Comunitario

Para Catarina Ixtos no existe Día de la Mujer

Catarina Ixtos Suy tiene 35 años y es madre de cinco niños. Nació en Nahualá, Sololá, pero en el 2012 emigró a la capital con la finalidad de mejorar los ingresos de su familia.

Por Esbin García / Guatemala

En la capital no consiguió trabajo, debido a su baja escolaridad y a que le piden cartas de recomendación. Por ello aprovecha el alto en los semáforos del Centro Histórico para hacer sencillos malabares con dos limones y luego esperar la caridad de los automovilistas.

Nunca tuvo acceso a  educación primaria y su trabajo en el campo no fue remunerado. Su esposo la abandonó cuando ella esperaba a sus gemelos, que la acompañan.

“Hace seis años decidí venir a la capital. Traía muchos sueños, pero poco a poco se fueron desapareciendo, debido a la falta de oportunidades y un trabajo”, expresa Catarina, mientras llora en la acera.

LEA TAMBIÉN | Persiste pobreza en comunidades de la provincia

Catarina permanece de las 8 a las 16 horas en la misma esquina, en la 12 calle y 5a. avenida de la zona 1, a la espera de que un día cambie su suerte. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Catarina permanece de las 8 a las 16 horas en la misma esquina, en la 12 calle y 5a. avenida de la zona 1, a la espera de que un día cambie su suerte. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Todo lo que hago aquí, bajo el sol y el humo de los carros, es para ganarme la vida y poder darles comida y un techo a mis hijos”, agrega Catarina, con el rostro pintado de plateado.

Al preguntarle si sabe que existe el Día de la Mujer, responde que no. Debe reunir Q30 diarios para pagar un cuarto. Luego ganar para la comida. Lo poco que logra ahorrar lo envía a sus otros tres hijos, que viven en Sololá.

El sol le derrite el maquillaje mientras sus hijos, con la misma pintura, se dibujan estrellas en el rostro. El semáforo cambia a rojo. Terminó el descanso.

Contendido relacionado: 

>Los datos demuestran que las mujeres no tienen igualdad en Guatemala