Comunitario

Ciclo escolar finaliza con dramas y alegrías

Condiciones de las escuelas cambia radicalmente entre la ciudad y la provincia.

Por Andrea Orozco

Niños de la Escuela Oficial Rural Mixta Número 779, Plan Grande, Palencia, estudian en aulas construidas con láminas. Piden que se mejoren las instalaciones y haya más pizarrones. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Niños de la Escuela Oficial Rural Mixta Número 779, Plan Grande, Palencia, estudian en aulas construidas con láminas. Piden que se mejoren las instalaciones y haya más pizarrones. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Violeta Floridalma Hernández Pineda está feliz porque por fin, a los 12 años, pudo aprender a leer y escribir. El atraso no fue por falta de voluntad, sino que debido a que no tiene papá ha tenido que trabajar para ayudar a su familia.

Esta es una de tantas historias  que bullen en las escuelas públicas, en las cuales, a pesar de múltiples carencias de infraestructura, mobiliario, hay testimonios de perseverancia, esfuerzo y candidez.

Cifras oficiales

  • El Mineduc programó el fin del ciclo para el 30 de octubre.
  • Establecimientos que cumplieron con los 180 días de clases ya finalizaron el año.
  • Hasta el 20 de septiembre,  algunos estudiantes habían recibido 153 días de clases debido a paros de maestros.
  • Escuelas que tienen organizaciones de padres de familia no tuvieron dificultad para recibir refacción escolar.
  • Este año se inscribieron 119 mil 427 estudiantes menos en todos los niveles y sectores.
  • En el país hay 38 mil 670 escuelas públicas.
  • Los planteles oficiales se concentran en Alta Verapaz, San Marcos y Quiché.
  • 81 por ciento  es la cobertura escolar  este año en primaria.
  • Tres de 10 niños no concluyen el nivel  primario.

Estudiantes de primaria compartieron con Prensa Libre sus anhelos y las dificultades que afrontan.

“No tengo papá”

A 60 minutos de la capital, en la Escuela Oficial Rural Mixta 779, Plan Grande, Palencia, los 298 niños inscritos en preprimaria y primaria se preparan para concluir el ciclo lectivo el próximo 19 de octubre.

En el aula  de primero primaria, construida con lámina y piso de cemento, destaca Violeta Hernández. Está emocionada porque  ete año aprendió a leer y también le gustó que las maestras celebraron el Día del Niño y les dieron pastel por el festejo.

 “Yo no tengo papá. Salgo a trabajar para traer pisto a la casa”, cuenta Violeta.

Tiene varios años de cursar primero primaria. Según las maestras, eso ocurre porque trabaja haciendo  limpieza en casas y su asistencia no es constante, pero en este 2016 finalmente ganará el primer grado.

En el mismo plantel está inscrito Gérber Geovanny García, 12, quien cursa sexto grado. Su sueño es ser mecánico, pero por ahora seguirá con el cuidado de vacas por las tardes.

A la pregunta de si continuará sus estudios el próximo año,  dijo: “Si Dios nos presta la vida, sí”. Sueña con  llegar a la universidad. “O hasta donde Dios me dé licencia”, manifestó.

A algunas aulas de la referida escuela, que tiene 76 años de fundación, se les comienza a poner techo de lámina. Se trata de espacios recién construidos que el próximo año harán más digno el entorno pedagógico.

Entusiasmo

La infraestructura y situación de los estudiantes cambia en establecimientos de la capital.

Menores de la Escuela de Aplicación Complejo Escolar por la Paz, ubicada en la  3a. avenida y 1a. calle de la zona 1, festejaron ayer su último día del ciclo escolar, que costearon con sus ahorros del año.



Estudiantes del Complejo Escolar por la Paz festejan el cierre del ciclo  con varias actividades y una refacción. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Estudiantes del Complejo Escolar por la Paz festejan el cierre del ciclo con varias actividades y una refacción. (Foto Prensa Libre: Esbin García)


Yanis Chávez, de 9 años, de segundo primaria, no duda de que continuará con sus estudios hasta graduarse de veterinaria. “Me gustan mucho los animales. Tengo dos perros y una periquita australiana”, indicó.

María José Vicente tiene 11 años y cursa cuarto primaria. Este año aprobó Matemáticas y asegura que también le gusta Ciencias Sociales.

La niña quiere ser médica y sostiene que sus padres le ayudarán a lograr su propósito.

A Vicente le emociona comenzar las vacaciones, pues aprovechará el tiempo en un curso de natación.

Entrega

En la Escuela Tipo Federación José Joaquín Palma, ubicada en la zona 12, los estudiantes terminarán  el ciclo el 19 de octubre, pero algunos maestros continuarán dando clases hasta finales de mes para reforzar a estudiantes que lo requieren.

Una de las docentes del plantel afirmó que este año algunos profesores dieron clases los sábados, debido a que varios niños necesitaban mejorar en lectura o escritura.

El viernes, un grupo de niñas ya recibía los cursos extra. Entre ellas los sueños apuntan a ser médicas, enfermeras y veterinarias.