Guatemala

Por qué las empresas no se interesan en la reparación del puente Belice

Los riesgos que se asumen al hacer la reparación y el problema social por las personas que viven bajo la estructura del puente Belice hace poco atractivo el proyecto, que puede costar al Estado unos Q40 millones.

Por Oscar Felipe Q.

Una de las dificultades que las empresas señalan para la reparación del puente Belice es la población asentada debajo de la estructura. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Una de las dificultades que las empresas señalan para la reparación del puente Belice es la población asentada debajo de la estructura. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Encontrar una empresa que se haga cargo de la reparación del puente Belice se ha convertido en una tarea difícil para la Dirección General de Caminos y el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), luego de que la junta de licitación canceló el evento en el portal de Guatecompras, porque la única empresa oferente no cumplía con los requisitos.

Ante esta situación surge la duda de  por qué nadie se quiere hacer cargo de una obra que puede costar al Estado unos  Q40 millones. La Constructora Architrac fue la única oferente en la licitación, por Q35 millones 975 mil 455.22.

José René González-Campo, presidente de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), explicó que hay poco interés porque se licita una reparación secundaria y no de la parte crítica del puente, los riesgos que se asumen al  hacer la reparación y el problema social, por las personas que viven debajo de la estructura.

“La licitación no trataba los temas puntuales de la resolución del juez —que exigió al CIV la reparación inmediata del puente—. Lo que se pide son temas de arreglos secundarios, como recapear y otras mejoras”, dijo González-Campo.

El presidente de la CGC mostró preocupación por el estado del puente y exigió a Caminos y al CIV que se agilice la mitigación social, para que la empresa que se haga cargo  pueda trabajar con  seguridad.

Inversión en vano

Óscar  Peralta, exrepresentante de la empresa Fénix, S. A., firma que sostiene una disputa judicial con el Estado desde el 2010 por la concesión de la obra de rehabilitación y reforzamiento del puente Belice, criticó que en las bases de licitación “tenían de todo, menos aspectos técnicos para la reparación”.

Según Peralta, solo  el suministro de una báscula y la reparación de otra costará Q12 millones. “También piden cambio de asfalto. Eso ayuda a evitar la vibración, pero no es primordial. Se pide reparación y pintura de la baranda, pero el puente puede caerse con baranda pintada o despintada”, dijo.

“Hay  alto riesgo en licitar para reparar el puente Belice. Puede que este se caiga,   y la que  asume la responsabilidad  es la empresa. Tendría un costo alto, y no digamos la crítica social”, señaló Peralta.

“No entendemos por qué para el puente Belice piden como requisito una empresa con especialidad en pavimentos”, cuestionó un ingeniero estructural que pidió el anonimato porque representa a una empresa que analizó ofertar, pues la firma  tiene especialidad  en construcción, reparación, reforzamiento y mantenimiento de puentes. Al parecer, les importa más arreglar el asfalto que la propia estructura”, dijo.

Rolando Torres, director del Instituto de Investigaciones de Ingeniería, Matemática y Ciencias Físicas de la Universidad Mariano Gálvez, quien dirigió hace más de un año el estudio de la superestructura de ese paso, ha  reiterado que hace falta un estudio de fatiga para determinar el estado real de las 770 piezas de acero A242 que forman la estructura.

El jefe del CIV, Aldo García, y el director de Caminos, Juan José Hanser,  evitaron hablar del tema y  no respondieron las llamadas. García solo envió un escueto mensaje de texto: “Ya se hará saber”.

“Se encuentra en proceso la elaboración y discusión de nuevas bases, que incluyen algunas nuevas modalidades”, informó la oficina de Comunicación Social del CIV.

Giovanni Guzmán, subdirector de Mediación de la Procuraduría de los Derechos Humanos, lamentó que la situación ponga en riesgo la vida   personas.

Intentan evitar traslado

Vecinos de las colonias Cipresales, Proyecto 4-10 y  otras  de la zona 6 rechazan el  traslado, a ese sector, de 415 familias del asentamiento Jesús de la Buena Esperanza, que viven bajo el puente Belice.

Representantes de 16 comités de vecinos se reunieron el jueves último con el diputado Álvaro Velásquez,  a quien expusieron su rechazo, pues aducen  falta de  servicios básicos en el sector, carencia de transporte público e inseguridad.

“Muchas de las personas del asentamiento no tienen muy buena reputación”, dijo un vecino.

Carlos Barillas, viceministro de Vivienda, informó  que tienen planificado trasladar en dos fases a 415 familias del puente Belice.˜

Puente Belice fue inaugurado en 1958. (Foto: Hemeroteca PL)
Puente Belice fue inaugurado en 1958. (Foto: Hemeroteca PL)