Chimaltenango

Preocupa propagación de roya en pinos de Sololá y Chimaltenango

El cambio climático parece estarle pasando la factura a Sololá, en donde una plantación de pino, de bosques cercanos a comunidades, está infectada por un hongo que se expande ante la preocupación de pobladores.

Por Ángel Julajuj

Los pinos en los árboles del bosque María Tecún en Sololá, lucen amarillos en las copas. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)
Los pinos en los árboles del bosque María Tecún en Sololá, lucen amarillos en las copas. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)

Los abuelos decían que cuando los chincuyes —una especie de piña que producen los pinos— se ponen amarillos es porque la naturaleza está diciendo que algo que va a pasar.

“Me he dado cuenta en estos últimos días de que en los bosques de la Comunidad María Tecún, en donde vivo, se nota este tipo de hongos, que afecta gran cantidad de pinos”, dice Estaban Cuy, un anciano para quien la naturaleza en ese departamento sufre cambios al ser afectada por una serie de hongos que se volvieron comunes en los bosques localesdijo.

Los comuSaveSavenitarios no tienen idea de cómo combatir esos hongos, que dañan los bosques. Mientras que los expertos han  notado la presencia de la roya agalladora de conos de pino —enfermedad común de ese tipo de bosques, por exceso de humedad, que puede causar la muerte de esos árboles— y la han reportado a las autoridades.

Estaban Cuy, anciano de la comunidad

“Me he dado cuenta en estos últimos días de que en los bosques de la Comunidad María Tecún, en donde vivo, se nota este tipo de hongos, que afecta gran cantidad de pinos”.

Ese hongo, que los lugareños consideran una plaga, puede llegar a afectar la producción de semillas de los pinos. Cuando esos árboles están infectados,  los conos presentan ensanchamiento, crecimiento y liberación de gran cantidad de esporas amarillas, impide que salga la semilla y cuando hay viento, el hongo se disemina e infecta a más árboles.

Roya

Pedro Martínez, analista forestal del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), indicó que año con año se  propaga ese tipo de hongo.

De acuerdo con el diagnóstico que ha realizado esa institución, el problema se presenta más en el sur y occidente del país. En el caso de Sololá  han visto que el hongo aparece desde hace 10 años, en especial en la época de lluvia, pero se ha agudizado por  los cambios climáticos.

Se han recibido  denuncias de la aparición de esa roya en bosques de Nahualá y en el trayecto de la ruta Interamericana hasta Tecpán Guatemala, Chimaltenango —del kilómetro 150 al 95, del occidente del país hacia la capital—.

El líder comunitario Alberto Poz, quien ha conocido generaciones de pinos, dijo que el daño que sufren los bosques impide la regeneración natural, contribuye a que se propaguen los incendios, y que la tala  también provoca que se  extienda la infección.

Pobladores de Sololá y Chimaltenango están preocupados por el hongo en los árboles. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)
Pobladores de Sololá y Chimaltenango están preocupados por el hongo en los árboles. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)

La mayoría de árboles de pino en Sololá no ha muerto por el hongo,  pero en ocasiones ha  afectado la corteza. Los líderes comunitarios consideran que si esa situación se  agrava los daños al medioambiente serán terribles.

Piden soluciones

Vecinos, como Silvestre Morales, espera que se encuentre una solución al problema de los pinos.

En las comunidades existen invernaderos con plantaciones de pinos, que se deben priorizar. Por lo que ven indispensable que se  reforesten los bosques con esas nuevas semillas para evitar la propagación del hongo.