Huehuetenango

Vecinos de Huehuetenango padecen por la falta de agua entubada

La mala gestión de los recursos hídricos en Huehuetenango ha ocasionado que el agua sea un bien cada vez más escaso, paradójicamente durante la época lluviosa en donde la cantidad de precipitaciones ha ocasionado múltiples problemas en el departamento.

Por Mike Castillo

Archivado en:

Agua Ciudades Huehuetenango
En comunidades rurales de Huehuetenango, familias se abastecen de agua contaminada para el consumo. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
En comunidades rurales de Huehuetenango, familias se abastecen de agua contaminada para el consumo. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Zoila Martínez, vecina de Huehuetenango,  se levanta todos los días a las 2 horas, y con suerte logra reunir un tonel de agua. Para preparar los alimentos debe comprar tres garrafones a la semana, en lo que gasta   Q48.

En comunidades de los Cuchumatanes, las familias caminan hasta siete  kilómetros para abastecerse del  líquido, en especial  en verano, mientras que en invierno la lluvia deja destrucción y muerte.

Mientras muchos reclaman por  no recibir  agua en los grifos, otros están preocupados por hacer negocios con esa necesidad de la población, al contratar camiones cisterna para abastecer a las distintas colonias.

Amas de casa de distintos sectores de  la cabecera, como Martínez, aseguran que se paga un servicio que no se recibe con regularidad.

Elvia Gómez, otra afectada, indicó que los niños se enferman. Con frecuencia llaman al alcalde para que solucione la crisis, en pleno invierno, pero no ha habido respuesta.

Según Gómez, para las autoridades es un negocio y solo favorecen a sus allegados, porque algunos vecinos son beneficiados de inmediato cuando solicitan un camión cisterna porque votaron  por la autoridad edil, mientras que el resto   no recibe agua.

: Recipientes vacíos evidencias la falta de agua en sectores altos de la cabecera departamental en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
: Recipientes vacíos evidencias la falta de agua en sectores altos de la cabecera departamental en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Hugo Villatoro, vecino de la zona 3, dijo que el servicio de agua le preocupa, porque el cambio climático golpea fuerte y Huehuetenango ya es parte del Corredor Seco, lo que implica que se agravará el problema.

Otro factor es que la población ha crecido, pero el servicio no mejora. “Yo tengo dos años de no recibir agua,  a pesar de que pago mi recibo cada mes, y así está un montón de gente”, aseguró.

Causas

El ecologista Rolando Gómez  explicó  que la misma cantidad de agua es la que hay  en los ecosistemas; sin embargo, ha cambiado su cantidad en función de la alteración del ciclo hidrológico por las actividades y prácticas del ser humano en las cuencas y microcuencas.

Un ejemplo es cuando hay talas, pues hay dos efectos, la baja en el caudal de los manantiales y que en invierno en vez de infiltración hay escurrimiento, y se  genera mayor evaporación.

En Huehuetenango hay    siete de las 14  zonas de vida ecológica   que del país, pero las gestiones son deficientes,  resaltó.

En los Cuchumatanes, algunos caminan hasta por 7km para encontrar un riachuelo para abastecerse del vital líquido. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
En los Cuchumatanes, algunos caminan hasta por 7km para encontrar un riachuelo para abastecerse del vital líquido. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Luis Arturo Meza, delegado  de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplán), indicó que el tema debe verse como recurso natural aún renovable y, por el otro lado, como servicio público.

Se necesita ordenar las intervenciones institucionales   para regularizar el servicio  y, sobre todo, proteger la generación del recurso, los nacimientos y la zona de recarga hídrica, para que haya lugares donde no pueda haber presencia de familias, sino que sea solo para gestión ambiental de agua.

Las cuencas hidrográficas y zonas de vida identificadas deben ser preservadas. Hay estudios que recomiendan las acciones para proteger los manantiales, indicó.

“El agua no se agota, se evapora, va a las nubes y vuelve a llover. El problema es que cada día se ensucia, cada vez hay más deforestación y degradación ambiental, eso limita la retención de agua en el bosque”, explicó.

En la zona cuatro de Huehuetenango, con frecuencia amas de casa no reciben agua en las cañerías municipales.  (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
En la zona cuatro de Huehuetenango, con frecuencia amas de casa no reciben agua en las cañerías municipales. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Meza coincide con Gómez en que agua hay suficiente en el país, lo que se da es mala gestión del recurso. Derivado de eso los problemas se reflejan en zonas pobladas donde las familias no tienen acceso.  “La mala gestión que  están haciendo del entorno que provee el servicio es lo que provoca carencia”.

Gustavo Bermúdez, encargado de Saneamiento Ambiental del Área de Salud, aseguró que, según monitoreos,  la mitad del agua que se consume en Huehuetenango  está contaminada.

Mujeres de la comunidad Suculque, Huehuetenango, caminan  dos kilómetros  para abastecerse de agua en un riachuelo. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Mujeres de la comunidad Suculque, Huehuetenango, caminan dos kilómetros para abastecerse de agua en un riachuelo. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Da razón a vecinos

El concejal Bonifacio Castillo indicó que hay razón para el descontento de la población que no tiene agua; sin embargo, aseguró que la comuna  hace una inversión cada año para mejorar el servicio.

Añadió que lo que preocupa es que los veranos son prolongados, hay mayor demanda  y no hay suficiente  agua.

Explicó que   se ha mejorado el caudal  con la captación de un nuevo manantial, pero se debe  trasladar el  agua  desde un proyecto en   El Torlón, Chiantla, para lo cual   el Gobierno Central ofreció Q18 millones para la tubería.

Otro aspecto es que  la red de distribución   debe mejorarse, pues muchos tubos están deteriorados, hay tapones  y constantes fugas.