialmente de sus familiares.

El ingeniero Cordón apunta que “no existe un dispositivo ideal para que los niños empiecen a acercarse a Internet, sino que depende de cómo los mayores saben hasta dónde pueden llegar los permisos”.

Los adultos deberían supervisar constantemente a dónde ingresan los menores y deben establecer límites tanto de tiempo como de accesos. La activación de herramientas de control parental son esenciales, dice la investigadora en seguridad de ESET.

Los primeros dispositivos con conexión a Internet que usen los menores deben ser idealmente de sus familiares. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

En la medida que los menores crecen, ya se les puede dar mayor libertad de uso. La idea, dice González, es que desde pequeños acostumbren a reconocer los límites del uso de internet, acompañado, claro, de los datos referentes a los peligros de su uso.

“Se les debe ir empoderando con diálogo, explicando los riesgos y también las posibles consecuencias de un mal uso de internet. Cabe resaltar que durante la adolescencia un control parental probablemente no va a funcionar. Los hábitos de uso de internet se construyen desde pequeños”, agrega.

Luis Fernando Cordón señala que varios de los riesgos que podrían incurrir en un mal uso de internet en los menores puede verse con el hecho de comprometer la red de los hogares con la infección de malwares o antimalwares y hasta verse amenazados integra y sexualmente.

Esta última consideración puede suceder cuando, por ejemplo, los menores comparten información delicada como datos personales y familiares. Situaciones como el grooming (acoso o abuso sexual en línea) pueden acontecer si no se da una guía adecuada y se habla a los menores de los peligros.

Recomendaciones

Además de aclarar los riesgos que pueden existir en Internet como el robo de información y las amenazas de extraños, los adultos deben involucrarse en la manera que los niños usan internet.

Es pertinente preguntarles cuáles sitios les gustan o con quiénes comparten en la red. Este diálogo, dice Sol González, permitirá un acercamiento genuino.

“Se debe enseñar que la información es valiosa y que debe cuidarse, ya que no sabemos quién está detrás de las pantallas que pueda vulnerar”, agrega la especialista.

Otras claves para guiar hacia el buen uso de internet en los menores recomendadas por los adultos son:

  • Decirles que cualquier cosa que se publica permanece allí. Es importante que reconozcan que todo lo que hagan o publiquen quedará registrado, por lo que se debe trabajar la prudencia.
  • Está bien poner límites. Los padres son los encargados de establecer controles -como filtros o incluso límite de tiempo- para resguardar el cuidado de sus hijos en la navegación.
  • Mantener el diálogo.  Es importante que los adultos muestren un interés constante en las navegaciones de sus niños: saber qué sitios gustan, cuáles son sus contactos y qué buscan en la red. Esto con el fin de protegerlos.
  • Propiciar la seguridad.  Se deben mantener contraseñas fuertes, verificar que las aplicaciones que usan son descargadas de sitios oficiales, mantener los dispositivos actualizados con copias de seguridad y procurar filtros para los contenidos.