Superluna: 5 creencias sobre la Luna de Sangre y los eclipses

Con cada eclipse, diferentes creencias se promueven dentro de la sociedad. Estos son 5 de ellas.

La luna de sangre suele despertar algunas creencias y mitos (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).
La luna de sangre suele despertar algunas creencias y mitos (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

El 2019 está marcado por la Luna de Sangre y Superluna que serán visibles en los primeros días del año, un acontecimiento que, afortunadamente, también estará al alcance de Guatemala.

Este 20 y 21 de enero ocurrirán estos fenómenos astronómicos y que sin duda atraerán a miles de persona en América y algunos países de Europa, en donde, según la NASA, será visible el hecho. Siempre y cuando las condiciones del clima lo permitan, por supuesto.

La luna se verá rojizo por la refracción de los rayos solares que entran a la atmósfera terrestre (Luna de sangre), mientras que también ocurrirá un eclipse lunar y por su cercanía a la Tierra se verá más grande (Superluna).

Con cada eclipse y fenómeno en este estilo, además, se suelen difundir algunas creencias´o mitos populares en la sociedad. Estas son 5 de ellas.

Los bebés nacerán con lunares o manchas

Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels

En algunas regiones se cree que durante un eclipse lunar las mujeres embarazadas no deben salir de casa para así proteger al bebé de malformaciones, manchas rojas o lunares.

Esto ha sido descartado por médicos; sin embargo, es adecuado reiterar que algunas consecuencias psicológicas sí pueden afectar el desarrollo y crecimiento del bebé, por lo que es importante mantener la calma durante los fenómenos astronómicos.

Históricamente, las embarazadas solían protegerse al utilizar dos ganchos de ropa y cruzarlos para formar una cruz; otras, prefieren pegar hilos rojos en la ropa para evitar alguna malformación en los niños.

Anuncian catástrofes o el fin del mundo

Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels

Si bien esto ocurre más con los eclipses totales, es una creencia habitual la de considerar los eclipses y fenómenos astronómicos como presagio de algún suceso natural. La mayoría de veces, de una catástrofe.

Según Victor Miguel Díaz, el eclipse parcial de Sol de 1916 fue el anuncio de los terremotos que destruyeron en 1917-1918 a la Ciudad de Guatemala. Sin embargo, no es posible determinar una relación específica entre un eclipse y un suceso de ese tipo.

Lea también: Creencias guatemaltecas y mayas relacionadas con los eclipses

Algunas de esas ideas, es probable, hayan surgido de creencias religiosas, como se explica a continuación.

Un símbolo del mal

Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels

En la Biblia, por ejemplo, se hace mención a la luna de sangre y la oscuridad, lo que puede que haya impulsado la idea de que los eclipses son parte del mal.

En Hechos 2:20 se puede leer: “El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto”. 

Por ello, es usual ver en sociedades cristianas algún escepticismo y temor a los eclipses, pues traen, en ocasiones, oscuridad y, con ello, el mal.

La lucha entre el Sol y la Luna

Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels

En algunas sociedades de tradición y espiritualidad maya se cree que un eclipse era una contienda entre el Sol y la Luna.

Para los tzutujiles de Santiago Atitlán, Sololá, un eclipse ocurre porque un enorme murciélago, un zotz, ligado a la muerte, sacrificios y fuerzas de la oscuridad, para comerse al Sol y robarle su brillantez.

Entre los mayas de Yucatán, así como entre los pobladores de diferentes regiones de Guatemala, está muy difundida la creencia de que estos acontecimientos astronómicos obedecen a las peleas conyugales entre estos dos cuerpos celestes.

Los hombres lobo aparecen

Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels

En Europa, principalmente en algunos países del este, se considera que la luna rojiza (de sangre) es ideal para que la aparición de los hombres lobos.

Estos son hombres que al ver la luna son llamados a convertirse en lobo y aterrorizar a varias comunidades, por lo que los hombres debían cuidarse de ello.

Contenido relacionado:

> El alimento que puede mejorar y alargar tu vida: ¿lo estás comiendo suficiente?

> Los “alcoholímetros” que analizan tu aliento para decirte qué deberías comer (y qué opinan los médicos de ellos)

> Por qué tomar edulcorante no sirve realmente para no engordar (e incluso puede provocar el efecto contrario)

0