Quiché

Dan ultimátum a gobernador de Quiché para que detenga traslado de madera

Con pancartas en mano, integrantes del Consejo de Pueblos Kiche´s mostraron su descontento por la devastación de los bosques en Quiché y dieron plazo de 48 horas al gobernador Fredy Argueta, para que encuentre una solución al problema.

Por Héctor Cordero

Mujeres se manifiestan en contra la tala en Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Mujeres se manifiestan en contra la tala en Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

“Camión visto camión descargado”, dice Lolita Chávez, lideresa del Consejo de pueblos Kiche’s, en referencia al descontento que tiene la población por la tala que efectúan empresas madereras en el departamento.

Chávez lamentó que la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), el Instituto Nacional de Bosques (INAB) y gobernación departamental "no hacen nada" para proteger los bosques y que a consecuencias el agua empieza a escasear en la zona y contribuye al cambio climático.

“Los camiones circulan día y noche y nadie dice nada. Los bosques desaparecen cada día, las autoridades están privilegiando a las empresas madereras sobre los recursos naturales importantes como el agua”, agregó Chávez.

Rubén Samayoa, miembro de la agrupación, informó que han contabilizado el paso de hasta 46 camiones cargados de tozas. “La preocupación que las lagunas de Santa Cruz del Quiché se están secando y las autoridades no reaccionan”.

Tala ilegal

Miguel Castillo, representante del INAB en Santa Cruz del Quiché, informó que la ley permite a los  propietario de un terreno a talar, siempre y cuando sea técnicamente viable y cumpla con las condiciones establecidas en la ley.

“El INAB no puede negar un licencia forestal cuando las condiciones legales se cumplen porque incurrirían en un delito al bloquear a los camiones que transportan madera de forma legal. Lamento que lo que prevalece en la explotación maderera es tala ilícita y no es un problema de Quiché sino en todo el país”, dijo Castillo.

Heber Quezada, del grupo de madereros legales de Quiché se mostró preocupado por la amenaza de los vecinos, de accionar contra los camiones cargados de madera.

“Nosotros cumplimos con todos los requisitos para realizar los cortes controlados de árboles y que la ley los obliga a reforestar donde se talan. El problema son las talas ilegales, las cuales acaban con los bosques sin ningún control. Siempre lo he manifestado porque el Consejo de Pueblos Kiche’s no controla a los madereros ilegales y la toma únicamente contra los compañeros que circulan con toda su documentación”, dice Quezada.

Se unen a protesta

Un grupo de jóvenes de Nebaj, Quiché, llevan dos fines de semana con actividades de protesta para solicitar al INAB que no se emitan más licencias para talar. Como medida de hecho fue que se plantaron frente a la oficina de la entidad y acusaron a los madereros de estar grandes extensiones de bosques en la región Ixil.