Chimaltenango

Presuntos extorsionistas matan y queman a mototaxista junto a su vehículo 

El piloto de mototaxi Marlon Estuardo López, de 30 años, murió por heridas de bala y quemado este jueves, cuando  presuntos extorsionistas le prendieron fuego junto a su vehículo, en el kilómetro 68.5 de la ruta de Parramos a San Pedro Yepocapa, Chimaltenango.

Por La Redacción

Socorristas permanecen en el lugar donde ocurrió el crimen contra piloto de mototaxi, en el km 68.5 de la ruta de Parramos a San Pedro Yepocapa, Chimaltenango. (Foto Prensa Libre)
Socorristas permanecen en el lugar donde ocurrió el crimen contra piloto de mototaxi, en el km 68.5 de la ruta de Parramos a San Pedro Yepocapa, Chimaltenango. (Foto Prensa Libre)

Socorristas de los Bomberos Voluntarios llegaron al lugar cuando el automotor aún se estaba en llamas, por lo que utilizaron tierra para apagarlo.

Además, informaron que la víctima, quien tenía heridas de bala en la cabeza, quedó con medio cuerpo dentro del mototaxi y la otra en el suelo, por lo que sus extremidades se quemaron.

Amigos y familiares repudiaron el hecho y dijeron que López tenía varios años de trabajar como piloto de mototaxi en Chimaltenango y que nunca les manifestó que tuviera problemas con alguien.

“Los extorsionistas se llevaron a Marlon con engaño al basurero clandestino que se halla en la ruta de Parramos a San Pedro Yepocapa. Exigimos a las autoridades que capturen a los responsables”, expresó un familiar.

Un grupo de pilotos comentaron que horas antes del hecho supieron que un sujeto le había entregado un celular a un compañero y que lo había amenazado de muerte si no respondía las llamadas.

Piloto de Chimaltenango.

Los extorsionistas se llevaron a Marlon con engaño al basurero clandestino que se halla en la ruta de Parramos a San Pedro Yepocapa. Exigimos a las autoridades que capturen a los responsables”.

Agregaron que después de eso todos los compañeros se comunicaron y acordaron reunirse para buscar una solución, y que en eso estaban, cuando les avisaron de la muerte de López.

“Decidimos suspender labores hasta nuevo aviso, pues tememos que alguien más pueda ser víctima de los delincuentes, quienes nos quieren cobrar extorsión para dejarnos trabajar en paz”, expresó un afectado.

Vecinos que llegaron a identificar a la víctima lamentaron la ola de violencia que afecta al departamento, pues aseguran que no hay día en que no se reporten muertes violentas, por lo exigen a las autoridades que intervengan y garanticen la seguridad de los pobladores que trabajan honradamente para llevar el sustento a sus hogares.