Política

Pérez Molina defendió contrato con firma española

El viernes 3 de agosto del 2012, el entonces presidente Otto Pérez Molina, concedió una entrevista a Prensa Libre para defender el contrato de usufructo entre la Empresa Portuaria Quetzal y la empresa Terminales de Contenedores de Barcelona (TCB).

Por La Redacción

Imagen de los trabajos que la empresa española realizó en Puerto Quetzal. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Imagen de los trabajos que la empresa española realizó en Puerto Quetzal. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La acción que tomó el ejecutivo en ese momento generó muchas críticas de diversos sectores del país, sin embargo el otrora presidente se resistió a rescindir el contrato, por el contrario aseguró que “garantizaba transparencia” en el caso.

A continuación reproducimos textualmente la entrevista con el expresidente Otto Pérez Molina, que se publicó el 4 de agosto del 2012,en la edición impresa de Prensa Libre.

“Pueden espulgar todo; no encontrarán nada”

Gobernante asegura que no se requiere una licitación por usufructo.

Después de dudas y suspicacias por la firma en secreto de un contrato de usufructo en la Empresa Portuaria Quetzal con la compañía Terminales de Contenedores de Barcelona (TCB), el presidente Otto Pérez Molina intenta disipar las críticas.





¿Es legal que un subinterventor firme un contrato en usufructo por 25 años?

Es legal, porque el subinterventor estuvo en todo el proceso y estaba como interventor en funciones. El interventor no estaba presente, y por eso a él le tocó hacer esa firma.

¿Por qué no se informó sobre ese proceso?

Para el martes teníamos un acto en Puerto Quetzal, para hacer el lanzamiento, pero esperábamos a un funcionario de España, que nos pidieron que les diéramos tiempo porque querían dar respaldo del Gobierno de España. Hace dos semanas que teníamos pensado hacer el lanzamiento.

Nos pidieron un poco de tiempo —de España—, pero los de la empresa estaban listos para firmar el contratoyyo autoricé para que se firmara. Ahora el lanzamiento está programado para este martes, donde además del embajador español, del presidente que va a recibir el usufructo, esté un funcionario del gobierno español, esperaríamos al más alto nivel.

¿Por qué se entregó a la empresa TCB?

Después de que vinieron varias empresas, estas querían exclusividad en el manejo de contenedores. La única que no pidió la exclusividad y se arriesgó fue Contenedores de Barcelona, una empresa cuya especialidad es en puertos medianos.

Es justamente lo que nosotros consideramos en Puerto Quetzal. Hay 23 contratos de usufructo en Puerto Quetzal dados en la misma forma, y se siguieron los procesos ahora para Contenedores de Barcelona.

Ellos estaban pagando ocho centavos, previo a hacer el contrato con TCB, le pedimos al interventor que subiera esa tarifa y la subieron a 20 centavos, por eso algunas gentes protestaron. Lo hicimos pensando en que se iba a dar esta transacción y se iba a dar en usufructo una parte importante del puerto.

Nosotros esperamos que se vayan en la primera fase, ojalá empiecen a manejarse 450 mil contenedores. Por cada contenedor que se mueva, el Estado va a estar recibiendo US$4. No hay por qué ahora venir a decir, “¿por qué los otros 22 —usufructos— no fueron cuestionados’” y quieren cuestionar este.

¿Por qué no se conocieron detalles del proceso?

Esto lo venimos trabajando casi desde cuando el interventor tomó posesión. He presionado a los que tienen responsabilidad de facilitar la infraestructura para que Guatemala esté en un área competitiva.

Hoy en Puerto Quetzal se provocan siete mil 500 horas de fondeo. Eso quiere decir que el barco está fondeado mientras logra espacio para descargar o cargar. Ese tiempo causa Q70 millones de pérdida que al final se carga a los empresarios.

Si no tomamos una acción para empezar a remediar esto, esta obra va a tardar por lo menos dos años la primera fase.

¿Por qué no se hizo una licitación internacional para que fuera más público?

Esto no requiere de una licitación, los procesos están establecidos claramente. Ahí hay interés del país para la modernización o ampliación del puerto, y participan quienes muestren interés en el usufructo.

No fue solo una empresa la que se enteró, estamos mencionando cinco o seis que vinieron a ver, que hicieron estudios y planteamientos, pero se tiene que adecuar también a los intereses del país. Ellos estaban dispuestos a invertir, pero querían exclusividad. Eso no solo no era bueno para el país; no lo permite la ley.

Si no es algo malo, ¿Por qué se manejó con tanto secreto, al extremo de negarlo hoy en anuncios de prensa?

No se está negando en anuncios. Además, no es secreto, porque imagínese que si hay cinco o seis empresas participando, ¿dónde está el secreto? Igual, ellos pudieron haber dado declaraciones en cualquier lado.

Alguien quiso manejarlo que se estaba haciendo por secreto y como que había algo oculto, y siempre se trata de buscar qué hay escondido. Ustedes pueden espulgar lo que quieran; no van a encontrar nada escondido.

Van a encontrar que este es un paso para la modernidad del Puerto, que se estaba quedando rezagado. Quien suscribe el contrato es Yaravi Morales de León Regil, que también trabaja para Agefinsa, la farmacéutica que más beneficios ha obtenido en su gestión.

¿Qué impresión deja eso?

Aquí pueden ir a averiguar, chequear. No van a encontrar absolutamente nada que nosotros estemos escondiendo. La abogada no la buscamos nosotros, la buscó la empresa, y nosotros lo único que cuidamos es que la minuta se respete y vaya como se hizo el contrato.

¿Se vienen más actos de usufructo de este tipo de otros bienes del Estado?

Estamos trabajando con el Aeropuerto de San José, para ser de carga, la autopista de Escuintla a Puerto Quetzal, la carretera de la Costa Sur y la del Rancho al Puerto Santo Tomás de Castilla.