Falta de drenajes agobia a vecinos

Lo emblemático de ciudades como Antigua Guatemala y Quetzaltenango pasa a segundo plano, ante la falta de sistemas de drenajes adecuados, pues sus calles se inundan y los focos de contaminación aumentan.

Por César Pérez Marroquín / Guatemala

Trabajadores de la comuna limpian las calles de EL Calvario, zona 1 de Xela, luego de que estas se inundaran. (Foto Prensa Libre:María José Longo)
Trabajadores de la comuna limpian las calles de EL Calvario, zona 1 de Xela, luego de que estas se inundaran. (Foto Prensa Libre:María José Longo)

Durante  años, en Quetzaltenango, vecinos de sectores de las zonas 2, 3 y 9 padecen por inundaciones durante el invierno. En la ciudad altense se sabe que el 40 por ciento de las alcantarillas tienen más de 50 años. En total, Xela cuenta con 300 kilómetros de tubería, de la cual el 95% es combinada, es decir, recolecta aguas pluviales y servidas, lo que hace que  colapse durante la temporada de lluvia.

Roberto Galindo, jefe de dicha dependencia, comentó que debido al crecimiento poblacional, los sistemas de alcantarillado son insuficientes, por lo que cuando llueve estos fallan y  se registran inundaciones.

Señaló que otro factor que influye en la problemática es la falta de conciencia por parte de la población, pues muchos vecinos tiran basura en las calles.

El uso de sistemas de drenajes compartido no es bien visto por el ingeniero civil Pablo Bautista, quien señaló que en Xelajú también hace falta mantenimiento a los sistemas de drenajes.

Rosa Calderón, vecina de la zona 10 de Quetzaltenango, señaló que algunos sectores no cuentan con  drenajes, lo que se  ha convertido en un calvario en los últimos años, debido a que durante el invierno se les hace imposibles, incluso, lavar los utensilios de cocina.

La belleza arquitectónica y turística de Jocotenango  y Antigua Guatemala, en Sacatepéquez, es opacada cada  vez que llueve, pues  sus calles empedradas se convierten en pantanos, debido a la acumulación de lodo y agua, porque los sistemas de alcantarillas no se dan abasto para captar el agua de lluvia, señalan vecinos.

Andrea Gaitán, delegada de la Coordinadora Nacional para Reducción de Desastres (Conred), refirió que otros factores que inciden en el colapso de los drenajes son la falta de cultura de quienes tiran la basura en las calles, así como la autorización de proyectos habitacionales, cuyas aguas servidas recargan los sistemas de alcantarillado.

En invierno, algunas calles de Antigua Guatemala, Sacatepéquez quedan intransitables por la acumulación de agua. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar)
En invierno, algunas calles de Antigua Guatemala, Sacatepéquez quedan intransitables por la acumulación de agua. (Foto Prensa Libre: Renato Melgar)

Marcus González, alcalde de Jocotenango, dijo que les perjudica un riachuelo que nace en la parte alta de Antigua Guatemala y que pasa por su municipio, pues este no es dragado y sus aguas causan inundaciones.

Carlos García, presidente del Consejo Comunitarios de Desarrollo de Santa Catarina Bobadilla, Antigua Guatemala, explicó que el problema es producto de la falta de visión para la construcción de drenajes, por lo que cada vez son más los sectores afectados por las inundaciones.

Luis Reina, vecino de la ciudad colonial, lamenta que no haya un plan para solucionar el problema, principalmente por el impacto negativo que este tiene en el turismo.

Vecinos de la zona 5 de la cabecera de Chimaltenango aseguran que padecen enfermedades porque en el sector se carece de sistema de drenajes y las aguas servidas corren a flor de tierra.

Residentes  de La Alameda sector C, en dicha zona, exigen a las autoridades ediles la construcción de un alcantarillado, pues durante muchos años han padecido enfermedades de la piel y gastrointestinales, por la contaminación que impera en el lugar.

De acuerdo con vecinos, la introducción del drenaje comenzó hace varios años, pero por razones que desconocen el proyecto fue abandonado. Los afectados directos con ese problema son unas tres mil familias.

El residente Pedro Gómez comentó que los más afectados son los niños, porque no pueden salir a jugar frente a sus casas, ya que el agua se estanca y proliferan los zancudos.

En similar situación se encuentran quienes viven y trabajan en un trayecto de la tura Interamericana, entre los kilómetros 52 y 54, pues por la orilla de la ruta  corren las aguas servidas de decenas de casas.

Entre los kilómetros 52 y 54 de la ruta Interamericana, Chimaltenango, las aguas servidas corren a flor de tierra.(Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
Entre los kilómetros 52 y 54 de la ruta Interamericana, Chimaltenango, las aguas servidas corren a flor de tierra.(Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Carlos Pesquera, piloto, refirió: “A la hora del sol se siente un mal olor. La Municipalidad deberían de poner atención a esto, porque es antihigiénico y da mal aspecto para el pueblo”.

Carlos Matías Morales, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo del lugar, comentó que las autoridades deberían de ponerle atención a sus demandas, ya que la contaminación en el sector es insoportable. 

Se buscó la versión del alcalde,  Alexánder Simaj, pero no respondió las llamadas telefónicas y no se localizó en su despacho.

Pese a su economía pujante y a que es considerado la ventana al mundo a través del océano Atlántico, Puerto Barrios, Izabal, tiene un problema añejo, carece de un sistema de alcantarillado, debido a que gran parte de la ciudad está sobre humedales, por lo que sus aguas servidas corren por quineles –zanjas-.

Mario Salazar, asesor ambiental de la Municipalidad, refirió que durante años no se ha establecido un reglamento de manejo de aguas residuales, por lo que ahora son un foco de contaminación.

En Puerto Barrios, Izabal, se carece de sistema de drenajes y las aguas servidas del pueblo corren hacia el mar a través de quineles.(Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
En Puerto Barrios, Izabal, se carece de sistema de drenajes y las aguas servidas del pueblo corren hacia el mar a través de quineles.(Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Según autoridades locales, el sistema de quineles fue diseñado hace más de cien años, y en la actualidad reciben grandes cantidades de aguas negras, grises y pluviales, que desembocan en el mar.

El alcalde de Puerto Barrios, Hugo Sarceño, reconoció que el sistema de desfogue se aguas residuales es un tema complicado, pues durante años se le ha dado un tratamiento inadecuado y que muchos vecinos los utilizan como basureros.

En la capital

Residentes del sector La Joyita, zona 21 de la capital, no tienen sistema de drenajes desde que esa comunidad fue fundada, en 1976, por lo que exigen a las autoridades correspondientes que le pongan atención al problema, que según ellos, atenta contra la salud.

Concepción Gutiérrez, vocal 1 del Comité Único de Barrio del lugar, comentó que la carencia de alcantarillas afecta  a unas 170 familias, quienes se instalaron en ese lugar después del terremoto, pero que no han recibido apoyo de parte de las autoridades ediles.

Dora López, tesorera del comité, señaló que no saben a quién exigir la instalación de un sistema de drenajes, pues hay una persona que figura como propietaria de los terrenos, a quien los vecinos pagan mensualidades; sin embargo, considera que las autoridades locales deben accionar para solucionar la falta de drenajes, pues el grado de contaminación es alto y afecta  a los residentes de colonias aledañas.

Marina Rodríguez, vecina, comentó que viven atemorizados, porque debido a la falta de drenaje, en las casas se han excavado entre cinco y siete pozos de absorción, por lo que en cualquier momento podría registrarse un hundimiento.

Añadió que debido a la magnitud del problema, algunos residentes han perforado pozos en el frente de sus residencias, lo que complica aún más las cosas, debido a la contaminación que eso causa. 

Evelin de García, residente, comentó que los niños son los que más padecen por la contaminación, pues con facilidad se enferman del estómago y padecen de manchas en la piel. Además, explicó que  sabe de casos de dengue y  chicungunya.

Vecinos del sector La Joyita, zona 21 de la capital, señalan contaminación, porque no cuentan con sistema de drenajes desde 1976, cuando fue fundada la comunidad. (Foto Prensa Libre: César Pérez)
Vecinos del sector La Joyita, zona 21 de la capital, señalan contaminación, porque no cuentan con sistema de drenajes desde 1976, cuando fue fundada la comunidad. (Foto Prensa Libre: César Pérez)

Carlos Sandoval, vocero de la Municipalidad de Guatemala, dijo que en ese sector no se puede invertir fondos de la comuna, pues se trata de una propiedad privada que fue invadida por los vecinos, por lo que recomienda que solucionen sus problemas legales.

Julia Flores, educadora del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales MARN, señaló que es importante que todas las municipalidades cuenten con sistemas de saneamiento de aguas residuales, para evitar la contaminación de los mantos acuíferos.

Agregó que trabajan con las comunas en busca de que en cinco años estas cuenten con plantas de tratamiento; sin embargo, considera importante que la población participe, a fin de que se haga conciencia sobre la importancia del manejo adecuado de los recursos naturales. 

Proyectos

De acuerdo con la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplán), para este año se tiene previsto la ejecución de 223 proyectos relacionados con el tema de alcantarillado, en los cuales se hará una inversión de Q228 millones 631 mil 749, proveniente de los consejos de Desarrollo, Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y Ministerio de Salud.

En la información de Segeplán no se incluyen los proyectos que serán financiados por las municipalidades  ni las plantas de tratamiento.

Segeplán tiene prevista la ejecución de 223 proyectos relacionados con el tema de alcantarillado. (Foto Prensa Libre:)
Segeplán tiene prevista la ejecución de 223 proyectos relacionados con el tema de alcantarillado. (Foto Prensa Libre:)

Con información de María José Longo, Renato Melgar, Dony Stewart y Víctor Chamalé