Chiquimula

Muerte de subgerente deja un vacío en la sociedad

Un escritorio vacío en la empresa en la que trabajaba y muchas preguntas sin respuesta dejó la muerte de Byron García, de 25 años, asesinado hace una semana en Chiquimula.

Por Mario Morales

La oficina de Byron Crisóstomo García permanece vacía. Sus compañeros de trabajo colocaron una pancarta con su fotografía. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
La oficina de Byron Crisóstomo García permanece vacía. Sus compañeros de trabajo colocaron una pancarta con su fotografía. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

El desconsuelo embarga a compañeros de García, cuyo cuerpo fue localizado el lunes 24 de abril en la 1a. calle “A” de Chiquimula, al ver su escritorio vacío en la agencia bancaria donde se desempeñaba como subgerente.

El día del hallazgo, los compañeros de García esperaban que este llegara como de costumbre a abrir el banco, ubicado en la terminal de buses de la ciudad; sin embargo, eso no ocurrió, y a los pocos minutos fueron informados de la tragedia.

La muerte del joven ejecutivo causó repudio e indignación en gran parte de la población chiquimulteca, que a través de las redes sociales lamentó la ola de violencia que azota al departamento.

Varios días han transcurrido desde la muerte de García y en la agencia bancaria transcurren entre recuerdos, preguntas sin respuesta y nostalgia.


Byron Crisóstomo García era considerado una persona amble, que atendía a los clientes del banco en el que trabajaba, en Chiquimula, con  respeto y responsabilidad. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Byron Crisóstomo García era considerado una persona amble, que atendía a los clientes del banco en el que trabajaba, en Chiquimula, con respeto y responsabilidad. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

“Era una persona amable. La simpatía lo caracterizaba, pues era su marca personal, porque a donde iba hacía sonreír a más de uno”, recuerda  Ingryd Hernández, compañera de trabajo de García.

Hernández describió a Byron como caballeroso, lleno de entusiasmo y capaz de crear lazos de amistad de manera espontánea.

“Cualquier duda en mi trabajo me la resolvía. Tenía un corazón noble. Ahora me duele que ya no podré hablar con él”, agregó.

García, quien vivía en la colonia Altamira 4,  era fanático de futbol y seguidor del equipo español Barcelona, según sus compañeros, quienes agregaron que tenía un año de haber sido ascendido a subgerente.

“Byron siempre me decía que una mujer debe ser independiente. No dejarse ofender ni faltar el respeto a nadie, porque argumentaba que valen oro. Estaba dispuesto ayudar en cualquier momento y lo hacía de una forma amable, por lo que todos llegamos a tenerle un gran cariño”, explicó Rosibel Corleto,  otra compañera de trabajo de García.

“Mucha gente pregunta por él, porque los atendía bien. Es difícil contener las lágrimas cuando alguien me pregunta por Byron. Esa es una prueba de lo mucho que se ganó el corazón de las personas", señaló Corleto.

García ingresó en el 2012 en la agencia bancaria donde laboraba,  como receptor pagador y tres años más tarde ascendió a subgerente, gracias a sus méritos profesionales, aseguran sus compañeros.

En la agencia hay un área para refaccionar, donde los compañeros de Byron hicieron un altar en su honor.

Familiares de la víctima aseguran que el joven siempre fue educado y que desconocen si tenía problemas personales. Agregaron que por el momento creen que su muerte pudo ser a causa de un asalto, pues  sus pertenencias no fueron encontradas.

Las autoridades del Ministerio Público y de la Policía Nacional Civil aseguran que las investigaciones continúan y que el caso está en reserva.


Lugar donde fue localizado el cuerpo de Byron Crisóstomo García, en Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Lugar donde fue localizado el cuerpo de Byron Crisóstomo García, en Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

“Como padre es duro ver el cuerpo golpeado de su hijo. Se supone que ellos lo entierren a uno y no al contrario,  pero en nuestro país ya se no se puede vivir en paz. Solo le pedimos a Dios que se dé con los responsables y que paguen ante la ley”, comentó Manuel García, padre de la víctima.

Agregó que su hijo salió el domingo 23 de abril de su vivienda para distraerse con algunos amigos; sin embargo, no regresó a dormir. La mañana del lunes fue encontrado lapidado cerca del campo de la feria.

La víctima se conducía en su motocicleta y portaba una mochila, pero ninguna de las dos pertenencias han sido localizadas.

Compañeros de trabajo comentaron que a la medianoche del domingo aún observaron al joven conectado en una red social, pero horas más tarde ya no tuvieron noticias de él.